Editorial núm. 82

La ciencia y la literatura han vivido en permanente relación. Los descubrimientos, los inventos, han encontrado eco en las narraciones más extraordinarias. De la misma forma, novelistas y poetas han espoleado la ciencia en varias ocasiones con sus historias de ficción. Pero como en toda interacción, este contacto también ha tenido momentos de división y conflicto, tal y como recuerda el concepto de «las dos culturas», acuñado por Charles P. Snow. Pese a ello, la ciencia y la literatura han tenido que ser compañeras de viaje en numerosos momentos. La novela  ha sido y es un potente vehículo de divulgación de la ciencia; además, ha permitido reflexionar intensamente tanto en lo que respecta a las potencialidades de los avances científicos y tecnológicos como en lo referente a los peligros que podría comportar un incontrolado fervor científico. 

En el presente monográfico, coordinado por el historiador de la ciencia e investigador Pasqual Bernat, se abordan algunas de estas cuestiones desde varias perspectivas. Encontramos reflexiones más generales sobre las influencias entre ciencia, científicos y tecnología en la literatura, pero también aspectos más concretos, como el papel que la ciencia tuvo en la obra de autores como Poe y Verne, las interrelaciones entre literatura y neurociencia, o el papel destacado que representan la tecnología y la robótica en la ciencia ficción. En este número, por tanto, encontramos ciencia y literatura, pero también el arte a través de las obras de Miguel Calatayud, reconocido y premiado ilustrador. Esta confluencia se convierte, una vez más, en muestra inequívoca de que la cultura difícilmente se puede compartimentar. 

Igualmente, en este número encontramos una entrevista al premio Nobel de Medicina Randy Schekman, quien incide en las críticas a las revistas científicas como Nature, Cell y Science y al sistema de evaluación académico basado en el factor de impacto. Por otro lado, nos acercamos a temas como la recuperación del primer genoma mesolítico y el papel de la biología en el perfil del maltratador. De la misma forma, recuperamos la figura de Matthew Fontaine Maury y su papel en el establecimiento de patrones de navegación que permitieron llegar al punto de destino de manera más eficiente. En definitiva, un acercamiento al conocimiento desde la diversidad que nos permite, una vez más, construir múltiples espacios de encuentro.  

Martí Domínguez. Director de Mètode.
© Mètode 82, Verano 2014.

  
© Mètode 2014 - 82. Encuentros - Verano 2014