Recuperar el paisaje

72-68
72-68
© Pere Durán
© Josep Monfort
Fotomontaje: José Luis Iniesta

Una de las causas de la actual crisis ha sido nuestro modelo de gestión del territorio, heredero del boom urbanístico de los años sesenta y setenta. Esta huella aún se puede observar en gran parte de nuestro paisaje, y nos recuerda que es necesario emprender un camino hacia una nueva cultura del territorio sostenible y alejada de los excesos del pasado. 

El paraje de Tudela (a la izquierda), en el cabo de Creus (Girona), recuperó su paisaje original el pasado verano. Durante más de cuarenta años esta zona había estado ocupada por el Club Mediterranée, una ciudad de vacaciones en la que los visitantes habían disfrutado del privilegio de un paraje natural como destino turístico. Después de meses de trabajos difíciles y costosos, durante los que se ha llevado a cabo la demolición manual de 443 edificaciones, esta reserva natural ha recuperado su paisaje original. 

En el Parque Natural de la Albufera de Valencia, en la Dehesa de El Saler, aún quedan restos de lo que pretendía ser una gran urbanización planificada también en los años sesenta, como  podemos ver en las imágenes de esta página. Las torres de apartamentos sobreviven enmedio de un paraje natural (arriba a la derecha). Nos hemos preguntado cómo sería recuperar el paisaje de la Dehesa, tal y como se ha hecho en el cabo de Creus, si estos edificios desaparecieran (abajo a la derecha).

Anna Mateu. Periodista (Universitat de València).
© Mètode 68, Invierno 2010/11.

   
© Mètode 2011 - 68. Después de la crisis - Número 68. Invierno 2010/11

Jefa de redacción de Mètode.