Eugènia Balcells

Eugènia Balcells abrió el espacio Laboratori d’Arts Santa Mònica el 23 septiembre de 2009. El proyecto expositivo Frecuencias metabolizó por primera vez el ADN de la planta más elevada del convento de la parte baja de la Rambla de Barcelona. Dudo de que hubiese existido mejor elección a la hora de dar la primera forma a este lugar de experiencia y de conocimiento científico a través del arte. El proyecto de Balcells, tan bien acompañado por Eulàlia Bosch, tocaba todos los aspectos que el espacio Laboratori aspiraba a desarrollar y ofrecía un abanico de posibilidades inimaginables en el preproyecto concebido con Vicenç Altaió a través de un convenio con la Universitat de Barcelona. 

Se podría hablar del gran valor de su trayectoria artística, pero aquí toca más bien hablar del vínculo estricto que Eugènia Balcells mantiene con la ciencia. La relación es a menudo sutil, como pudimos ver en exposiciones como «Ver la luz», que acogió el MACBA en 1996.

Bajo esta perspectiva, el proyecto Frecuencias en su conjunto responde a una cristalización de la ciencia alternativa a las que se solidifican en la mayoría de museos de ciencia. La luz, una vez más, figuraba como tema fundamental pero ahora se acerca a la carnalidad de la materia. Por una parte, Rueda de color mostraba el cosmos enrrollado. Una película de infinidad de grietas y sin principio ni final pero clasificada a través de los siete colores propuestos por Newton. La monumentalidad de la obra residía en el esfuerzo quimérico de acumular imágenes en movimiento del cosmos. La artista, de formación arquitecta, añadía una ligera monumentalidad con una rueda de palas de seda. En cierta medida, el artefacto deshace el camino iniciado por Newton. Si el prisma rompía el conjunto para ir al detalle colorista de la luz, la estructura de seda levantaba holográficamente el conjunto del cosmos a partir de miles de películas clasificadas sobre su tonalidad. Todavía ahora algunos recordamos que el espacio de la instalación se convertía así en un espacio de aprendizaje. La Merce Cuningham Dance Company desveló parte de su metodología de trabajo construyendo la complejidad del movimiento coreográfico a través de sencillas reglas de comportamiento. 

Al movimiento de los bailarines seguía aquellos dos días de noviembre una danza similar a la relación entre luz y materia según los principios de la física cuántica. La temperatura excita un átomo y el átomo responde a la vibración liberando fotones que al mismo tiempo recogen otros átomos y el intercambio continúa hasta el infinito siguiendo el ritmo de Rueda de color. La luz de un elemento de la tabla periódica tiene una colección de frecuencias hertzianas, un código de barras que desencripta la identidad de la materia observada. Frecuencias fue el título del conjunto del proyecto, pero también una instalación artística puerta de entrada al conjunto de la exposición. El visitante recorría un mar lumínico de espectros atómicos de los elemento de la tabla periódica. Eugènia rinde así un homenaje a los elementos de la tabla periódica de Mendeleiev, a la esencia matérica de la que todos estamos hechos. Otro pasillo de la exposición también tenía colgada una tabla periódica gigante. Cada miembro de la parrilla correspondía a un elemento con la información del elemento, pero el fondo no era naranja o amarillento como en la mayoría de las tablas periódicas al uso. El fondo mostraba las líneas espectrales atómicas con sus colores. Una mirada cruzada, absolutamente inédita, permitía también entrever una cierta estructura global invisible para la tabla periódica naranja de los químicos o las líneas espectrales de los físicos. Ambas disciplinas convergían.

La exposición cerraba las puertas en Barcelona el 29 de noviembre de 2010 con gran afluencia de visitantes. Demasiado pronto. Fue muy significativa la afluencia, instigada por Eulàlia Bosch, de centros educativos que, tras la visita, iniciaron proyectos académicos ligados a la experiencia recibida. Más de un año después, el proyecto Frecuencias no ha dejado en ningún de momento de acompañarnos. 

Josep Perelló. Profesor del departamento de Física Fundamental, Universitat de Barcelona.
© Mètode 69, Primavera 2011.

 

«Eugènia Balcells rinde homenaje a los elementos de la tabla periódica de Mendeleiev, a la esencia matérica de la que todos estamos hechos»

Número 69 (2011): Afinidades electivas

{rokbox album=|3152| text=||}images/stories/MetodArt/Eugenia_Balcells/RodaColor_b.jpg{/rokbox} {rokbox album=|3152| text=||}images/stories/MetodArt/Eugenia_Balcells/Brindis_b.jpg{/rokbox} {rokbox album=|3152| text=||}images/stories/MetodArt/Eugenia_Balcells/Frequencies_b.jpg{/rokbox}  
Eugènia Balcells. Rueda de
color
, 2009. Instalación multimedia.
Eugènia Balcells. Brindis
(invitación a la abundancia)
, 1999.
Instalación multimedia.
Eugènia Balcells. Frecuencias,
2009. Instalación multimedia.
   
© Mètode 2012

Membre del comitè organitzador d’«Expanding the Space». Professor lector de la Universitat de Barcelona. Departament de Física Fonamental.