Kruger, aniversario de un parque histórico

32a-79

32a-79Composición de leopardo y joven impala con un marco y pie de madera, una escena que no es difícil de contemplar en el Kruger. Se aprecia la herida mortal en el cuello. Los leopardos arrastran a sus presas hasta su árbol para evitar que se las roben otros depredadores.

El KNP (Kruger National Park) no es una más de las miles de áreas protegidas que existen en el mundo: 360 km de longitud, más de dos millones de hectáreas, una valla de 900 km, enormes poblaciones de grandes mamíferos… Algunas de estas características son únicas, pero todas ellas juntas lo convierten en algo excepcional. Y este año, además, cumple 115 años.

  
Mucho antes del pensamiento conservacionista, del movimiento ecologista y de la educación ambiental, en África un antílope era comida para los indígenas y un trofeo para los cazadores extranjeros. Cualquier otro pensamiento habría parecido, en el mejor de los casos, extravagante. Afortunadamente, en el siglo xix una persona extravagante alcanzó la presidencia de la República de Transvaal, la actual Sudáfrica. Hablamos de Paul Kruger, el fundador del parque natural que hoy lleva su nombre. Él y sus colaboradores consiguieron hacer realidad la conservación de un espacio del que hoy podemos disfrutar y del que este artículo intenta ofrecer una pincelada.

  

26a27abcd31a-79Arriba a la izquierda, hembra adulta de impala, la especie más abundante entre los grandes mamíferos del parque. Se calcula que hay unos 150.000 ejemplares, es decir, más que la suma de todos los otros juntos. 
Arriba en el centro, grupo de impalas cruzando el cauce seco del río Sabie, en el sur del parque.
Arriba a la derecha, la corriente del río Luvuvhu forma pequeñas isletas. 
Abajo a la izquierda, vlei o riachuelo en el área de influencia de la capa freática fluvial, donde crece el bosque de ribera que contrasta con la típica sabana adyacente. 
A bajo en el centro,los animales, como este grupo de papiones chacma, acuden a los vleis para aplacar la sed. 
Abajo a la derecha, grupo de impalas observando los movimientos de un leopardo.

EL TERRITORIO

Mirando el mapa, esta reserva tiene forma de cuerno colocado verticalmente y hacia arriba; eso sí, es un cuerno de 360 km de largo y una superficie de unos 20.000 km2, es decir, como las provincias de Teruel y Tarragona juntas. Eso lo sitúa en el grupo de los espacios naturales protegidos más grandes del mundo. En Sudáfrica fue todo un ejemplo y propició la constitución de otras reservas como la del desierto del Kalahari, el otro gran parque de la zona que, sin embargo, no es tan extenso. La amplitud mínima del Kruger es de 40 km y la máxima de 85. Se encuentra en una región subtropical del cono sudafricano, concretamente en el extremo noreste de la República de Sudáfrica, lindando con Mozambique al este y con Zimbabwe al norte. Actualmente se está estudiando y gestionando la conexión del KNP con el Limpopo National Park de Mozambique y los parques de Gonarezhou, Manjinji y Malipati de Zimbabwe. El resultado de esta fusión conformaría el Parque Transfronterizo del Gran Limpopo y, en principio, tendría una superficie de 35.000 km2 que podría ampliarse aún más en un futuro.

El territorio está comprendido entre los ríos Limpopo (al norte) y Crocodile (al sur), aunque lo cruzan otros de considerable caudal. De todos ellos parten pequeñas ramificaciones o balsas temporales que allí llaman vleis1. La altitud de este territorio no es muy pronunciada, es mínima en la zona oriental (140 m) y máxima en la sur-occidental, siempre por debajo de los 900 m. El relieve es suave, sin zonas escarpadas ni grandes desniveles; solo algunos kopjes2 dispersos alteran la omnipresente llanura. En términos geológicos y en general, podemos decir que los suelos graníticos predominan en la mitad occidental del parque y las coladas de lava en la oriental. Por lo que respecta a las precipitaciones, la mitad septentrional del parque es la más seca, con precipitaciones de unos 400 litros/m2 anuales que se duplican en el sector meridional.

