Ciencia y cómics

Science and Comics. Teenagers Grasp Science through Comics”. Recent studies indicate that young people today show less and less interest in scientific issues. A number of authors have tried using comics as a means of catching teenagers’ attention, using a medium and language adapted to their ways of thinking and speaking. A few examples of scientific comics, aiming to achieve enjoyable and entertaining popularization, are shown and analyzed in this paper.

Algunos estudios recientes¹² muestran que los jóvenes parecen cada vez más desinteresados por la ciencia. Resultados escolares mediocres en las asignaturas científicas, elección de estudios que privilegian las ramas de la sociología o de la economía, los jóvenes se han vuelto prácticamente alérgicos a la enseñanza de las ciencias. Utilizar éstas mediante el teléfono móvil, los juegos electrónicos o el coche de mamá, sí. Pero entender la ciencia que se esconde detrás de todos estos utensilios, sin embargo vitales para ellos, eso no.

Pero, ¿en qué se convertirán mañana nuestros países europeos si ya no fomentamos la vocación hacia el aprendizaje de las ciencias y de las técnicas que en ellas subyacen? En efecto, las proyecciones establecidas por la DG de Investigación de la Comisión Europea indican que será necesario contratar unas 740.000 personas en los sectores de la innovación en Europa de aquí al año 2010. La elite científica empieza, pues, a moverse. Desde la “Primavera de las ciencias” en Bélgica, hasta la “Semana europea de las ciencias y de la tecnología” en España, pasando por la “Semana de la ciencia” en Francia, se llevan a cabo numerosas acciones, de una manera organizada o esporádica y solitaria en numerosas universidades, centros de investigación, laboratorios y empresas privadas. Se desarrollan museos o centros de ciencia, se multiplican las exposiciones temporales. Un poco por toda Europa, se lanzan concursos/exámenes sobre temas científicos. Las ciencias han suplantado a las letras en algunos bares y cafés. E incluso los mercados se animan con experimentos científicos.

Así que hay que “cebar” de ciencia a los jóvenes. Caricaturizando hasta el extremo, como las ocas, los jóvenes han de ingerir la ciencia para que algún día sean capaces de reemplazarla para nuestra supervivencia económica. De esta manera, la ciencia ha de hacerse divertida, entretenida. El lenguaje utilizado debe adaptarse a los modos de pensamiento y de discurso de nuestros jóvenes adolescentes, para quienes la lectura de novelas o de ensayos se ha convertido prácticamente en una actividad de otro mundo.

Figura 1. Tabla de Energétiquement vôtre, de Jean-Pierre Petit, Editions Belin, 1990.

Así, el recurso al cómic es cada vez más utilizado. Desde esta perspectiva, es evidentemente imposible ignorar las aventuras de Anselme Lanturlu, en dieciocho volúmenes, de Jean-Pierre Petit (figura 1). Científico muy controvertido por sus ideas especulativas en cuanto a ovnis y extraterrestres, personaje condenado por difamación en el caso Antoine Giudicelli, este director de investigación del FNRS había reorientado toda su enseñanza dirigida a estudiantes de una licenciatura de filosofía de la Facultad de Letras de Aix-en-Provence, mediante una proyección de figuras y de imágenes que creaba utilizando su talento de dibujante. Más tarde, el matemático Christopher Zeeman le sugirió utilizar este método de enseñanza de las ciencias para llevar éstas al público en general. Sus álbumes han sido traducidos a ocho lenguas, con algunas variantes para adecuarse a las reglas éticas de algunos países.

Sensibilizada por los problemas medioambientales a los que nuestro planeta ya está sometido, la dibujante/guionista Violette le Quéré ha concebido en la colección “Okisé” de las Ediciones INRA una serie de cómics dirigidos a un público tan variado como son los maestros, los niños y el público general. En ellos se abordan los problemas del suelo y del agua, de los ecosistemas y del mantenimiento de la biodiversidad. Realizados en colaboración con profesores y niños, estos cómics están construidos como auténticas investigaciones policíacas. En Operación diatomeaEl agua, el suelo (figura 2), un cereal asesino acaba de iniciar su ataque ¿Resultarán dañados el suelo y el agua? Curiosamente, el Instituto Okisé acaba de lanzar un nuevo “okicidio”. Las sospechas flotan en el aire y los ases del ecosistema tienen que aceptar el desafío.

Figura 2.  Tret d’Opération DiatoméeL’eau, le sol, de Violette le Quéré (Editions INRA, col. “Okisé”).

A veces, un solo personaje de cómic es utilizado a lo largo de una revista mensual de ciencias, como Cosinus en ediciones Faton. Este personaje dinamiza la puesta en página y despierta el interés del joven lector. En esta misma revista mensual, un folletín de cómic vuelve a trazar la vida y la obra de Richard Feynmann (figura 3). Así el cómic es utilizado también para transmitir fragmentos de la historia de la ciencia, como la conquista de la luna en la revista mensual Images DOC que edita Bayard Presse Jeune (figura 4).

Figura 5. Sacado de la mesa 4 de Rendez-vous en 2009, de Bob de Moor.

