La destrucción de la investigación en la Viena nazi

El trágico destino del Instituto de Biología Experimental de Austria

DOI: 10.7203/metode.10.14247

antic edifici institut biologia experimental viena

En proporción a su tamaño, ninguna otra institución científica sufrió más los golpes del nacionalsocialismo que el Instituto de Biología Experimental de Viena (Biologische Versuchsanstalt, BVA). De los 33 colaboradores con los que contaba antes de marzo de 1938, 18 fueron expulsados inmediatamente por motivos racistas después del Anschluss. Entre ellos se encontraban dos de los tres fundadores y mecenas, el zoólogo Hans Przibram y el botánico Leopold von Portheim. Siete miembros del BVA murieron en el Holocausto, incluyendo a Przibram. El edificio fue destruido por el fuego en los últimos días de la guerra, y después el Instituto cayó en el olvido y fue suprimido. Tuvieron que pasar 75 años, contados desde la anexión de Austria, para que la Academia de las Ciencias de Austria –propietaria del BVA desde 1914 a 1945– reconociese la trágica historia del Instituto.

Palabras clave: nacionalsocialismo, historia de la biología, Viena, Hans Przibram, Holocausto.

«El Instituto de Biología Experimental de Viena sufrió los golpes del nacionalsocialismo más que cualquier otro centro científico en Alemania y en los países ocupados por los nazis»

Hasta 2015 tan solo el nombre de una calle de Viena recordaba vagamente la existencia de un edificio de investigación que marcó la historia de la biología en las primeras décadas del siglo xx. La Vivariumstrasse del Prater –el famoso parque de atracciones de la capital de Austria– lleva el nombre de un magnífico edificio de estilo renacentista que se construyó para la Exposición Universal de Viena de 1873 y que fue destruido por las bombas incendiarias el 11 de abril de 1945, durante los últimos días de la guerra en Austria. En los años previos a su desaparición, este instituto sufrió los golpes del nacionalsocialismo más que cualquier otro centro científico en Alemania y en los países ocupados por los nazis, en proporción a su tamaño.

Inicialmente abierto como acuario, era conocido por el público como «el Vivero»; albergó muchos proyectos de exposición zoológica, pero para el año 1901 habían quedado en nada. En 1902 tres jóvenes y acaudalados biólogos de la burguesía judía compraron el edificio: el zoólogo Hans Przibram, de apenas 28 años, y los botánicos Wilhelm Figdor y Leopold von Portheim, ambos en la treintena. Estos tres hombres invirtieron gran parte de su dinero en transformar el edificio en un instituto de investigación privado, al que, en toda una declaración de intenciones, llamaron Instituto de Biología Experimental (Biologische Versuchsanstalt, BVA).

hans przibram

El fundador, financiador y director del Instituto de Biología Experimental, Hans Przibram, en 1924, con motivo de su cincuenta cumpleaños. / Eisert Family Archive

En los años siguientes Przibram consiguió convertirlo en uno de los principales centros mundiales de investigación en biología experimental. Equipado con lo que en aquel momento era una infraestructura de laboratorio de última generación –contaba, por ejemplo, con cámaras de temperatura de último modelo–, los investigadores intentaban responder de forma experimental las principales preguntas del campo de la biología, como se hacía en química y en física. De esta forma, convirtieron el Instituto de Biología Experimental en una especie de «caldo de cultivo» para la biología moderna y en un modelo para otros institutos de investigación, desde Nueva York hasta Moscú. No solo su infraestructura era innovadora, también la estructura de su investigación: los equipos de trabajo incluían a académicos de diferentes disciplinas, y las instalaciones de laboratorio se pusieron a disposición de un flujo constante de investigadores de Austria y de otros países. Muchas tesis doctorales de estudiantes de la Universidad de Viena –incluida la del premio Nobel Karl von Frisch de 1910– fueron escritas en el Instituto de Biología Experimental bajo la supervisión de Hans Przibram (Logan y Brauckmann, 2015; Müller, 2017; Reiter, 1999).

Dos científicos famosos y controvertidos

Actualmente, la investigación más famosa de las llevadas a cabo en el Instituto de Biología Experimental es la de los espectaculares experimentos de cría del excéntrico zoólogo Paul Kammerer, el primer empleado del BVA. El zoólogo, redescubierto recientemente por los epigenetistas, intentó demostrar la heredabilidad de características adquiridas en los anfibios, pero también realizó un importante trabajo sobre la mutabilidad de las características sexuales y la importancia de la cooperación en la evolución. Kammerer se suicidó en el año 1926 tras ser acusado de haber falsificado su espécimen. El escándalo golpeó al mundo científico, apareció en periódicos de todo el mundo e incluso llevó a la creación de una obra de teatro y una película llamada Salamandra, escrita por Anatoly Lunacharsky, el comisario soviético de cultura y asuntos científicos (Gliboff, 2006; Hirschmüller, 1991; Koestler, 1971; Taschwer, 2016).

