La #ciencia en Twitter

TWITTER
TWITTER
Mètode

Divulgar ciencia en 140 caracteres como máximo. Apenas un titular o una frase ingeniosa para atraer al público. A esta concisión del lenguaje se han tenido que adaptar todos aquellos científicos que, desde el 2006 (año de lanzamiento de Twitter) hasta ahora, han decidido abrirse un perfil en la popular red social. No parece sencillo pero algunos lo han conseguido y con notable éxito.

Recientemente la revista Science ha publicado un listado con los científicos «estrella» a Twitter. Entre ellos destacan aquellos ya conocidos por el gran público a través de programas de televisión y radio como Neil deGrasse Tyson, Brian Cox, Richard Dawkins, Ben Goldacre o Phil Plait, entre otros. La revista quería comprobar en casos concretos cómo funcionaba el llamado «índice Kardashian». Este indicador o «índice-K» fue una provocadora propuesta lanzada este verano por el investigador Neil Hall. En un comentario publicado en Genome Biology, Hall afirmaba que si Kim Kardashian (famosa por estar siempre a los medios de comunicación y no por ningún trabajo o actividad en concreto) tenía millones seguidores en Twitter y, por tanto, un gran impacto en sus comentarios y opiniones, lo mismo podía estar pasando entre la comunidad científica: que hubiese gente famosa por ser quien era y no por sus contribuciones en ciencia. Así, proponía calcular la discrepancia entre el nombre de seguidores de un científico y el de citaciones recibidas por sus trabajos en revistes de impacto. Hall afirmaba, finalmente, que si uno resultaba ser un científico demasiado «kardashiano» tal vez tenía que dedicarse menos a Twitter y más a escribir artículos.

 

 

«Los científicos más mediáticos ¿son peor por el hecho de dedicar parte de su tiempo a la divulgación? Tratar de difundir el conocimiento entre un público amplio y variado, ¿no debería ser considerado un mérito en vez de un inconveniente?»

Publicar o divulgar

La irónica propuesta fue recibida con un intenso debate en las redes sociales en las redes sociales y el propio Neil Hall utilizó su perfil en Twitter (con 1.671 seguidores) para aclarar algunos aspectos del polémico índice-k:

El artículo de Science, que aplicaba esta fórmula a destacados divulgadores científicos, concluía que –incluso en los casos más «kardashianos»– no se podía decir que su fama en Twitter fuese inmerecida ya que acumulaban un gran numero de citaciones.

Evidentemente, al margen de la provocación y de la reacción suscitada, el tema apelaba a un debate en el que está inmersa la comunicación científica. ¿Qué papel juega la popularidad en el reconocimiento de la autoridad científica en una disciplina? ¿Y qué otros indicadores como el «índice-h» que mide el número de publicaciones y citas recibidas en revistas científicas de impacto? ¿Cómo se puede estar interesado en la divulgación un científico si esta no tiene valor curricular?

El análisis de Science ofrecía otro dato interesante y es que la mayoría de los científicos que ocupan los rankings de los más citados por la comunidad científica no se han dejado seducir por Twitter. En la muestra de 50 científicos entre los 100 más citados, según el ranking de Scholarometer, solo una quinta parte tenía perfil identificable en Twitter.

   

TwitterfObia i Twitterfilia

¿Es esta situación similar a lo que ocurre con la ciencia española? En Mètode hemos querido comprobarlo. De los 45 científicos españoles que están entre los más citados según el último listado elaborado por Thomson Reuters, solo siete tienen Twitter. De estos, cuatro presentan escasa o nula actividad (con cero tuits o abandono de más de un año del perfil). Por tanto, únicamente en tres casos encontramos un perfil destacado en Twitter: Carlos Duarte, del CSIC, lidera la lista con 1.262 seguidores. Duarte tuvo activo durante un tiempo un blog sobre ciencia en el diari El Huffington Post. También ha colaborado con artículos en el periódico El País. El segundo lugar lo ocupa Alfonso Valencia, del CNIO, con 1.155 seguidores. Y cierra el ranking Miguel Araújo, también del CSIC, con 360 seguidores. El resto, no tienen un perfil que pueda identificarse.

Aunque sin Twitter, dos de los investigadores más citados sí que disponen de página web propia. Uno de ellos es el químico Avelino Corma, premio Príncipe de Asturias de Investigación en 2014. El otro caso es el de la bióloga Montserrat Vilà.

A pesar de esto, se detecta cierta resistencia a estar presente en Twitter por parte de los autores más citados. Este análisis nos podría llevar a pensar que, como apuntaba Hall, quien está demasiado ocupado escribiendo papers no puede dedicarse a la divulgación en las redes sociales.

   

La Twitteresfera científica española

¿Es esta una dicotomía real o se puede estar entre los científicos más influyentes de la propia disciplina y tener éxito en las redes sociales? ¿Hay algún problema en ser un buen divulgador? Los científicos más mediáticos ¿son peor por el hecho de dedicar parte de su tiempo a la divulgación? Tratar de difundir el conocimiento entre un público amplio y variado, ¿no debería ser considerado un mérito en vez de un inconveniente?

Si damos un vistazo rápido y no sistemático a la Twitteresfera científica española, aunque sus cifras de seguidores queden lejos de las «estrellas» internacionales, podemos encontrar algunas figuras destacadas.

