Dedicarse a la ciencia en tierra hostil

sao-portada
sao-portadaLucía Sapiña

La ciencia que se hace en el País Valenciano cuenta con los profesionales y los conocimientos necesarios pero necesita mayor inversión y un contexto más adecuado para que pueda desarrollarse. Esta es una de las ideas expuestas en el debate celebrado el 7 de octubre en Valencia para hablar sobre la situación actual de la ciencia valenciana. El acto estuvo organizado por la revista Saó, Espai Ciència, la Cátedra de Divulgación de la Ciencia de la Universitat de València y la librería 3i4. El acto contó con la participación de José Pío Beltrán, coordinador institucional del CSIC en la Comunidad Valenciana; Pilar Campins, vicerrectora de investigación de la Universitat de València; Fernando Sapiña, director del Instituto de Ciencia de los Materiales de la Universitat de València y Vicent Boscà, director de la revista Saó.

«Si trabajar en ciencia en España ya es hacerlo en tierra hostil, la cosa es peor si se habla del País Valenciano», afirmó José Pío Beltrán. Y entre las razones de este contexto poco propicio para dedicarse a la ciencia señaló la insuficiente inversión pública y la existencia de un tejido empresarial de carácter tradicional que demanda escasa innovación tecnológica. Añadió que es necesario identificar bien cuál es el contexto en el que se quiere que participe la ciencia valenciana: «si queremos tener influencia, tenemos que jugar en la competición internacional y tenemos que ser capaces de atraer el talento. Ahora no quieren venir porque aquí es complicado trabajar».

A pesar del contexto, José Pío Beltrán destacó que en el País Valenciano se sabe hacer ciencia: «hay muy buenos profesionales y tenemos centros de investigación excelentes». Y citó tres áreas en las que considera que la ciencia valenciana es fuerte y está preparada para innovar: la química, la física y la biología.

   
sao-dins-550Lucía Sapiña    

APUESTA CONTINUADA

Tanto José Pío Beltrán como Pilar Campins, vicerrectora de investigación de la Universitat de València, apostaron por la sinergia entre instituciones investigadoras y destacaron propuestas como la de VLC-CAMPUS, impulsada conjuntamente por la Universitat de València, el CSIC i la Universidad Politécnica de Valencia.

Pilar Campins insistió en el papel de la universidad «no solo como transmisora sino como generadora de conocimientos». Afirmó que el mundo de la investigación ha cambiado y que hay que adaptarse a este nuevo escenario: «la investigación es más complicada hoy en día, es más internacional, más competitiva y en red». Por tanto, «es preciso mantener la masa crítica de investigadores. Es una reivindicación que todos tenemos que hacer nuestra si queremos que la ciencia avance y que lo haga de manera continuada», destacó. Campins lamentó «que los científicos formados en nuestro entorno estén dando sus frutos en otros países». Igualmente apuntó que la formación de los investigadores «es fundamental» y va criticar la disminución del número de becas. Sobre este punto explicó: «las universidades hemos iniciado programas para paliar esta situación, pero no es suficiente».

En su intervención, Fernando Sapiña, director del Instituto de Ciencia de los Materiales de la Universitat de València, manifestó que la escasa inversión «está reduciendo la diversidad de los grupos de investigación porque muchos están quedándose sin financiación». Igualmente, insistió en que la investigación y la innovación se basan en el conocimiento científico y que «es necesaria una inversión constante». Sapiña destacó que el gobierno federal de los Estados Unidos invierte de manera continuada en ciencia y que eso ha contribuido al éxito de empresas que actualmente son punteras en innovación y tecnología. Y lanzó algunas preguntas: «¿Qué inversiones se han hecho en Europa? ¿Y qué países controlan y determinan la inversión europea? El estado español, no» manifestó.

Vicent Boscà, director de la revista Saó, reconoció que estaba «impactado» por la realidad había descubierto y concluyó que «ante la triste situación que se vive, hay que dar las gracias a la gente que trabaja cada día en ciencia y, que además, lo hace muy bien». También José Pío Beltrán pidió: «Acercaos a los científicos valencianos, mirad lo que hacen y os sorprenderá».

Lucía Sapiña. Observatori de les Dues Cultures. Revista Mètode.
© Mètode 2014.

 

 

 

 
© Mètode 2014

Observatori de les Dues Cultures, revista Mètode.

Llicenciada en Periodisme per la Universitat Autònoma de Barcelona i Màster en Història de la Ciència i Comunicació Científica per la Universitat de València. És membre de l’Observatori de les dues cultures, grup d’investigació pluridisciplinari de la Universitat de València que analitza les relacions entre periodisme i ciència. Actualment, la seua recerca se centra en la comunicació del càncer, tant en la premsa com en les xarxes socials.