Entrevista a Robert Trivers

«Matar a tu hija va en contra de la tendencia a querer transmitir tus propios genes»

Premio Crafoord en Ciencias de la Vida

Robert Trivers (Washington DC, 1943), Premio Crafoord en Ciencias de la vida –el equivalente al Nobel en biología–, ha recibido el reconocimiento internacional por su trabajo sobre el altruismo recíproco, la inversión parental, la determinación facultativa de la proporción sexual, los conflictos entre generaciones, los conflictos intragenómicos y el autoengaño. Sus principales libros incluyen Social evolution (Benjamin-Cummings, 1985), Natural selection and social theory (Oxford University Press, 2002) and The folly of fools: The logic of deceit and self-deception in human life (Basic Books, 2011).1 Su nuevo trabajo sobre la lógica evolucionista de los crímenes de honor se presentó a finales del año pasado en un seminario en Barcelona sobre «Ciencia evolutiva, estructuras familiares y derechos humanos»,2 que contó con la presencia del biólogo Jaume Bertranpetit, el microbiólogo Mauro Santos y los miembros del Behavioral Sciences Laboratory de la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona), Antoni Bosch y Rosemarie Nagel.

El profesor Robert Trivers prefiere que le llamen Bob. Le comento que algunas sociedades de castas obligan a los niños a aprender cuatro o cinco niveles de cortesía, y acordamos evitar no solo «profesor» sino también «usted» (él habla algo de español) o «Sie» en alemán, un idioma que Trivers también domina.

Como él mismo explica, siempre ha vivido entre dos mundos: «En el instituto en Alemania, era “el americano”. En América, era “el alemán”. Ahora vivo en Jamaica, y mis hijos, que viven en los EE UU, son “los jamaicanos”. Sé lo que es que te recuerden: “Vives aquí, pero no eres uno de nosotros. Este es nuestro territorio”. Es duro. Y, paradójicamente, estas actitudes no inclusivas suelen ser peores cuando las diferencias son triviales».

«Es posible que la variación genética sea nuestra única defensa contra enfermedades que coevolucionan rápidamente»

«El narcisismo de las pequeñas diferencias». ¿No te preocupa que nuestra visión actual de los asesinatos por honor de los musulmanes e hindúes también pueda dificultar su inclusión?

Los crímenes de honor se producen entre personas estrechamente relacionadas. Por tanto, las víctimas también son musulmanas o hindúes. Mirar para otro lado demostraría que no nos preocupan en absoluto. Estas muertes suelen ser especialmente horribles porque la intención es infundir miedo para disuadir de la desobediencia. Pero siempre subrayo que en nuestra cultura también se cometen crímenes horribles contra personas genéticamente distantes. Por ejemplo, en los EE UU opera el miedo a que las mujeres blancas se sientan atraídas por individuos como Obama, que exhiben vigor híbrido: inteligencia, altura, complexión, salud, apariencia…

Los chimpancés o babuinos machos y los bonobos o los gorilas hembras migran para obtener vigor híbrido, y el análisis genético demuestra (como confirma Jaume Bertranpetit) que en todos los animales hay una huida de la endogamia. ¿Por qué este empeño en ir en la dirección contraria?

Los matrimonios musulmanes e hindúes entre primos hermanos, que a su vez son hijos de primos hermanos, etc., multiplican por diez la probabilidad de desarrollar enfermedades, defectos congénitos y discapacidades. En otras culturas (y especies) se evitan incluso los matrimonios entre primos segundos o terceros. En China, por ejemplo, afirman que la proximidad reduce la inteligencia. Algunas enfermedades graves como la anemia falciforme o la enfermedad de Tay-Sachs se suelen transmitir mediante genes recesivos que solo se expresan cuando los descendientes reciben dos copias. La endogamia facilita estos casos. También es posible que la variación genética sea nuestra única defensa contra enfermedades que coevolucionan rápidamente, y que los animales busquen vigor híbrido por esta razón. Por otro lado, si en condiciones normales tu hija tiene solo el 50 % de tus genes y tus nietos, el 25 %, las bodas consecutivas entre primos hermanos pueden hacer que tus descendientes se te parezcan en más de un 90 %. La disminución del éxito reproductivo causada por la endogamia queda compensada por la ventaja más directa obtenida cuando una hija extremadamente cercana se casa con un primo extremadamente cercano y produce nietos extremadamente cercanos.

