Göran K. Hansson

goran-hansson
goran-hanssonRicardo Campi

Göran K. Hansson (Gotemburgo, 1951) abre las puertas de su despacho en el Nobel Forum del Karolinska Institutet en la capital sueca a la revista Mètode. En la sala principal de este emblemático edificio él mismo desvela en su derecho como Secretario del Nobel Assembly una de las noticias científicas más importantes de cada año: el Premio Nobel en Medicina o Fisiología. Este extrovertido científico, de rostro serio pero de ojos ágiles, es un reconocido experto en el campo de la interacción entre sistema inmune y aterosclerosis. No sólo otorga premios sino que acumula para sí más de una docena de galardones internacionales, entre los que destacan el premio Anitschkow por parte de la Sociedad Europea de la Aterosclerosis y el Premio al Servicio Distinguido de la Asociación Americana del Corazón. Además, también pertenece a la Real Academia Sueca de Ciencias y a la Academia Europa.

Durante la entrevista el profesor Hansson nos desvela en un tono informal el pasado, presente y futuro del premio más prestigioso en ciencia que, por ejemplo, ha visto reducida su dotación en un 20% para poder asegurarse su propia supervivencia. Para este médico reconvertido en investigador el legado y el análisis minucioso de cada trabajo son la clave del Premio Nobel. Por otro lado el doctor Hansson nos muestra su preocupación sobre los abusivos recortes de los presupuestos destinados a financiar la investigación en nuestro país y manda un claro mensaje: recortar en ciencia significa recortar en el futuro.

¿Cómo es la vida del Secretario del Nobel Assembly?
Es divertido, muy divertido. Es la mejor forma de continuar con la educación como científico ya que tienes la oportunidad de leer los mejores artículos, la mejor ciencia y además premiarla. Todo un orgullo. Pero también requiere de mucha responsabilidad.

¿Cómo termina Göran K. Hansson aquí? ¿Lo planeó desde el principio?
No, no… Yo nunca me planteé este trabajo. Conseguí la plaza de profesor en el Karolinska Institutet, estaba previamente en Gotemburgo, hace unos 18 años. Luego, después de un par de años, fui elegido para el Nobel Assembly como miembro general del comité, concretamente en 1998. Y entonces realicé varias tareas aquí. Cuando el secretario anterior se retiró entonces pensé que ser el secretario sería una idea fenomenal. Me veía con ganas. Y mira, aquí estoy. Pero este no es mi principal trabajo, esto es sólo un 30% del total de mi tiempo de trabajo.

¿Es difícil decidir quién se merece el Premio Nobel? ¿Se hacen largas esas reuniones?
Trabajamos muy duro. Mira, te lo voy a explicar adecuadamente. Tenemos varias reuniones a lo largo del año, comenzando en febrero cuando nos llegan las nominaciones, seguido de reuniones que abarcan prácticamente todo el día en marzo, que es cuando discutimos cada una de las nominaciones de entre las 350-400 que normalmente recibimos. Además también nos ponemos en contacto con los comités de física y química para ver si existen posibles candidatos comunes. Después de esto tenemos una reunión clave en la que se seleccionan los mejores candidatos: se hace una lista muy corta. Ahora es cuando ésta es examinada por expertos, tanto de aquí como de otras partes del mundo. Finalmente, en septiembre continuamos con las largas reuniones donde finalmente reducimos la lista a 3 ó 4, y de éstos se elige a el/la que ganará el Premio Nobel en Medicina o Fisiología. A principios de octubre, a las 11 de la mañana, se dice públicamente.

¿Puede recordar alguna mala época para el Premio Nobel? ¿Alguna crítica que les haya afectado?
¡Oh! Ha habido muchas. Mi anterior asistente solía decir: «El día que no haya una crítica a los Premios Nobel, ese día significará que el premio ha perdido toda su importancia y prestigio». Nosotros apreciamos el debate, ya que eso significa que la gente se preocupa, que el Premio Nobel importa. Nos gusta pensar que es importante identificar los descubrimientos y a sus descubridores, además de enviar un mensaje positivo de progreso a la humanidad sobre la ciencia.

¿Qué aspecto del Premio Nobel le hace sentir más orgulloso?
Sin duda alguna que es el premio más prestigioso. Y que a la gente le importa, le interesa. Además de que es realmente internacional: no tiene fronteras geográficas.