Algunas empresas o grupos de empresas, asustadas por el poco interés que suscitan las ciencias y conscientes de que los trabajos científicos son desconocidos por el público en general, han decidido emprender campañas de promoción de las áreas técnicas y científicas. Es así como la Fedichem (Federación de las Industrias Químicas de Bélgica) ha producido el cómic Cita en el 2009 (figura 5), que tiene por objetivo dar a conocer el sector de la química en el mundo de los docentes, de los discentes y de los jóvenes en general. Junto con el talento del dibujante Bob de Moor, este cómic pretende llamar la atención sobre el hecho de que algunas de las tecnologías que aún estaban en fase experimental a finales de los años 1980 habrán entrado de lleno en la vida cotidiana en el 2009.

Figura 6. Ítem del cuestionario “Tintín y las fuerzas”, de Jean-Philippe Devries.

Más que utilizar el cómic como objeto de promoción o de divulgación de las ciencias, puede usarse favorablemente como vector de desarrollo del sentido crítico del niño o del adolescente. Es así como Jean-Philippe Devries, profesor de Física, que actualmente imparte clases en Parempuyre, cerca de Burdeos, ha creado especialmente para la red un cuestionario sobre las nociones de fuerza, peso, masa y equilibrio basándose en las ilustraciones de Tintin, figura 6.



Figura 7. Extraído de una edición especial de Science & Vie titulada, Tintin chez els savants.

Siguiendo la misma óptica, una edición especial de la revista Science & Vie titulada Tintin chez les savants, Hergé entre science et fiction, dedica más de 150 páginas al lugar que ocupan la ciencia y los científicos en los numerosos cómics de Tintín.³ Se pone un énfasis particular en la conquista espacial, pero numerosos “bocadillos de ciencia” analizan, en un lenguaje sencillo e imaginativo, el carácter plausible de algunas de las acciones, de las realizaciones o de las aventuras de Tintín y de sus compañeros. ¿Es posible hacer que huya un elefante utilizando una lupa para quemarle la piel de la cabeza? La utilización de la fuerza magnética que existe entre un electroimán y una flecha, ¿puede desviar la avalancha de flechas que los m’Hatouvou lanzan sobre Tintín? ¿Es verdad que el piolet del Capitán Haddock, convertido en alpinista, podría generar rayos? (figura 7). Y la clásica: ¿Por qué Hergé se equivocó en el orden de los colores del arco iris? En esta revista, la naturaleza está presente: los paisajes y los animales de Hergé ¿son reales o míticos? Y qué decir de la matanza de animales que Tintín, en los primeros álbumes, cazaba sin ningún miramiento. Finalmente, leer a Tintín a medida que pasan los años permite volver a trazar, en parte, una evolución de la ciencia y de la técnica.

Figura 8. Tablas 5 (arriba) y 5’ (abajo), extraídas de Nogegon, de Luc y François Schuyten (Les Humanoïdes Associés).

     Para acabar, notemos que, de una manera anecdótica, los conceptos científicos pueden servir para construir la estructura de un cómic. Así, el palíndromo (normalmente, palabra o frase que se puede leer en los dos sentidos, empezando por la derecha o por la izquierda) le sirve de estructura al álbum Nogegon (figura 8) de Luc y François Schuyten. En este cómic, la simetría matemática de posición se verifica por las diferentes tablas: 1ª tabla (página 1) y última tabla (página 1’), 2ª tabla (página 2) y penúltima tabla (página 2’)…).

1. El estudio PISA (Program for International Student Assessment) tiene por objetivo evaluar en que medida los alumnos que están acabando la enseñanza obligatoria poseen realmente los conocimientos y las calificaciones requeridas para ejercer plenamente su papel en la sociedad. El estudio se ocupa de la capacidad de lectura, la cultura matemática y la cultura científica. También vigila otros factores, como la importancia del nivel social y profesional de la familia o del gasto público en  educación. (Volver al texto)
2
. Un sondeo europeo reciente muestra que el 67% de los jóvenes estiman que las clases de ciencias en el colegio son poco atractivas; el 53% de los jóvenes están poco interesados por la ciencia y el 42% piensa que las carreras científicas tienen poco valor. (Volver al texto)
3
. Consultad también Lehoucq, R. y R. Mochkovitch, 2003. Mais où est donc le temple du soleil?, Flammarion. (Volver al texto)

Martine Jaminon. Directora de la Maison de la Science de Liège. Profesora de la Université de Liège, Bèlgica.
© Mètode 41, Primavera (Mayo) 2004. 

 

«Los jóvenes han de ingerir la ciencia para que algún día sean capaces de reemplazarla para nuestra supervivencia económica»

 

Figura 3. Extraído de “Richard Feynmann, scientifique hors normes”, Cosinus, núm. 37. 

 

«La ciencia ha de hacerse divertida, entretenida. El lenguaje utilizado ha de adaptarse a las formas de pensamiento y de discurso de nuestros jóvenes adolescentes»

 

Figura 4. Extraído de Images DOC, núm. 127 (Bayard Presse Jeune).

 

«Numerosos “bocadillos de ciencia” analizan, en un lenguaje sencillo e imaginativo, el carácter plausible de algunas de las acciones»

© Mètode 2013 - 41. Disponible solo en versión digital. Ciencia animada - Primavera 2004

Directora de la Maison de la Science de Liège. Profesora de la Université de Liège, Bèlgica.