  

28abcdef-79Arriba a la izquierda, la bonita flor de Adenium obesum multiflorum se conoce popularmente como «impala lily». 
Arriba en el centro y a la derecha, la inconfundible silueta del baobab ha inspirado la leyenda árabe que explica que el diablo lo plantó cabeza abajo, enterrando las ramas y dejando fuera las raíces. 
A bajo en la izquierda, las termitas construyen auténticas obras de ingeniería de hasta cuatro metros de altura.
Abajo en el centro, el enorme cocodrilo del Nilo puede llegar a medir seis metros.
Abajo a la derecha, el varano del Nilo, activo depredador preferentemente acuático, es el otro gran reptil del parque, aunque mucho más difícil de ver.

LAS PLANTAS

La vegetación dominante es la sabana (allí la llaman genéricamente veld3) en sus diferentes variantes: herbácea, arbustiva y arbórea, pero la más destacada es la mixta. En los alrededores de las vías fluviales (la mayoría no permanentes) crecen grandes bosques que, a veces, llegan a ser impenetrables. Entre los árboles más abundantes se encuentran las típicas acacias «parasol» (Sclerocarya caffra) con su inconfundible copa plana, arbustos y matorrales como Combretum apiculatum, Dicrostachys cinerea y otros del mismo género Acacia, entre los que destaca la espinosa A. karoo. También florece la preciosa «impala lily» (Adenium obesum).

No se puede completar la lista porque hay más de 400 especies de árboles y arbustos, pero sí que se pueden citar un par muy características. Uno es el mopane (Colophospermum mopane), que forma unos bosques magníficos principalmente en el sector norte hasta el valle del Limpopo. El otro es el impresionante baobab (Adansonia digitata), que nunca forma bosques pero que destaca con su impresionante perímetro, de hasta 30 metros, y sus 20 metros de altura, que lo hacen sobresalir por encima del resto. Su tronco, desmesuradamente «hinchado», responde a una estrategia para acumular agua a la espera de la época de sequía. Sin embargo, además del tamaño, lo que también sorprende es la forma, que hace que muchas tribus le atribuyan poderes mágicos.

  

29abcde-79Arriba a la izquierda,lLa preciosa carraca lila (Coracias caudatus) de larga cola ahorquillada, aquí emprendiendo el vuelo, es una especie muy frecuente.  
Arriba en el centro, el confiado calao de pico amarillo permite que la gente se le acerque.
Abajo a la izquierda, «equipo de limpieza» formado por tres búfagos de pico rojo (Buphagus erythrorhynchus) desparasitando el cuello de una jirafa.
Abajo en el centro, una garza real (Ardea cinerea) atrapando un pez tilapia.
Ala derecha, pareja de tántalos africanos (Mycteria ibis) en pleno cortejo. 

LOS ANIMALES

Hablando de la fauna, basta decir que es la característica más espectacular del parque y lo más valioso desde el punto de vista de la conservación. Ante la abrumadora presencia de vertebrados, uno casi se tiene que disculpar por decir algo de los invertebrados. Hay muchos insectos y sobre todo termitas, que pueden construir termiteros de más de tres o cuatro metros de altura. Otro de los residentes, este más molesto, es el mosquito Anopheles, cuya hembra transmite la malaria. Hay que tener la precaución, antes de viajar, de tomar medidas preventivas como proveerse de repelentes, mosquiteras, medicinas… 

Hay peces que soportan la sequía y otros que se defienden con la electricidad que generan. Entre los reptiles destaca el gigante cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus), que puede llegar a los seis metros de longitud, numerosas serpientes (no pocas son venenosas, como la Boomslang y las mambas), el enorme varano del Nilo (Varanus niloticus), la gran tortuga leopardo (Geochelone pardalis) y los más pequeños: otras tortugas (algunas endémicas), lagartos, agamas, camaleones, etc.

