Homenaje al saber

Crónica del solemne acto de apertura del curso académico de la universitat de València

Más de 500 años de historia justifican la solemnidad y la pompa del acto de apertura que la Universitat de València celebra cada año para iniciar el nuevo curso. Esta reverencia a las formas no es más que un homenaje al saber, donde el protagonismo recae en el conocimiento, en la lección magistral encargada a uno de los más destacados docentes de la institución.

A la entrada, entre togas y birretes y animado bullicio, los profesores, catedráticos y autoridades iban ocupando su lugar en el Paraninfo, en el antiguo edificio de La Nave, mientras un quinteto de viento madera hacía llover las notas desde el palco. De repente, un ligero nerviosismo apareció en el Paraninfo de la mano del Orfeón Universitario. Abriendo un pasillo para la entrada de la comitiva docente y las autoridades, interpretaron el Veni Creator, mientras el colorido de los birretes iba formando islas de saber en las butacas.

Entre los asistentes destacaban los consejeros de Educación y el de Sanidad, la delegada de Gobierno, el arzobispo de Valencia, los rectores de las universidades Politécnica de Valencia, Miguel Hernández de Elche y la Internacional de Valencia, así como el presidente del Consejo Social. El protocolo pidió la presencia de la secretaria general de la Universidad, Mª José Añón, para que leyese la memoria del curso académico 2010-2011. Acto seguido, el profesor Francisco Tomás Vert se dirigió a la cátedra para leer la lección magistral. Sin ninguna duda, el acto principal de la ceremonia de apertura.

5a-71

© Fernando Morant Peris

el Año Internacional de la Química

Francisco Tomás Vert dedicó sus primeras palabras a recordar su época de estudiante, la primera vez que asistió al acto de apertura, cuando soñaba con ocupar la misma cátedra que en aquel momento presidía y leer una lección magistral, un hecho que, según sus palabras, culminaba su vida académica. ¿Y qué mejor marco para leer esta lección que la celebración del Año Internacional de la Química? La decisión de las Naciones Unidas fue alentada por el deseo de conmemorar los cien años desde que Marie Curie recibió su segundo premio Nobel en reconocimiento de los descubrimientos del radio y el polonio.

Francisco Tomás, rector de la Universitat de València entre los años 2002 y 2010, recorrió el camino de la química desde sus inicios hasta las últimas y más vanguardistas investigaciones. Y no perdió la oportunidad de citar a grandes nombres de la química como Friedrich Wöhler, o de recordar aquellas personas que, gracias a sus estudios, ayudaron a clasificar los elementos existentes en la Tierra y por tanto a la conformación de la tabla periódica; personalidades como Lavoisier, Döbereiner y sobre todo Mendeléiev. También dedicó palabras a la revolucionaria influencia que la física cuántica tuvo para el mundo de la química: «así como el siglo xix fue el siglo del “qué”, el siglo xx fue el del “por qué”».

El profesor Francisco Tomás quiso citar a Lewis Carroll en Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas: «La curiosidad es la clave de las exploraciones que van más allá de las incógnitas conocidas para profundizar en las incógnitas desconocidas». Es este espíritu el que, según Tomás Vert, se ha perdido en una sociedad basada en la búsqueda de conocimiento, pero sobre todo en el provecho que se puede sacar de él. El profesor concluyó la lección sugiriendo a todos los reunidos cuál debería ser la tarea de los docentes: «un buen docente tiene que formar soñadores, dispuestos a emprender un viaje intelectual en busca de aquellas “incógnitas desconocidas”, y eso es a la vez un desafío y una deuda», sentenció.

Clausura del acto

Para seguir el protocolo, no pudieron faltar las palabras del conseller de Educación Formación y Trabajo, José Ciscar, que enalteció los 500 años de historia de la Universitat de València. El conseller recordó que los recortes que está sufriendo la educación son necesarios e insistió en que «debemos ser capaces de hacer más con menos». Abusando tal vez de las frases lapidarias, acabó su discurso diciendo que «solo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar».

El acto llegaba a su fin. El rector de la Universitat de València, Esteban Morcillo, tomó la palabra para recordar los difíciles momentos económicos que se viven hoy, pero no se privó de pedir el mantenimiento del apoyo al sistema universitario público reivindicando su importancia para el desarrollo social y económico de nuestra sociedad. Mientras, el conseller escuchaba estoico. Finalmente, el rector pronunció «el curso académico queda inaugurado», y un jovial aplauso inundó la sala, mientras el Orfeón Universitario custodió el desfilar de los docentes esta vez con la interpretación del Gaudeamus Igitur. Felicitaciones, sonrisas y ánimos para continuar empujando la sociedad hacia un modelo del conocimiento, y del «descubrimiento», como reivindicó Francisco Tomás.

© Mètode 2011 - 71. La cara del dolor - Número 71. Otoño 2011

Estudiante de Periodismo, Universitat de València.

Estudiante de periodismo de la Universitat de València.

RELATED ARTICLES