La construcción de género en el ámbito de la investigación

portada-amit
portada-amitEncarna Signes

La investigación con perspectiva de género fue el eje de la XIII Asamblea General de la AMIT, la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas, que el pasado 24 de octubre tuvo lugar en Valencia. La sede del Colegio Mayor Rector Peset fue el lugar de encuentro de más de un centenar de miembros de esta asociación en el que se reflexionó sobre las implicaciones y los efectos de la inclusión de la perspectiva de género en la investigación. Analizada y abordada desde diferentes disciplinas y prismas, en todo momento se incidió en la importancia que conlleva esta perspectiva para la construcción del género.

En el acto de presentación, la directora del Instituto de Estudios de la Mujer, Esther Barberà, insistió en que la investigación con perspectiva de género es imprescindible. Y lo es para explicar des de la teoría la complejidad de la cosas que actualmente pasan: mujeres con un alto nivel de formación, sexualmente liberadas y con medios para conciliar que se encuentran sometidas a modelos «tiranizantes» que inducen a trastornos alimentarios, operaciones estéticas sin límites y maternidades enfocadas con modelos «esclavizantes» como, por ejemplo, la ampliación de la lactancia de los hijos hasta los seis años. El rector de la Universitat de València, Esteban Morcillo, defendió la aplicación de la perspectiva de género como una temática transversal que impregne toda la vida de la universidad e insistió en la necesidad de incorporar esta perspectiva en todos los ámbitos, desde el familiar y la enseñanza primaria, hasta los medios de comunicación y la vida social en general.

Perspectiva de género en el Programa Horizonte 2020

Patricia Reilly, miembro del gabinete de la Comisaria europea de Investigación Márie Geoghegan-Quinn, fue la encargada de presentar los aspectos que sobre la perspectiva de género se incluyen en Horizonte 2020, el Programa Marco de investigación e innovación de la Unión Europea correspondiente al período 2014-2020. Este programa, dotado con 76.880 millones de euros, tiene como objetivo crear una ciencia de excelencia, desarrollar tecnologías que mejoren la competitividad europea e investigar en las grandes cuestiones que afecten a los ciudadanos europeos. El Reglamento de Horizonte 2020 incluye en su artículo 16 que «el programa garantizará la promoción eficaz de la igualdad entre hombres y mujeres y de la dimensión de género en el contenido de la investigación y la innovación». Asimismo, marca como objetivos el equilibrio de género en todos los niveles de los equipos de investigación (siendo un elemento de valoración de las propuestas) y el equilibrio de género en los grupos encargados de la toma de decisiones. Igualmente propone la integración de la dimensión de género en los contenidos de las investigaciones y la innovación de los contenidos, hecho que también se tendrá en cuenta como factor de evaluación.

La construcción del género

Durante la mesa redonda, Pepa Cucó, catedrática de Antropología de la Universitat de València, abordó los diferentes enfoques que las Ciencias Sociales han dedicado a la amistad. Unos enfoques que inicialmente partían de los estereotipos que únicamente aplicaban valores positivos a la amistad entre hombres, como la lealtad, mientras que a la amistad entre mujeres se le negaba esta posibilidad. Es a partir de los años 70 del siglo pasado cuando se aportan nuevos enfoques de género que permiten analizar el rico universo social de la relaciones entre mujeres. En este sentido, Pepa Cucó remarcó que en el actual mundo posmoderno las redes de amigas tienen un potencial inmenso para promover nuevas transformaciones y desplazar el pensamiento androcentrista.

Por su parte Isabel Morant, catedrática de Historia de la Universitat de València, repasó la trayectoria historiográfica de las últimas décadas sobre la historia de las mujeres, en la cual se han dado enfoques diversos, como el de la diferencia, el relacional o el de género. Para Isabel Morant, es preciso continuar con la construcción del género. Reconoce que se ha hecho un camino increíble, que se ha trabajado mucho, pero que posiblemente, ha tenido poca visibilidad. Y añadió que la Historia es una Historia de hombres y de mujeres, y que sin integración, sin las mujeres, no se puede hacer Historia.

 

«Más de un centenar de personas se reunieron en la sede del Colegio Mayor Rector Peset para reflexionar sobre las implicaciones y los efectos de la inclusión de la perspectiva de género en la investigación»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«En el actual mundo posmoderno las redes de amigas tienen un potencial inmenso para promover nuevas transformaciones y desplazar el pensamiento androcentrista»

 

 

 

 

dins-a-550Encarna Signes
La senadora Carmen Alborch y el humorista gráfico Forges son la socia y el socio ad hónorem que la AMIT ha nombrado este año.

  

La investigación biomèdica

En el campo de la investigación biomédica, Flora de Pablo, profesora de Investigación del CSIC, aseguró que la perspectiva de género es imprescindible para que sus efectos sean iguales tanto para los hombres como para las mujeres. Y puso como ejemplo el caso de las enfermedades cardíacas, en las que se registra un infradiagnóstico y un infratratamiento en los infartos y las anginas de pecho de las mujeres. ¿La causa? Entre otras, que los síntomas no son los mismos que los de los hombres: mientras que en los hombres el síntoma más común de un infarto es un dolor en el pecho que se irradia al brazo izquierdo, en las mujeres se presenta con dolor en la boca del estómago, mareos y dolor escapular. Finalmente Miguel Ángel Sanchís, catedrático de Física de la Universitat de València, planteó si se puede considerar la perspectiva de género en la ciencia de manera aislada y llegó a la conclusión de que se pueden adoptar medidas para problemas particulares que contribuyan a un fin más general. De este modo defendió el reconocimiento del mérito y la necesaria promoción de la mujer porque ello repercute en el género humano: en su desarrollo y en el progreso sostenible de la Humanidad en su conjunto. Para concluir el acto, Capitolina Díaz, profesora de Sociología de la Universitat de València y presidenta de la AMIT, fue la encargada de entregar los diplomas de socios ad honórem a la senadora Carmen Alborch y al dibujante Antonio Fraguas «Forges».

La Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas fue creada en el año 2001 y actualmente la integran más de 550 miembros que tienen como objetivo trabajar en la promoción de la igualdad de oportunidades en la investigación y en la tecnología de todas las disciplinas científicas. También pretende hacer más visible la actividad profesional de las mujeres investigadoras y exigir el cumplimiento de las leyes y recomendaciones de la Unión Europa en materia de igualdad.

Empar Pons Barrachina. Periodista.
© Mètode 2014.

 

 

«La AMIT tiene como objetivo trabajar en la promoción de la igualdad de oportunidades en la investigación y en la tecnología de todas las disciplinas científicas»

© Mètode 2014

Periodista, València.