 

 

«El grupo de vertebrados más variado es el de las aves»

30abcde-79Arriba a la izquierda, cebras vigilando todos los ángulos por si ven algún depredador como el guepardo (2), la única foto hecha en cautividad (granja de Namibia).
Arriba a la derecha, elefantes jóvenes jugando en el agua. 
Abajo a la izquierda, grupo de leones atravesando el río Sabie.
Abajo a la derecha, mangostas enanas (Helogale parvula) en su kopje

El grupo de vertebrados más variado es el de las aves. Como se han detectado más de medio millar de especies, hablar brevemente de las más frecuentes ocuparía otro artículo como este. Pero se pueden citar algunas de las más fáciles de ver: el avestruz (Struthio camelus), que es el corredor bípedo más rápido del mundo, capaz de alcanzar y mantener velocidades que rondan los 70 km/h; los calaos (Tockus, omnipresentes y casi descarados; Bucorvus, los más grandes y que acostumbran a desplazarse en grupos familiares por el suelo y a depredar insectos y vertebrados; y Bycanistes); las avutardas (Lophotis y otros, como la magnífica avutarda salvaje de Kori –Ardeotis kori–, una de las aves voladoras más pesadas); los omnipresentes estorninos metálicos (Lamprotornis), las conspicuas carracas (Coracias y Erystomus); los confiados francolines (Pternistes, Scleroptila, Dendroperdix y Peliperdix); las elegantes avefrías (Vanellus); los coloridos abejarucos (Merops); las gregarias pintadas (Numida); los abundantes tejedores (Ploceus y otros); las tórtolas (Streptopelia…), aparentemente adapta as a casi cualquier tipo de ambiente; los suimangas (Chalcomitra…), que representan un papel muy similar al de los colibríes en el continente americano; una gran variedad de aves acuáticas: garzas, garcetas y martinetes, gansos y cigüeñas –entre las que destacarían por su espectacularidad el jabirú africano (Ephippiorhynchus senegalensis) y el marabú (Leptoptilos crumeniferus)– ibis, espátulas, etc. 

También se ven volarvarias golondrinas, vencejos, buitres y águilas, que son mucho más fáciles de observar que aquí. Destaca la sorprendente águila volatinera (Terathopius ecaudatus) y la potente águila marcial (Polemaetus bellicosus). Una rapaz singular es el secretario (Sagittarius serpentarius), que es conocido por su habilidad en la captura de serpientes venenosas. Por último, durante el recorrido por el parque, es muy fácil distinguir los monocromáticos y frugívoros turacos unicolor (Corythaixoides concolor), normalmente en pequeños grupos en los árboles, o los alcaudones pío (Corvinella melanoleuca), siempre solitarios y al acecho de cualquier movimiento que se produzca cerca de la atalaya de observación que ocupan.

 

 

 

31aCAT-79Comparativa del número de ejemplares a finales del siglo xx y en 2013 de algunas de las especies más abundantes del Parque Nacional Kruger.

  

Quizá la joya de la corona sea el grupo de los mamíferos, representado por 150 especies, entre las que destacan los de mayor tamaño: los felinos y los grandes herbívoros. Estos últimos pueden formar grandes manadas y algunas de sus poblaciones son únicas por su magnitud. Destaca el omnipresente impala (Aepyceros melampus), que con sus 150.000 ejemplares supera la suma de todos los otros grandes mamíferos juntos. Dejando aparte este caso extremo, los más abundantes son la cebra de Burchell (Equus quagga), el búfalo cafre (Syncerus caffer), el ñu azul (Connochaetes taurinus) y el gran kudú oriental (Strepsiceros zambesiensis). Otras especies fáciles de ver son el elefante de sabana (Loxodonta africana), la jirafa (Giraffa camelopardalis), el antílope kob acuático oriental (Kobus ellipsiprymnus) y el jabalí verrugoso (Phacochoerus aethiopicus).

También se puede tener la suerte de encontrar el redunca meridional (Redunca arundinum), que allá lla­man rietbok (reedbuck), y el precioso hipotrago sable meridional (Hippotragus niger). Quizá son especialmente interesantes los 220 topis (Damaliscus lunatus) y la población de unos 90 antílopes equinos o hipotragos (Hippotragus equinus).

Encaramado a un kopje (donde seguramente habrá una madriguera de damanes) se pueden distinguir los antílopes saltarrocas de Transvaal (Oreotragus transvaalensis) y, especialmente hacia el norte, los preciosos nialas (Nyala angasii), parientes de los kudús, que han dado nombre a la región: Nyalaland. Entre los cazadores-carroñeros podemos ver el chacal dorsinegro (Canis mesomelas) y, casi seguro, la hiena manchada (Crocuta crocuta). Con mucha suerte, en una expedición nocturna localizaremos un lobo de tierra o proteles (Proteles cristatus), también llamado «chacal maanhaar» o hiena termitera, ya que construye su madriguera en el propio termitero para poder alimentarse de las termitas.

