Los helechos: los inventores de la madera

Mundo sin flores, frutos ni semillas.
Mundo verde, de inmensas hojas finamente cinceladas
en encajes que tamizan la luz del sotobosque
.
Jean-Marie Pelt

Se trata de vegetales con caracteres muy antiguos que los botánicos denominan pteridofitos: pteris, del griego, que quiere decir “forma de ala”, y fito, que quiere decir “planta”. Los helechos dieron un paso adelante en la conquista de la Tierra por las plantas. Las raíces y las hojas, denominadas frondas, disponen de una capa impermeable para no perder la humedad. Con una altura de 18 a 25 metros, llegaron a formar grandes bosques. Actualmente, hay bosques de helechos en Australia, América y África, lugares con humedad y calor. Hoy te proponemos una actividad para la que hay que tener paciencia.

Así de bonito quedará tu invernadero.

Actividad

Nombre: Crea tu propio invernadero de helechos.

Destinatarios: Niños y niñas a partir de seis años.

Grado de dificultad: Medio.

Materiales:

•  Helechos con esporas, fíjate en la parte de abajo de las hojas, verás una especie de manchas de color marrón. Trozos de helecho con tallo y raíces (los esquejes) (foto 4).

•  Una hoja de papel blanco.

•  Un bote grande que nos permita meter las manos dentro y con tapa. Es preferible que reutilices uno. Será el invernadero.

•  Grava de grano pequeño.

•  Sustrato, mejor negro. Este color indica que tiene mucha materia orgánica.

•  Un pulverizador. Puedes utilizar los de la limpieza, pero que esté totalmente limpio.

•  Agua, la mejor es sin cal, puede ser mineral o la podemos obtener hirviéndola para quitarle el cloro y la cal.

Con esta actividad queremos que los niños y niñas conozcan los helechos, qué son las esporas y cómo viven. También que es fácil tener un jardín a nuestro alcance. Las plantas inferiores tienen un ciclo vital con dos estadios y uno es el que conocemos como helecho. La parte de las frondas tiene unas manchas de color marrón; son los esporangios, donde se encuentran las esporas, por eso se llama esporófito. Las esporas tardarán entre dos y cuatro meses en dar lugar a otro individuo, el protalo o gametofito. Éste es muy pequeño y tiene forma de corazón. Tiene unas pequeñas células que harán un helecho que con el tiempo tendrá las esporas que le permitirán comenzar un nuevo ciclo. Para hacer el invernadero, puedes sacar diferentes tipos de helechos. Unos son para hacer los esquejes y otros para obtener las esporas. Como decíamos antes, el tiempo de germinación de una espora hasta que forma el protalo es de dos a tres meses. Para que el invernadero no esté vacío tanto tiempo, plantaremos unos esquejes hasta que podamos ver los nuevos helechos.

El protalo o gametofito es muy pequeño y tiene forma de corazón.
© Ana Ibars

Procedimiento

El primer paso es recoger las esporas que hay en las hojas. Por eso hay que dejar las frondas de los helechos sobre un papel blanco, hacia abajo, un día o dos, para que vayan cayendo al papel (foto 1).

Entretanto iremos preparando el invernadero. Cogéis el bote; podéis ponerlo de lado. Es importante el tamaño del bote porque aún hay que poner las esporas. Introducimos la grava (foto 2), que facilita el drenaje de la tierra. Después, el sustrato, que hay que aplastar con los dedos hasta aplanarlo (foto 3). ¿Ya lo tenéis? Y ahora la parte más divertida, a plantar los esquejes de los helechos (mirad las fotos 5-6, que os ayudarán a plantarlos como es debido). Recordad que tenéis que compactar la tierra a su alrededor.

Después hay que esparcir las esporas. Quitamos las frondas y doblamos el papel por la mitad para recogerlas (fotos 6-7). Cogemos el papel con las esporas y con cuidado, ya que son muy pequeñas. Hay que esparcirlas como si estuviéramos sembrando simientes (foto 8). Sólo falta rociar con agua y esperar. Mientras los esquejes van arraigando, las esporas irán germinando. Comprobaréis el crecimiento, es decir, la germinación de las esporas, por los cambios en la tierra, que se volverá de color verde. Habrá que esperar tiempo, quizá tres o cuatro meses, hasta que el invernadero esté todo lleno. Recordad que hay que cerrar el bote y que siempre tiene que estar húmedo. Por ello no le debe dar directamente el sol nunca.

Mª José Carrau, Olga Ibáñez, Pepa Rey
. Gabinete de Didáctica del Jardín Botánico de la Universitat de València.
© Mètode 48, Invierno 2005/06.

 

Secuencia de la práctica.
© Gabinete de Didàctica del Jardín Botánico de la Universitat de València

 

 

La parte de las frondas tiene unas manchas de color marrón; son los esporangios, donde se encuentran las esporas, por eso se llama esporófito.
© Gabinete de Didáctica del Jardín Botánico de la Universitat de València

 

 

 

 

 

 

 

© Mètode 2014 - 48. Fotogramas de ciencia - Disponible solo en versión digital. Invierno 2005/06