Marie Curie en el siglo XXI

marie-curie_1

marie-curie_1Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero

Este año se cumplen 80 años de la muerte de Marie Curie (1867-1934), una de las físicas experimentales más importantes de la historia, que junto con su marido Pierre Curie descubrió dos nuevos elementos: el polonio y el radio. Además, fue la primera mujer que ganó un Premio Nobel, y la primera persona en recibir el galardón en dos categorías diferentes: en 1903 recibió el Premio Nobel de Física y en 1911 el Premio Nobel de Química.

El pasado 12 de noviembre se celebró en el Palacio de Cerveró, sede del Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero, una jornada conmemorativa sobre Marie Curie, referente para las mujeres en el campo de la ciencia. Organizada con la colaboración de la Unidad de Igualdad de la Universitat de València, la jornada llevaba por título «Noves imatges al voltant de Marie Curie». Xavier Roqué, miembro del Centro de Historia de la Ciencia, hizo una lectura actualizada de la trayectoria vital de esta científica emprendedora. También se le rindió homenaje en el ámbito literario con la presentación del libro El Rayo Azul. Marie Curie, descubridora del radio, de la mano del autor Vicente Muñoz Puelles. El mundo del cómic estaba representado por el dibujante Jordi Bayarri y su trabajo dentro del proyecto de cómics educativos Colección de Científicos, con un nuevo volumen que por primera vez está protagonizado por una mujer. 

Xavier Roqué destacó la vida familiar de Marie Curie. Ella y su marido trabajaban codo con codo y con una cooperación alejada de la visión del matrimonio convencional de su época. Trabajaban sin una jerarquía y se complementaban el uno al otro haciendo juntos los experimentos y la preparación de las clases. Marie no patentó sus descubrimientos, pero sí que pedía que su trabajo fuera reconocido. Un factor fundamental fue el apoyo que recibió por parte de su esposo, que hizo posible la notoriedad de Marie en un mundo científico en el que las mujeres estaban vetadas. En 1903 Pierre fue nominado al Premio Nobel de Física; cuando supo que Marie no estaba incluida en la nominación se negó a recogerlo si su esposa no iba con él.

Tres años después Pierre Curie murió trágicamente atropellado por un carro. En 1914 Marie logró que se inaugurara en París el Instituto Curie, financiado con fondos privados y públicos. El centro constaba de una parte dedicada a la investigación y otra a la radioterapia. Marie Curie hizo una donación de todo el radio que había obtenido a lo largo de 15 años, valorado aproximadamente en un millón de francos de la época. Marie pretendía llevar adelante el Instituto y lograr que el Estado francés financiara la investigación. Así, de forma innovadora, ya manifestaba la necesidad de un estado que aportara recursos para la investigación.

 

«Marie Curie y su marido trabajaban codo con codo y con una cooperación alejada de la visión del matrimonio convencional de su época»

marie-curie_2Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero

  

Para acercar la figura de Marie Curie a las generaciones más jóvenes se ha elaborado recientemente un cómic dentro de la Colección de Científicos. El personaje del cómic se nos muestra como una mujer muy joven que acaba de llegar a París con muchas ganas de hacer ciencia. En el cómic se resaltan los efectos que tiene en Marie el hecho de estar trabajando con el radio y cómo esto la va consumiendo. Marie desconocía los efectos negativos que le comportaba el contacto diario con este elemento y no empleaba ningún tipo de protección. En 1934 murió de leucemia. Un elemento característico y común en las obras dedicadas a Marie es la luz azul que emite el radio en la oscuridad. Esta chispa se ve reflejada tanto en los dibujos del cómic como el título de la novela de Vicente Muñoz Puelles: El rayo azul. Marie Curie, descubridora del radio, donde el autor se pone en la piel de una mujer que a pesar de los obstáculos ejerció como científica.

Marie Curie estuvo toda su vida formando a nuevos físicos, y una de sus alumnas descubrió el francio. Así, Marie dejó una herencia de campos abiertos y de estudiantes a los que infundió sus inquietudes. Su interés eran las posibles aplicaciones del radio en el campo de la medicina. Además, se preocupó por mantener viva la ciencia a lo largo de todo el siglo. Marie Curie en ocasiones tiene una imagen demasiado mitificada pero, sin duda, se trataba de una personalidad científica de primer orden. En el siglo xxi sigue siendo recordada tanto por la importancia de sus descubrimientos, como por ser una mujer que rompió barreras dentro de un mundo entonces dominado completamente por los hombres.

Teresa Coll. Estudiante de Periodismo de la Universitat de València.
© Mètode 2014.

Artículos relacionados:
Marie Curie, la primera mujer
Marie Curie y su tiempo
La radioactividad y la familia Curie

 

marie-curie_3Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero

«Marie es recordada tanto por sus descubrimientos, como por romper barreras dentro de un mundo entonces dominado completamente por hombres»

 

© Mètode 2014

Estudiante de periodismo de la Universitat de València.