Llegamos a los pesos pesados: el hipopótamo (Hippopotamus amphibius), el enorme eland de El Cabo (Taurotragus oryx), que puede alcanzar los 900 kg de peso, y los dos rinocerontes, el blanco y el negro. Si disminuimos el tamaño y agudizamos la vista, observaremos entre los arbustos el duiker de sabana (Sylvicapra grimmia), el raficero común (Raphicerus campestris) y el de Sharpe meridional (R. colonicus), la ardilla arborícola de Smith o de patas amarillas (Paraxerus cepapi)… Los primates que se observan son el cercopiteco de cara negra (Cercopithecus aethiops) y el papión chacma (Papio ursinus).

Sin embargo los más buscados por los visitantes son los grandes depredadores: 1.700 leones (Panthera leo), un millar de leopardos (Panthera pardus) y los rarísimos licaones (Lycaon pictus) y guepardos (Acinonyx jubatus), de cada uno de los cuales quedan poco más de un centenar.

Todas estas cifras se han obtenido gracias al gran equipo de biólogos que estudia permanentemente la evolución de las poblaciones. Además de estas evaluaciones, que implican un gran esfuerzo y que no se hacen en otros parques africanos, también se estudian los desplazamientos de muchas especies mediante emisores de radio. Otra característica de esta reserva es la numerosa plantilla de científicos, rangers y veterinarios.

  

30fghijk-79Arriba a la izquierda, gran macho de niala atravesando el arenal fluvial.
Arriba en el centro, hiena manchada llevándose un trozo de presa.
Arriba a la derecha, macho de gran kudú caminando por el lecho del río.
Abajo a la izquierda, garza real «surfeando» a lomos de un hipopótamo.
Abajo en el centro, solo las jirafas llegan a estas hojas.
Abajo a la derecha, familia de jabalíes verrugosos «arrodillada» para comer la hierbas, mostrando sus peligrosos colmillos.

LAS NORMAS

Muchos rincones son accesibles gracias a una red de pistas y carreteras de miles de km. Este hecho ha recibido algunas críticas, pero, en una superficie tan vasta, la falta de estas infraestructuras viarias haría que los desplazamientos fuesen mucho más complicados. Además, eso permite que su riqueza biológica esté abierta a los visitantes, con las consiguientes ventajas. Con la red de carreteras y una normativa estricta que impide salir de ellas, se consigue una dualidad ideal que permite el disfrute del público y la preservación del medio ambiente. Pero también hay otras normas que hay que cumplir: no se puede circular a más de 40 o 50 km/h (dependiendo de si la vía es una pista de tierra o asfalto) y siempre dentro de la calzada. Eso proporciona seguridad tanto a los animales como a los conductores (en Sudáfrica se circula por la izquierda).

Asimismo, está prohibido bajar del vehículo excepto en los lugares donde se indica que está permitido. No respetar estas indicaciones provoca varios accidentes cada año; no olvidemos la presencia de grandes felinos, así como de elefantes, hipopótamos y búfalos. Tampoco se puede dar comida a los animales porque alteraría su régimen alimentario y su comportamiento natural (los acostumbraría a acercarse al hombre). Finalmente, hay que tener en cuenta que no se admite la entrada de ningún tipo de mascota, porque podría irritar o espantar a algunas especies e incluso alterar el medio si se escapara. Si se detecta alguna, los guardias tienen órdenes estrictas de matarla.

El incumplimiento de estas reglas implica la imposición de fuertes multas o, incluso, la expulsión del parque. Además, se recomienda reservar plaza (hay que hacerlo con meses de antelación) en los campamentos protegidos dentro de la reserva. Son una quincena de instalaciones (algunas con cientos de camas) en las que se puede comer, descansar y dormir tranquilamente, sin preocuparse de los peligros de la sabana, ya que están rodeadas por vallas electrificadas. La puerta está permanentemente vigilada por guardias armados.