¿Cuál es el secreto para sobrevivir más de cien años y seguir siendo el premio más prestigioso en campos tan competitivos y que avanzan tan rápido como la fisiología o la física?
Yo creo que tiene que ver con una evaluación muy minuciosa. Nuestros compañeros a lo largo del mundo sienten que cuando tomamos la decisión la hemos tomado basándonos en hechos, hechos verdaderos y comprobados, y que hemos hecho un análisis concienzudo. Esto da una credibilidad que ningún otro galardón tiene. También tiene un prestigio basado en un legado de estos cien años, y que cada nuevo laureado siente que él o ella está tras los pasos de Einstein o de Crick… Y esto por supuesto ayuda. Para nosotros es también un desafío el mantener este legado en nuestro tiempo.

La situación actual es muy distinta a la de otro tiempo, ¿ha tenido que adaptarse el Premio Nobel?
Yo creo que si echas un vistazo a los descubrimientos que han sido galardonados hemos cubierto muchos problemas de la época. Por ejemplo cuando galardonamos el aislamiento del virus del sida, y si vamos más atrás, tenemos el aislamiento del poliovirus. Muchos desafíos en el tiempo en que se estaba. También hemos decidido no incluir nuevas áreas, nos mantenemos fieles a las primeras: química, medicina, física, literatura y paz. Economía no es un Premio Nobel sino un galardón que también se entrega en la ceremonia junto con los otros. Pero no creo que vayan a haber más. Quiero decir que no habrá un Premio Nobel en matemáticas o en política medioambiental. Ya hay otras entidades que galardonan estos campos muy importantes, pero nosotros no.

Existen otros galardones que conviven con el Premio Nobel (por ejemplo, tenemos el nuevo Breakthrough Prize in Life Science, patrocinado entre otros por Mark Zuckerberg, de Facebook, y Sergey Brin, de Google, con 3M$ por premio, y la Japan Prize Foundation, con 650.000$ como premio). ¿Cree que representan una competencia para el Premio Nobel? ¿Te preocupa el solapamiento?
Es cierto que existen otros premios importantes que son otorgados en las mismas áreas de conocimiento, por ejemplo los que has nombrado, pero el Premio Nobel sigue siendo el más prestigioso. Por supuesto tendremos que seguir trabajando con la finalidad de mantener el excelente estatus que tenemos ahora.

¿Demasiados premios? ¿Podría esto suponer un serio problema (científicos que se centran en temas o áreas más favorables a obtener un premio en detrimento de asuntos menos importantes)?
No, no lo creo. No creo que nadie se meta en ciencia con la expectación de ganar un Premio Nobel tras 30 o 40 años de trayectoria. El premio viene con el trabajo duro ligado a descubrimientos muy importantes.

 

 

 

 

 

«El Premio Nobel es el galardón más prestigioso. Es realmente internacional»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«No sé si Alfred Nobel se dio cuenta de cuan inteligente esta combinación era»

goran-hansson-2Ricardo Campi 

 

 

 

«El rey de Suecia estaba molesto al pensar que extranjeros pudieran ser recompensados con dinero sueco. Pero se siguió adelante»

En cuanto al futuro del Premio Nobel: ¿durará otros cien años? ¿Seguirá siendo usted el Secretario del Nobel Assembly?
Bueno… (Risas). La segunda pregunta es fácil de responder: yo no seré el secretario dentro de cien años. Y respecto a la primera por supuesto que nos gustaría continuar con ello, es nuestra meta, porque hemos tenido mucho éxito durante estos cien años previos. Y sí, todavía pensamos que el Premio Nobel jugará un rol importante, hoy y mañana. Creo que la combinación es sencillamente brillante. No sé si Alfred Nobel se dio cuenta de cuan inteligente esta combinación era. Todo el mundo tiene una opinión sobre la paz mundial, todo el mundo lee los Premios Nobel en literatura, y la ciencia se ha beneficiado de ello sin duda. Además, el examinar detenidamente y hacer la evaluación más objetiva de los nominados nos facilita el camino, nos da seguridad para un futuro.

¿Por qué cree que el Premio Nobel es tan respetado por la sociedad?
Yo creo que tiene mucho que ver con lo que he dicho antes: la evaluación minuciosa, el legado y tener mucha historia tras de ti. La amplia combinación cubre desde física hasta paz. La gente cree que los galardones que damos son de hecho grandes descubrimientos en ciencia. También porque fue el primer premio internacional, antes todos los premios eran a nivel nacional. Nosotros también tuvimos protestas en Suecia. El rey estaba molesto al pensar que extranjeros pudieran ser recompensados con dinero sueco. Pero se siguió adelante. Esto supuso un gran cambio.

