Un «boletaire» apasionado, científico y gourment

102a-75

¿Cuántos libros sobre setas se publican cada año? No lo sé; no puedo contarlos. ¡Salen como setas!  Sin embargo, si los miramos bien veremos que la mayoría son guías de campo que describen varias especies. Son útiles, unas más que otras, y pocas «totalmente útiles», ya que no suelen ser exhaustivas, de manera que: ¿cómo sabes que lo que estás mirando no es una de las especies que faltan?

En todo caso, la mayoría son «ilegibles». Quiero decir que están pensados para consultarlos cuando tienes necesidad, pero no para tragárselos enteros, ya que podrían resultar indigestos por «acumulación de fichas descriptivas». Y aquí está la particularidad de la obra que comentamos: es un libro de setas legible. O sea, que se puede leer del principio al final; es más, lo que nos costará es dejarlo a medias.

Nadie duda de que la pasión boletaire está muy arraigada en el pueblo catalán. Pero quizá nunca os hayáis preguntado de dónde sale esta pasión. Pues bien, en esta obra encontraréis la respuesta, ya que muestra la relación histórica de los catalanes con las setas. Y lo hace desde el punto de vista biológico y médico, pero también social, lingüístico, literario, nomenclatural… sin olvidar la vertiente gastronómica y la curiosa mitología. 

Curiosa mezcla: una frase de Josep Pla al lado de un texto medieval; la forma de cocinar una seta a lo largo del tiempo después de sus propiedades medicinales; las características biológicas de una especie antes de las leyendas y supersticiones. Sin embargo, es una mezcla agradable de engullir. Al fin y al cabo, ¿no dicen que las setas ganan sabor cuando se mezclan?

Y es importante que sea así, ya que una recopilación de datos podría hacerse difícil de digerir.  

Además, está repleto de buenas ilustraciones, la mayoría láminas antiguas de obras históricas, que nos permiten retroceder en el tiempo y contemplar cómo veían el mundo de las setas nuestros antepasados. Y también cómo se referían a ellas antes y ahora, ya que, además de los mitos, usos y costumbres, trata especialmente de la riqueza idiomática, que nos indica que cuanto más conocida es un seta, más nombres tiene. 

¿Pero de dónde ha salido alguien que hace un libro así? ¿Es que rebuscar níscalos inspira para escribir sobre el tema? No. El autor ya nos dio un aviso hace cinco años, muy contundente por cierto: Els noms dels bolets  (Ed. Lynx, 2007). Sus páginas –cerca de un millar– ya evidenciaban que nos encontrábamos ante un erudito de la materia. Encima, Josep Cuello ha sido profesor toda la vida. Todo eso es una garantía de que las explicaciones son comprensibles; la redacción, ágil; la lectura, agradable. Finalmente, transmite la pasión que señala el título: la estima por las setas es casi una forma de estar en el mundo. No sé, puede influir que los recientes estudios filogenéticos indiquen que, en la escala de la evolución, las setas están más próximas al hombre que a las plantas, donde se las había llegado a incluir.

Por otra parte, el libro te reserva una sorpresa al final: cuarenta recetas –tradicionales y nuevas– de Pilar Cuello, la hermana del autor. Por tanto, podríamos decir que es un libro dual porque se puede degustar dos veces: leyéndolo y probando las recetas. ¡Buen provecho!

Albert Masó. Biólogo, profesor y fotógrafo de naturaleza (Barcelona).
© Mètode 75, Otoño 2012.  

 

  102a-75Passió boletaire. Mites, usos i costums, por Josep Cuello Subirana, publicado por Ed. Pòrtic (Raval Edicions), Col. «Visions» (Barcelona, 2011, 191 páginas).
© Mètode 2012 - 75. El gen festivo - Otoño 2012

Biólogo, profesor, escritor y fotógrafo de naturaleza (Barcelona).