   
1 1. José M. López Nicolás
16.200 seguidores @ScientiaJMLN
Bioquímica. Universidad de Murcia.
bioamara 16. Bioamara
2.279 seguidores @bioamara
Biología y plantología. CSIC.
2 2. Jose M. Mulet
11.700 seguidores @jmmulet
Biotecnología. Universidad Politécnica de València.
canela 17. Enric I. Canela
2.213 seguidores @enriccanela
Bioquímica y biología molecular. Universidad de Barcelona.
3 3. Julio Mayol
9.733 seguidores @juliomayol
Medicina. Universidad Complutense de Madrid.
12 18. Andreu Escrivà
2.201 seguidores @AndreuEscriva
Ciencias ambientales. Universitat de València.
grima 4. Clara Grima
8.851 seguidores @ClaraGrima
Matemáticas. Universidad de Sevilla.
13 19. J. J. Gómez Cadenas 2.113 seguidores @JuanJoseGomezC1
Física. IFIC (UV-CSIC)
4 5. Juan Luis Arsuaga
8.772 seguidores @JuanLuisArsuaga
Paleontología. Universidad Complutense de Madrid. Codirector de Atapuerca.
14 20. Bernardo Herradón 2.013 seguidores @QuimicaSociedad
Química. CSIC.
5 6. Eudald Carbonell
8.613 seguidores @eudaldcarbonell
Paleontología. IPHES. Codirector de Atapuerca.
15 21. José A López
1.901 seguidores @jalguerrero
Biología Molecular. Universidad Autónoma de Madrid.
villatoro 7. Francis Villatoro
7.375 seguidores
@emulenews
Matemáticas y ciencias de la computación. Universidad de Málaga
.
smacip

22. Salvador Macip
1.820 seguidores
@macips01
Medicina. Universidad de Leicester (UK).

quirantes 8. Arturo Quirantes
5.756 seguidores
@elprofedefisica
Física. Universidad de Granada.
16 23. J.M. Bermúdez de Castro
1.775 seguidores
@Jmbdecastro
Paleontología. Codirector de Atapuerca.
6 9. Juan Ignacio Pérez
5.408 seguidores @Uhandrea
Fisiología. Universidad del País Vasco.
17 24. Manel Esteller
1.774 seguidores
@ManelEsteller
Biomedicina. ICREA.
7 10. Esther Samper
5.112 seguidores @Shora
Medicina. Escuela Medica de Hannover (Alemania).
policromica

25. María A. Pérez
1.725 seguidores @policromica
Biotecnología. CNB-CSIC.

8 11. Xurxo Mariño
4.292 seguidores @xurxomar
Biología. Universidad de Santiago de Compostela.
matute 26. Helena Matute
1.689 seguidores
@HelenaMatute
Psicología experimental. Universidad de Deusto.
9 12. Miquel Duran
2.709 seguidores @miquelduran
Química. Universidad de Girona.
sdc 27. Eduardo SdC
1.410 seguidores @edusadeci
Matemáticas. Universidad de La Rioja.
malonso 13. Manuel P. Alonso
2.532 seguidores @MPAlonso
Genética. Universitat de València. 
18 28. Fernando Blasco
1.349 seguidores @fblascoc
Matemáticas. Universidad Politécnica de Madrid.
10 14. Dr. Litos
2.412 seguidores @DrLitos
Bioquímica. Universitat de València.
19 29. Carlos Duarte
1.282 seguidores
@duarteoceans
Ecología marina. CSIC. 
11 15. Joaquín Sevilla
2.295 seguidores @Joaquin_Sevilla
Tecnología electrónica. Universidad Pública de Navarra.
20 30. José R. Alonso
1.277 seguidores @jralonso3
Neurociencia. Universidad de Salamanca (CREC).

Fecha de actualización: 29/09/14.

Evidentemente, este listado está lejos de ser un estudio exhaustivo y seguro que faltan muchos nombres. De hecho, solo se han tenido en cuenta investigadores con publicaciones científicas que superasen el millar de seguidores. Sin embargo, resulta representativo de los perfiles científicos que se pueden encontrar en la red. En este listado encontramos otro elemento, también destacado por Hall y por el artículo de Science, y es la escasa presencia de las mujeres científicas en Twitter. ¿Por qué no se deciden a participar más en el espacio público de las redes sociales? ¿Cuáles son las razones de esta escasa visibilidad?

Nos gustaría saber vuestra opinión y también que nos enviaseis vuestras sugerencias para poder completar la Twitteresfera científica española. ¡Animaos!

Lucía Sapiña. Observatorio de las Dos Culturas. Revista Mètode. Universitat de València.
© Mètode 2014.

Artículos relacionados

Mujeres, ciencia y Twitter . Polémica sobre el artículo «La #ciencia en Twitter».

© Mètode 2014

Observatori de les Dues Cultures, revista Mètode.

Llicenciada en Periodisme per la Universitat Autònoma de Barcelona i Màster en Història de la Ciència i Comunicació Científica per la Universitat de València. És membre de l’Observatori de les dues cultures, grup d’investigació pluridisciplinari de la Universitat de València que analitza les relacions entre periodisme i ciència. Actualment, la seua recerca se centra en la comunicació del càncer, tant en la premsa com en les xarxes socials.