Foto: Mike McGregor

Cuanto más endogámico has sido, más ganas al continuar siendo endogámico y nepotista. Los animales no pueden imponer una endogamia tan extrema. Por otro lado, cuanto más endogámico has sido, más vigor híbrido gana tu hija al desobedecerte con un no pariente y más genéticamente cercana es la hija a la que amenazas de muerte.

Sí. Matar a tu hija va en contra de la tendencia a querer transmitir tus propios genes, especialmente cuando ella es tan genéticamente similar a ti. Por eso me intriga: parece desafiar la evolución, como la homosexualidad o el autoengaño. Mi hipótesis es que tu proximidad genética con otros miembros de la familia puede hacer que ellos te importen también tanto como para sacrificar a tu hija.

¿Para proteger la reputación de estos familiares o la práctica de la endogamia?

Tal vez ambas. Los asesinatos por honor son costosos para el perpetrador, tanto emocional como legalmente. Para librarse de la cárcel, los adultos a menudo fuerzan a menores a cometer estos asesinatos.

Los mecanismos de autoengaño que describe también pueden hacer que la gente acabe creyéndose sus propios ultimátums para hacer que otros les tomen en serio, como cuando uno dice: «Dame más o me voy».

Sí. El otro dice: «Pierdes más si te vas». Y uno insiste: «Te juro que me voy» y se centra en sus razones para irse hasta que acaba creyéndose su propio ultimátum, y entonces se va, ocasionando costes enormes para todos.

Tu investigación actual puede ayudar a quienes argumentan que los matrimonios concertados entre primos hermanos violan el artículo 16(b) de la Declaración de los Derechos Humanos, que protege el derecho a formar una familia «mediante libre y pleno consentimiento». Si las chicas ignoran los costes médicos y la relación con los asesinatos por honor, no están «plenamente informadas» y si lo están, pero se casan por miedo, no son «libres».

Sí. Quiero defender los derechos de las jóvenes obligadas a casarse con desconocidos. Incluso cuando las chicas dan su consentimiento, lo hacen sabiendo qué podría ocurrir si desobedecen. Las mujeres (y las hembras mamíferas en general) eligen cuidadosamente a su pareja y pueden resistirse ferozmente a un apareamiento forzado. Algunas también saben que sus hijos tienen mayor probabilidad de nacer con problemas. Por eso en Catar o Kuwait los ricos van a clínicas que filtran ciertos genes causantes de defectos importantes.

Una petición en la web HazteOir.org afirma que en España, cada año, se fuerza a 400 niñas de entre diez y dieciséis años a casarse. Recientemente se han criminalizado estos matrimonios, pero el último asesinato por honor aparecido en los medios españoles fue el crimen de Níjar en 1928, que inspiró Bodas de sangre, de García Lorca. En Níjar, Paca la Coja escapó con su primo para evitar casarse con el hermano de su cuñado, que es lo que quería su hermana para quedarse con su herencia. No era realmente una cuestión de honor, ni formaban parte de la comunidad de más de dos millones de musulmanes y 35.000 hindúes que viven en España.

Claro. Aunque tenga que ver con genes, el contexto social y las instituciones pueden cambiar las cosas. Los hindúes del Reino Unido, por ejemplo, no pueden cometer asesinatos por honor porque carecen de las instituciones que los autorizan.

Introducir impuestos altos sobre los terceros hijos, además de ayudar en la lucha contra el cambio climático, podría parar los asesinatos por honor, si estos (como sugiere Mauro Santos) no tienen sentido en familias pequeñas.

Sí, no tendría sentido aplicar un castigo ejemplar si no tienes más hijas que puedan casarse con quien les mandes. Los impuestos al tercer hijo resultarían en un hijo y una hija por familia, lo que tal vez podría parar estas muertes.

«Mi investigación de laboratorio mostró que los homófobos se sentían más excitados por el sexo homosexual que los liberales»

¿Y acaso no es esta la explicación científica más probable de la historia de la Virgen María?

Estudié la Biblia de pequeño y todavía rezo a mi modo y medito, pero no estoy seguro de a qué te refieres.