La prensa juega un papel fundamental en la diseminación de la información, y en nuestro caso de la ciencia que hacemos, ¿qué piensa acerca de la presencia de periodistas científicos en algunos periódicos o revistas que carecen de experiencia en ciencia? ¿Cree que podría ser dañino para la ciencia?
Lo primero que tengo que decir es que estoy muy impresionado por los periodistas científicos. La mayoría de ellos son muy buenos. Normalmente ellos son mejores que nosotros a la hora de explicar de qué tratan nuestros temas, nuestros descubrimientos. Son muy buenos mediadores entre nosotros y la sociedad. Y llevan a cabo un trabajo espléndido. Por supuesto que hay situaciones en las que un periodista cubre la noticia de un Premio Nobel y no tiene ni idea sobre el área en la que ha trabajo… Sin embargo, hemos de convivir con esto.

¿Qué piensa acerca de los Cursos Masivos Abiertos Online (en inglés MOOC)?
La verdad es que sé muy poco sobre ellos. Sin embargo, no creo que sean el futuro de la educación ya que el cara a cara entre estudiante y profesor es necesario, es lo que realmente importa.

¿Lee algún blog?
¿Tú has visto los artículos que tengo por leer encima de mi mesa? (Risas) No, porque no tengo mucho tiempo para ello.

¿Por qué cree que es tan fácil recortar el presupuesto en ciencia por parte de los políticos?
La ciencia es el futuro. Así que es peligroso recortar el futuro en cualquier país, en cualquier región… Esto es lo primero que me viene a la mente. Has de evaluar qué es bueno y fuerte y por lo tanto ha de ser apoyado financieramente, y lo que no es tan fuerte… Sin embargo sería una tragedia recortar toda la investigación. Yo sé que España es uno de los países líderes en ciencia y espero que continúe siendo así. De hecho estoy impresionado por cómo la investigación científica ha sido construida en España en los últimos 25 años. Sé que existen problemas financieros, pero la ciencia no puede ser recortada.

Muchos de nuestros estudiantes y jóvenes científicos están abandonando España por la falta de inversión en ciencia, en lo que se llama «fuga de cerebros». ¿Cómo de bien son recibidos los españoles en otros países? ¿Conoces el caso de algún español emigrado?
No podría generalizar por mi posición, pero lo que sí sé es que hay varios científicos españoles investigando en las mejores universidades del mundo. Por ejemplo hay una chica en mi laboratorio. Sin embargo, no puedo opinar nada acerca de si son forzados a salir por falta de inversión. No tengo suficiente información.

Hasta ahora únicamente dos científicos españoles han ganado el Premio Nobel, Ramón y Cajal en 1906 y Severo Ochoa en 1959. ¿Cómo puede ser que un país que ocupa la novena posición en el ranking de ciencia tenga tan poco? ¿Es que hay algún problema sistemático con la ciencia en España?
Yo creo que es necesario mirar atrás, a la historia del siglo XX. España ha superado una guerra civil y una dictadura, y obviamente estos no son los mejores entornos para hacer ciencia. Pero, después del restablecimiento de la democracia, España ha tenido un avance continuo en ciencia. Esto es claro y estoy seguro de que continuará.

¿Cuál es el futuro de un país que está sufriendo una pérdida masiva de sus científicos con más talento?
Es preocupante, muy preocupante para el país. Están recortando en ciencia, están recortando el futuro. Mira por ejemplo Alemania. Alemania era el país líder en ciencia hace unos cuantos años, no hay duda. Cuando Hitler llego al poder, muchos científicos escaparon, como Einstein, y este es el mayor ejemplo de fuga de cerebros de la historia. Ellos se fueron porque eran anti-nazis, judíos… Y Alemania perdió su rango. Y justo ahora ellos han vuelto a lo más alto pero les ha costado muchos años esta recuperación. Este es un mensaje para que todos los países aprendan: no recortes en ciencia o tomará mucho tiempo la recuperación. 

Lamberto J. Torralba Raga. Bioquímico. Karolinska Institutet (Suecia).
© Mètode 2013.

 

 

 

«Estoy impresionado por cómo la investigación científica ha sido construida en España en los últimos 25 años»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«El ejemplo de Alemania es un mensaje para que todos los países aprendan: no recortes en ciencia o tomará mucho tiempo la recuperación»

© Mètode 2013

Bioquímico. Karolinska Institutet (Suecia).