Fridtjof Nansen, la ciencia al servicio de la humanidad

112-66

«La expedición de Nansen llegó al punto más septentrional nunca antes conseguido e hizo aportaciones científicas destacables sobre oceanografía, el clima, hidrografía, formación de hielos y estudio de la fauna»

Nacido en Christiania, nombre de la actual Oslo, en el seno de una familia de juristas, Fridtjof Nansen (1861-1930) fue desde joven un apasionado de la naturaleza. Estudió zoología en la universidad y empezó a trabajar en el Museo de Historia Natural de Bergen, donde inició investigaciones sobre el sistema nervioso de los animales marinos, siguiendo el magisterio de Golgi, aunque Nansen era partidario de la teoría neuronal de Cajal. A pesar de su interés por la investigación de laboratorio, la naturaleza le atraía más, y entre agosto y octubre de 1888 se lanzó a la aventura de cruzar por primera vez Groenlandia de este a oeste, una distancia de 500 kilómetros, sobre unos esquís a una temperatura de –45º. Y allí permaneció durante todo el invierno para estudiar la vida de los esquimales.

113b-66

Dibujos realizados por Fridtjof Nansen y sus compañeros durante su primera expedición a Groenlandia en 1888 para estudiar la vida de los esquimales.
© Norsk Polarhistorie

Al volver a Noruega, Nansen enseñó en el Instituto Zoológico de Oslo y publicó dos libros: La primera travesía de Groenlandia (1890) y Vida de los esquimales (1891). Poco después presentó en la Sociedad Geográfica Noruega el proyecto de una expedición marítima hacia el polo norte. La diseñó con la intención de superar el fracaso previo del barco La Jeanette en un intento anterior, causado por la fuerza del hielo, que rompió la nave. Con los fondos obtenidos, hizo construir el Fram (“Adelante”), un barco diseñado para soportar la presión del hielo haciéndolo elevarse sobre él. Subió a bordo carburante, alimentos, documentos e instrumentos científicos para una expedición de dos o tres años. En 1893 el Fram se dejó llevar por la deriva entre el hielo hacia el Ártico en un viaje que duraría más de tres años.

113c-66

El barco Fram, construido por orden de Fridtjof Nansen. Diseñado para soportar la presión del hielo, Nansen lo utilizó durante su segunda expedición al Ártico.
© Bibliothèque Interuniversitaire de Lettres et Sciences Humaines, Lyon

La expedición de Nansen cruzó por primera vez el océano Ártico, descubriendo la existencia de una profunda cuenca polar. Después de más de un año a la deriva del hielo, Nansen y su acompañante, Hjalmar Johansen, llegaron a la convicción de que la corriente no les llevaría nunca hasta el polo norte y el 14 de marzo de 1895 decidieron abandonar el barco y buscar el polo norte a pie. Tuvieron que renunciar a su objetivo y finalmente volvieron a encontrar el Fram en el puerto de Tromsoe. El 9 de septiembre atracaron en el puerto de Oslo aclamados por la población. A pesar de no haber conseguido su objetivo, la expedición llegó al punto más septentrional nunca antes alcanzado e hizo aportaciones científicas destacables sobre oceanografía, clima, hidrografía, formación de hielos y estudio de la fauna. Nombrado profesor de zoología y oceanografía en la Universidad Real Frederick de Oslo, Nansen publicó seis volúmenes sobre la expedición y sus observaciones científicas.

113-66

© George Grantham Bain Collection (Library of Congress)

Además de una destacable carrera científica y de explorador de la naturaleza en condiciones extremas, Nansen fue un luchador por la independencia de Noruega y, a pesar de su ideología republicana, defendió finalmente la opción monárquica por razones pragmáticas. Al declararse la independencia, Nansen fue nombrado primer embajador de Noruega en Londres (1906-1908), sin dejar por ello de participar en expediciones oceánicas. Durante la I Guerra Mundial fue jefe de la delegación que negoció en Washington un acuerdo para el suministro de alimentos a las zonas bloqueadas por la guerra y al acabar el conflicto fue nombrado alto comisionado de la Sociedad de Naciones para el intercambio de prisioneros y ayuda a los refugiados rusos. Creó el pasaporte Nansen, un documento internacional de identidad que permitió liberar y repatriar a más de 450.000 prisioneros. En 1921 dirigió una campaña de la Cruz Roja contra la crisis de hambre que devastaba zonas rurales de Rusia. Además hizo de mediador internacional en los conflictos entre Grecia y Turquía y en la guerra entre Armenia y Turquía. El 10 de diciembre de 1922 recibió el premio Nobel de la Paz.

Figura emblemática en su país, recibió todo tipo de honores y reconocimientos antes y después de morir. El Fram se puede ver todavía en el museo de la isla de Bygdøy, cerca de Oslo. La biografía científica y humana de Nansen refleja la importancia del espíritu científico y el compromiso político y humano de la ciencia durante el período crítico de las primeras décadas del siglo xx.

© Mètode 2011 - 66. Onda verde - Número 66. Verano 2010

Catedrático de Historia de la Ciencia de la Universitat de València.