Si no se consigue plaza en los bungalows, siempre se puede recurrir al cámping. Lo que no es aconsejable es entrar y salir el mismo día porque los desplazamientos dentro del parque son lentos y no se podría disfrutar de los lugares más interesantes. Por ejemplo, la carretera que conecta la puerta de Pafuri, en el norte, con Berg En Dal, en el sur, tiene 436 km. La mejor opción es planear una ruta de norte a sur, si se dispone de bastantes días, pasando cada noche en un campamento distinto. Hay que recordar que al Kruger se puede acceder por ocho entradas diferentes.

El número de visitantes anuales sobrepasa con mucho el millón de personas, a pesar de tener limitadas las visitas diarias para minimizar los riesgos para la fauna y la flora.

 

 

 

 

32b33-79Lo que se siente cuando un león salvaje pasa a un palmo de distancia solo se puede saber viviéndolo. A la derecha, los rangers del parque llevan armamento militar para hacer frente a los numerosos cazadores furtivos que en los últimos años han matado a la mitad de la población de rinocerontes.

LA GESTIÓN

Aunque estamos hablando de una extensión donde la influencia humana parece escasa, se hacen varias intervenciones en los ecosistemas del parque. Es el caso de la instalación de numerosos dams4, que se añaden a los naturales, algunos de los cuales también han sido modificados y reforzados para favorecer la retención de agua. Ante la ausencia de electricidad, los pozos tienen un molino de viento que bombea el agua hasta la superficie, donde se acumula en un estanque o embalse. Otra actuación consiste en provocar incendios controlados cada cierto tiempo para evitar la superpoblación de los arbustos y propiciar la expansión de los árboles.

Pero el elemento artificial más contundente es, sin duda, la valla de 900 km que rodea todo el perímetro del parque. Mantenerla tiene un coste tan elevado que a ello se destina directamente un porcentaje de los presupuestos generales del estado, con independencia de los ingresos que genere el parque. La presencia de esta valla ha hecho correr ríos de tinta, pero hay que entender que cualquier comparación con un zoológico sería absolutamente ridícula dada la inmensidad del territorio que encierra.

Por lo que respecta a las especies migratorias terrestres, tienen limitados sus desplazamientos. Eso, sin duda, es una alteración del entorno, pero habría que preguntarse qué pasaría si no hubiese barrera. Estos animales entrarían en países fronterizos y muy probablemente acabarían en manos de los cazadores furtivos. También serían más vulnerables a las sequías, ya que, como se ha dicho, en varios puntos del parque se puede encontrar agua, que escasea durante el período seco. Además, la valla fue decisiva para evitar la propagación de la epidemia de ántrax que sufrió el parque en 1960. Desde un punto de vista práctico, la valla facilita el control a los guardas, ya que dificulta la entrada de cazadores furtivos, como los que matan elefantes para comerciar con el marfil y como los que se dedican a la caza de rinocerontes para comerciar con los cuernos. Estos últimos son, por ahora, el peor quebradero de cabeza para las autoridades del parque.

Un ejemplo del éxito de esta gestión ambiental es el caso de los elefantes. Cuando el continuador de la tarea de Kruger, el guarda mayor Stevenson-Hamilton, vino al parque, no había paquidermos… hasta que en 1905 descubrió cinco ejemplares refugiados en los frondosos bosques del norte. El seguimiento y protección que les brindaron permitió que en 1912 ya hubiese 25. Siguiendo esta estrategia, en 1936 la población ya superaba el centenar y diez años más tarde llegaron a la zona sur. En estos momentos hay unos 14.000 y se hacen traslados a otros parques donde han desaparecido. En algunos puntos del parque pueden llegar a ser un problema por la destrucción de arbolado que provocan.

 

 

 

 

30l35abcdA la izquierda, papión chacma jugando con su cría. 
Arriba en el centro, aunque son muy difíciles de ver, en esta cabaña construida al estilo indígena había muchos murciélagos (Hipposideros caffer). 
Arriba a la derecha, si no se circula muy lentamente, los elefantes pueden embestir los vehículos con sus cargas intimidadoras, sobre todo si hay crías. 
Abajo en el centro, los incendios provocados permiten controlar el exceso de arbustos y herbazales para favorecer el crecimiento de los árboles. 
Abajo a la derecha, esta hembra de rinoceronte blanco se estira en el suelo para amamantar a su cría, ya muy crecida.