En teoría, Ana era viuda y tenía solo una hija, María. Casar a su hija con un hombre mayor más acaudalado debía ser su mejor opción para sobrevivir. Dado que supuestamente solo tenía trece años en aquel momento, lo normal hubiese sido que prefiriese a un joven local antes que a un viejo desconocido. Pero también sabemos que los romanos se aprovechaban de las jóvenes en los territorios ocupados, tratándolas como sirvientas y prometiéndoles protección y prosperidad. María dice que se encuentra a un hombre (no se mencionan alas ni otros rasgos angélicos en su descripción) que la halaga y le hace esas promesas. María cede, consciente de ser solo una sierva (Lucas 1:26). La ley de Moisés obligaba a lapidar a María por haber quedado embarazada fuera del matrimonio, así que Ana habría perdido a su única hija si no hubiera utilizado su influencia en el templo para alegar que el embarazo había ocurrido sin sexo.

¡Y el resto es historia! Los romanos practicaban crucifixiones y otros castigos crueles para inculcar miedo y asegurarse la obediencia. Así que tanto rechazar a un romano como quedar embarazada de él sin estar casada podría haber costado la vida a María. A veces se castiga a las mujeres por rechazar a un hombre, por no rechazarlo o incluso por ser violadas.

La Biblia dice que como José prefería que no matasen a María a pedradas, había decidido repudiarla en secreto (Mateo 1:19). Pero, como explicas, el hombre ofendido puede perdonar, pero la comunidad no lo hará. Así que para salvar la vida de María, la única opción de José era aceptar públicamente la versión de los hechos propuesta por Ana. Afortunadamente, María tenía una pariente, Isabel, que había quedado embarazada a una edad avanzada (tal vez al mantener relaciones sexuales extramaritales con un hombre fértil) que respaldó su historia. Jesús crece en una familia opuesta a la lapidación de mujeres acusadas de relaciones extramaritales, pero suele ocultarlo por miedo o para no meterse en problemas (Juan 8).

Tiene sentido. En aquellos tiempos, al tener grandes familias, los asesinatos y los duros castigos ejemplares, en general y contra las mujeres, eran mucho más comunes que hoy en día.

En España casi mil mujeres han sido asesinadas en los últimos catorce años, y los hombres también matan a unos seis niños al año, bien para hacer daño a la mujer que les abandona o porque están celosos de los hijos, como en el reciente caso de un español en Alemania. Las personas que viven en el extranjero (los españoles en Alemania, los británicos en España, etc.) suelen estar sobrerrepresentados en estos crímenes, tal vez porque además del «no eres uno de nosotros, nosotros somos mejores, etc.», cuando su mujer les deja, su estatus baja aún más.

Las mujeres responden a la infidelidad o al miedo al abandono con lágrimas o fingiendo indiferencia, pero siempre de manera más racional, esforzándose en volverse más atractivas. Los hombres se vuelven más agresivos y beben más. Cuanto menos seguro se siente un hombre, más teme la infidelidad, y al empeorar su estatus, puede enfadarse más y volverse más agresivo, lo cual disgusta más a la mujer. Es un círculo vicioso. Cuanto mayor sea el miedo al abandono, más desagradables y agresivos se vuelven, e intentan retener a sus parejas a través del miedo. A veces, los celos no solo los vuelven violentos y desagradables, sino que también hacen que se exciten y pueden llegar a violar a la mujer que les está dejando. Vemos esto también en otras especies. Incluso las patas violadas por grupos de machos suelen ser violadas a continuación por su propia pareja, presumiblemente para introducir esperma que pueda competir con la que ya tienen dentro.

La competición espermática existe también en chimpancés y bonobos.

A los hombres les excita imaginar el coito de su pareja con otro. A las mujeres ni les gusta esa idea, ni les gusta que los hombres finjan amor para conseguir sexo, ni les gusta que echen a perder algo importante solo por variedad sexual. Los hombres, por el contrario, suelen encontrar más atractiva a la novia coqueta e indomable, que pueden imaginar con otros solo por variedad sexual. Cuando se sienten atraídos por ella, pero al mismo tiempo están furiosos, confusos y encolerizados, pueden hacer locuras, incluso matar, aunque, de nuevo, matar a tu novia y a tus hijos desafía la lógica evolutiva.

Foto: Mike McGregor

Las estrategias de adaptación pueden ser contraproducentes. La diarrea nos puede salvar de una intoxicación, pero también puede matarnos. ¿Y cómo actúan los hombres cuando les interesa otro hombre?

Los hombres a menudo tienen que autoengañarse para creer que aman a la mujer que desean sexualmente y así poder engañarla. Pero los hombres no necesitan simular amor para llegar al sexo con otro hombre. Este aspecto de algunas comunidades gays me hizo dudar de la historia evolutiva tradicional de que los homosexuales benefician a sus familias lo suficiente como para contribuir a que sus genes persistan tanto como si se reprodujeran. En San Francisco, los hombres gays estaban de fiesta, no cuidando sobrinos o ahorrando para ellos. Ahora se han identificado dos marcadores genéticos para la homosexualidad masculina, uno de ellos en el cromosoma X, el Xq28. Esto explicaría por qué ser gay es más común en algunas familias, aunque los factores hormonales durante el embarazo y los factores medioambientales después del nacimiento también sean relevantes.

Estos descubrimientos podrían ayudar a defender los derechos de los homosexuales, ¿no?

Podrían ayudar a argumentar en contra de los que alegan que es solo una cuestión de elección y que se puede cambiar fácilmente. Pero no hemos encontrado marcadores genéticos del lesbianismo (quizás porque su explicación sea hormonal más que genética) y sería absurdo afirmar que los hombres y las mujeres homosexuales deberían recibir un trato distinto debido a ello.

«La lógica y la estructura de las principales religiones es abrumadoramente patriarcal»

Claro. El hecho de que hombres homófobos se sientan excitados sexualmente por la pornografía gay también muestra que al menos algunas reacciones físicas son involuntarias.

Sí, mi investigación de laboratorio mostró que los homófobos se sentían más excitados por el sexo homosexual que los liberales. Tenían erecciones con las que no se identificaban.

La difusión de estos descubrimientos científicos podría convertir la homofobia en un indicio de homosexualidad, que disuadiese la expresión de sentimientos homófobos. La difusión de tus descubrimientos sobre la inmunodepresión también podría ayudar.

Nuestros estudios muestran que ocultar la propia homosexualidad multiplica la probabilidad de contraer el VIH y duplica la probabilidad de cáncer y de enfermedades infecciosas como la bronquitis o la sinusitis. «Salir del armario» también tiene beneficios cardiovasculares. La política del ejército estadounidense de «no preguntar, no revelar» fue muy dañina para los homosexuales. Imagina tener que ocultar permanentemente tu pareja, tu familia, tu pasado, tus amigos y compañeros, tener que cambiar el pronombre con que te refieres a tus seres queridos, no tener ninguna foto o carta suya en el frente y tener que cerrar la puerta y hablar bajo si te llama un amigo. Esta ansiedad permanente por el riesgo de que te pillen y rechacen es devastadora y perjudica la respuesta inmunitaria. Imponer esta carga a quienes van a defendernos voluntariamente es indignante.

Claro. No se debería enviar ni a voluntarios ni a no voluntarios a zonas con alto riesgo de enfermedad e infección con sistemas inmunológicos innecesariamente deprimidos. Me gusta que mis estudiantes confíen lo suficiente en mí para contarme que son gays a los pocos días de conocerme. A los jamaicanos les costará más…

Como explico en mi libro Wild life,3 los homosexuales jamaicanos sufren ataques terribles, incluso violaciones correctivas. La gente sabe que soy parte de un grupo que protege a los homosexuales. Algún día vendrán a por mí por defenderles, pero estoy dispuesto a arriesgarme.

En España se ha vinculado la homosexualidad reprimida en los sacerdotes con el abuso en colegios religiosos, y una campaña de la plataforma Change.org pide actualmente que tales crímenes no prescriban en tan pocos años. Cuando los niños salen del colegio y se presentan ante un juez, suele ser demasiado tarde. La gente no entiende por qué no pueden declarar antes.

Los niños que han sufrido abusos graves pueden ser asesinados por los agresores para asegurarse su silencio. Para sobrevivir, deben convencer a su opresor de que son inofensivos, aceptan el abuso y guardarán silencio. No pueden dar muestras de resentimiento, deseos de tomar represalias o pedir ayuda, por lo que tienen que alcanzar un estado de abnegación inducida, lo que conlleva casos de disociación en los que una parte de la mente oculta información a la otra parte. Esto permite al niño mostrar una fachada, sonreír al opresor como si hubiera olvidado o aceptado lo que ocurrió o como si no le diera importancia. Tienen que engañarse a sí mismos para engañar al agresor. Si el agresor está al cargo del menor (como un tutor, que es al mismo tiempo maestro, sacerdote y actúa como sustituto del padre), se necesitará mucho más tiempo para conseguir que el niño recuerde. Por lo general, cuanto más cercano está el agresor del agredido, más tiempo es necesario. Y si los crímenes de los cuidadores prescriben más rápido de lo que pueden ser procesados…