Otro caso de gestión ejemplar es el del rinoceronte blanco (Ceratotherium simum), que, tratándose de uno de los trofeos preferidos de los cazadores, se extinguió en otros lugares hace mucho tiempo. Eso obligó a reintroducirlos: en 1961 fueron transportados los cuatro primeros ejemplares. Las técnicas anestésicas y el transporte de estos animales no son fáciles y al manipularlos se les puede provocar lesiones graves e incluso la muerte. Sin embargo a lo largo de los años se ha aprendido mucho y la repoblación ha sido un éxito; de hecho hoy en día se ha conseguido que no sea difícil ver alguno. A pesar de todo, lamentablemente, el cuerno es muy preciado en China y otros países asiáticos por sus supuestas propiedades médicas, lo que ha propiciado un gran incremento de la entrada de furtivos y ha provocado la pérdida de la mitad de la población en los últimos años. Hay un equipo médico que dispone de helicópteros y puede atender cualquier emergencia por todo el parque. Los médicos llevan con ellos varios antídotos contra el veneno de las serpientes, ya que hay varias especies de ofidios en el parque que son hemotóxicas y neurotóxicas y que pueden llegar a ser mortales para los humanos.

Finalmente, hay que recordar que, en la época en que se creó el Kruger (en el siglo xix), la vieja, culta y orgullosa Europa prefería dedicarse a las guerras coloniales, y tuvo que ser un país perdido en lo más recóndito del salvaje continente africano el que les mostrase el camino dando un paso muy importante en la conservación de la naturaleza. Y, además de un ejemplo para el continente y para el mundo entero, dentro de Sudáfrica, el KNP constituyó un incentivo para modificar la legislación y un precedente fundamental para la creación de muchas reservas y parques que surgieron por todo el país. Así, actualmente se ha llegado a los 200 espacios protegidos, lo que convierte a Suráfrica –en opinión de muchos expertos, y también en la nuestra– en uno de los estados que mejor conservan su patrimonio natural. 

  

Un poco de historia

  

Stephanus Johannes Paulus Kruger, más conocido como Paul Kruger, es el culpable de que ahora estemos celebrando este aniversario. Nacido en 1825, fue un agricultor de origen holandés (afrikaner) que se convirtió en una de las figuras más importantes de la historia de África meridional. Fue militar y político y llegó a liderar el ejército africano en la guerra de tres años contra el Imperio británico. En 1883 llegó a la presidencia del país, que en aquel momento era la República de Transvaal. El año siguiente propuso la creación del parque, lo que lo sitúa como uno de los pioneros en la creación de los parques naturales. Sin embargo, el gobierno no estuvo de acuerdo, entre otras cosas, porque no se sabía muy bien cómo hacerlo tanto en el aspecto legal como en el práctico. El único territorio protegido de considerable extensión que había entonces era Yellowstone, creado en 1872 en los Estados Unidos. 

Paul Kruger persistió, acumulando argumentos, gestiones y soluciones durante catorce años, hasta que el 26 de marzo de 1898 se constituyó la primera reserva del continente negro. Primero la denominó Reserva de Sabie, por el nombre del río que la cruza. Para poder valorar bien la tenacidad y el poder de convicción que tuvo ante su gobierno, hay que dar un vistazo a la grave situación en que se encontraba el estado de Transvaal en aquel momento: el año siguiente estalló la guerra anglo-boer (1899-1902), que acabó con la derrota de los afrikaners –los estados de Transvaal y Orange– y con la formación de las colonias británicas en el territorio. 

El espíritu conservacionista de Kruger consiguió que incluso bajo el dominio colonial británico se mantuviese la reserva. Sin embargo, al final de la guerra Paul Kruger tenía 77 años y estaba cerca de su muerte (1904). Por suerte, en los últimos dos años encontró un gran aliado y sucesor para llevar a buen término su sueño, descrito como una locura por la mayoría de sus contemporáneos. Hablamos de James Stevenson-Hamilton, quien se trasladó a la reserva cuando acabó la guerra y fue nombrado guarda mayor. Coincidía plenamente con sus ideas y, además, era un hombre joven con una extraordinaria capacidad de trabajo y gestión. 