«Los niños que padecen abusos tienen que engañarse a sí mismos para engañar al agresor»

Es prácticamente igual que no procesarlos. Tiene sentido no destruir la vida de un hombre de familia trabajador por un pequeño hurto que cometió cuando era joven y no tenía empleo (este es el argumento a favor de la prescripción de delitos contra la propiedad). Pero la pedofilia y otros crímenes sexuales tienen una fuerte tendencia a repetirse, especialmente si las escuelas y las iglesias los ocultan y los crímenes prescriben.

Es probable que continúen si todo lo demás también lo hace. La lógica y la estructura de las principales religiones es abrumadoramente patriarcal; por esta razón la Iglesia católica afirma que el celibato no contribuye a la pedofilia eclesiástica, pero la homosexualidad sí lo hace. Mayores tasas de homosexualidad en la Iglesia mostrarán un mayor porcentaje de abusos en niños que en niñas, más que un cambio en el número de casos de abuso. ¿Pero qué puede contribuir más al sexo con menores que la prohibición absoluta del sexo con adultos? ¿Y qué puede contribuir más al abuso de niños que un sacerdocio completamente masculino que presumiblemente atrae a hombres a quienes gustan los hombres?

Sabemos por el ejército, o por expediciones exclusivamente masculinas, que cuando se priva a hombres jóvenes de mujeres y se les hacina con otros, se fijan más sexualmente en los otros hombres que estando en otra situación. Pero ¿cómo explicas la prohibición de reproducirse en ciertas religiones?

Tener sacerdotes sin hijos puede reducir el nepotismo, pero reduce el número de católicos. Entonces se apresuran a compensarlo controlando la reproducción de las mujeres y prohibiendo la planificación familiar y el aborto, incluso en casos de incesto o violación. Es un mal sistema para todos.

«Es extraño que el feminismo rechace la biología evolutiva cuando ofrecemos tantas investigaciones que podría utilizar»

Una imagen mental típica en España es la de sacerdotes con ropajes dorados hablando bien alto desde un púlpito sobre la vanidad, la arrogancia, la ira, la violencia, la lascivia o desear la mujer del prójimo… mientras, escuchan mujeres y ancianas arrodilladas y vestidas de negro, cuyo problema probablemente sea más la baja autoestima y el tener que inventarse dolores de cabeza…

Claramente es más probable que los hombres cometan lo que los católicos consideran pecados mortales. Los hombres tienen una imagen propia inflada un 20 %: piensan equivocadamente que las mujeres les desean, tienen más problemas de gestión de la ira, piensan más frecuentemente en el sexo, están dispuestos a tener relaciones sexuales con desconocidos, tienen más probabilidades de matar o violar…

Las mujeres pueden ser muy buenas maestras, teólogas, psicólogas, trabajadoras sociales… también podría dárseles bien el sacerdocio, y habría menos riesgos ¿no?

Por supuesto. Las mujeres tienen la ventaja de tener un cuerpo calloso cerebral más grande y cerebros más simétricos. Es extraño que el feminismo rechace la biología evolutiva cuando ofrecemos tantas investigaciones que podría utilizar. Las mujeres funcionan bien en roles pastorales y tienden a estudiar y comprender bien el comportamiento humano. Suelo decir a mis alumnos: «Si lleváis seis meses saliendo con una chica y ella no os conoce mejor que vosotros mismos, ¡es un chica de pocas luces!» [Ríe].

La visita de Robert Trivers fue financiada mediante el proyecto MINECO Retos DER DER2016-80471-C2-2-R y el European Research Council Grant agreement 648610 (acrónimo: Family Justice).

1 El último libro ha sido traducido al español como La insensatez de los necios: La lógica del engaño y el autoengaño en la vida humana (Katz, 2013).

(Volver al texto)

2 «Evolutionary science, family structures and human rights», que tuvo lugar el 28 de noviembre de 2017 en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

(Volver al texto)

3 Publicado en español como Vida indómita: Aventuras de un biólogo evolutivo (Antoni Bosch, 2017).

(Volver al texto)

© Mètode 2018 - 98. Elogio de la vida - Verano 2018

Investigadora ICREA, codirectora del UPF Center for Animal Ethics y presidenta del Proyecto Gran Simio España.