Al llegar, la situación que se encontró era literalmente de posguerra: «el lugar era precioso, pero no se veían los animales». A la caza tradicional de los indígenas y la de los granjeros, se tenía que añadir la de los emigrantes de la guerra, que se establecieron en los alrededores. Muchas poblaciones habían sido exterminadas por cazadores sin escrúpulos, tanto furtivos como legales, puesto que no era difícil conseguir permisos para matar centenares de ejemplares de un animal (el concepto de especie protegida no existía). Y si había alguna dificultad para hacerlo dentro de los límites teóricos del parque, el procedimiento era tan simple como espantarlos para que salieran. Se perseguían por el marfil, los cuernos o simplemente por el trofeo. Hay muchos casos de cazadores que solo mataban por el placer de matar y dejaban que la presa se pudriera sobre el terreno. También había razones más honorables, como cazar para combatir el hambre derivado de la guerra. Fuera cual fuera el motivo, el caso es que la mayoría de las poblaciones se redujeron muchísimo. 

Los pocos animales que sobrevivieron estaban aterrados y se escondían. No es de extrañar que Stevenson-Hamilton dijese que no se veían animales. El panorama que se encontró y las tareas que tendría que realizar no eran pocas ni fáciles: proteger radicalmente las especies que quedaban, reintroducir especies desaparecidas (algo entonces inédito), redactar una normativa completa que evitara cualquier tipo de instalación, explotación o alteración del territorio, formar un numeroso equipo de guardas que garantizara el cumplimiento de las normas, establecer grupos de estudio de la fauna, montar instalaciones repartidas por toda la superficie y conectarlas mediante una red de pistas que permitieran moverse por el parque sin tardar días de un lugar a otro y, para combatir a los cazadores furtivos y evitar que las manadas salieran de los límites, construir una valla gigantesca. 

Finalmente, se expropiaron terrenos, se desplazaron pueblos nativos y granjas de afrikaners, se abolieron los cotos de caza, se reconvirtieron zonas de explotación forestal… hasta que en 1926 se consiguió una expansión muy importante de la reserva, sobre todo hacia el norte, y no siguió porque topó con los límites con Mozambique y Rodesia (la actual Zimbabwe). De este modo, se llegaron a superar los dos millones de hectáreas y el parque pasó a denominarse KNP (Kruger National Park). Stevenson-Hamilton continuó innovando y creando infraestructuras en la reserva hasta el 1946, cuando ya se había convertido casi en un mito: los bantúes lo llamaban Skukuza, que significa “el hombre que todo lo cambia”. En su memoria, el mayor campamento del parque lleva este nombre. 

Todo esto, que ahora nos parece lógico, entonces era revolucionario y no se le dio la verdadera importancia que tiene. Con el tiempo, no solo ha tenido el reconocimiento que se merece, sino que ha sido el mejor ejemplo posible para la creación de otros muchos parques tanto en África como en el resto del mundo. 

A. M.

 

 

«De los cinco elefantes que quedaban en 1905, se ha llegado a los 14.000 actuales»

1 Vlei: Arroyo que fluye en la época de lluvias y que a medida que se va secando va formando grandes balsas temporales. (Volver al texto)
2 Kopje: Cerro no demasiado alto pero que destaca en medio de la llanura. (Volver al texto)
3 Veld: Vegetación esteparia sudafricana de tipo sabanoide. Hay muchas variantes según las plantas dominantes. (Volver al texto).
4 Dam: Pequeño embalse que aprovecha la orografía del terreno. (Volver al texto)

Nota: Todas las imágenes son de animales en plena libertad hechas en el KNP, la mayoría con objetivos Nikon, durante la expedición de 2013. Los autores son: Albert Masó (12 fotos), Lluís Solé (8), Thomas Dressler (8), Oriol Pérez (2), Miquel Àngel P. De Gregorio (1), Francesc & Arnau Jutglar (1), Marta Puig (1), Pepe Martín Cano & Pilar Gurrea (1), Joan Teruel (1) y Francesca Portolés (1).

Albert Masó. Biólogo, profesor, fotógrafo de naturaleza y miembro del departamento de Ecología de la Universidad de Barcelona.
Lluís Solé i Llordés. Biólogo experto en ornitología y profesor de Secundaria en Collbató (Baix Llobregat, Barcelona).
© Mètode 79, Otoño 2013.

  
© Mètode 2013 - 79. Caminos de ciencia - Otoño 2013
RELATED ARTICLES