El fisiólogo Eugen Steinach también ha sido redescubierto recientemente. A partir de 1912 dirigió su propio departamento del Instituto de Biología Experimental y fue pionero en la investigación hormonal. Steinach, nominado cinco veces para el Premio Nobel, se hizo mundialmente famoso por sus terapias hormonales y su operación antienvejecimiento, a la que se sometió, entre otros, Sigmund Freud. «To be steinached» se convirtió en una expresión común en inglés en la década de 1920 y se hizo tan conocida que los periódicos de Estados Unidos la utilizaban sin dar más explicaciones (Logan, 2013; Södersten, Crews, Logan y Soukup, 2013; Walch, 2016).

«Después de la Primera Guerra Mundial, el Instituto sufrió no solo las difíciles condiciones económicas, sino también el creciente antisemitismo»

Muchos otros investigadores, incluyendo un número excepcionalmente alto de científicas, contribuyeron al estatus del Instituto de Biología Experimental como institución líder. Con el fin de salvaguardar la existencia de su instituto privado a medio plazo y tras largas negociaciones, los tres fundadores donaron sus excepcionales instalaciones a la Academia de las Ciencias de Austria en 1914. Además, Przibram, Von Portheim y Figdor, junto con el hermano de Przibram, Karl, ofrecieron 300.000 coronas para establecer una fundación, una suma equivalente a más de dos millones de euros en la actualidad. Después de la Primera Guerra Mundial, el Instituto sufrió no solo las difíciles condiciones económicas del momento, sino también el creciente antisemitismo en la Universidad de Viena y en la Academia de las Ciencias. Paul Kammerer, por ejemplo, abandonó su carrera universitaria cuando se le negó el título de profesor extraordinario en 1918/19.

El equipo del Instituto de Biología Experimental en 1923. Sentados de izquierda a derecha: Hans Przibram; sus ayudantes Paul Weiss y Leonore Brecher, los cuales no alcanzaron el Habilitationsnorm en 1926 –el estándar para la enseñanza universitaria–, y Leopold von Portheim. De pie, de derecha a izquierda: Auguste Jellinek y Theodor Koppanyi. Como Weiss, ambos emigraron a EE UU. / Eisert Family Archive

Carreras fallidas en la universidad

El principal oponente de Kammerer en la Universidad de Viena fue el paleobiólogo Othenio Abel, quien fundó un grupo secreto de profesores antisemitas llamado Bärenhöhle (“cueva del oso”) alrededor del año 1921, con el objetivo de evitar que los académicos «judíos» continuaran su carrera en la Universidad (Taschwer, 2015, pp. 99–132). En 1926, Abel y su banda impidieron la habilitación de los colaboradores más cercanos de Hans Przibram: la zoóloga Leonore Brecher y su colega Paul Weiss, que a raíz de aquello abandonaron Austria. Más tarde Weiss se convertiría en un biólogo de renombre en los Estados Unidos, mientras que Brecher regresó a Austria más adelante. El propio Przibram, un profesor extraordinario, no tuvo ninguna posibilidad de obtener una de las dos cátedras vacantes después de 1925, a pesar de sus impresionantes logros científicos. Muchas coincidencias parecen indicar que la manipulación del espécimen de Paul Kammerer –el escándalo que había golpeado al mundo científico en 1926– fue instigada por Othenio Abel para desacreditar al BVA y a sus colaboradores judíos y apoyar la discriminación académica contra Przibram, Brecher y Weiss (­Taschwer, 2016, pp. 264–279).

A pesar de las circunstancias adversas y la falta de apoyo de la Academia, Przibram –que se encontraba en una posición débil dentro de la Universidad y no era miembro de la Academia– logró mantener una investigación bastante profusa, aunque limitada por las precarias circunstancias económicas y políticas. El caso Kammerer, que fue noticia en todo el mundo, golpeó de forma especialmente dura al Instituto. Sin embargo, los laboratorios zoológicos de este habían publicado más de 600 artículos científicos hasta 1938 (algunos de ellos tan extensos como un libro), sin contar con los de los botánicos y los del departamento de Steinach, y alrededor de 500 investigadores locales y extranjeros (cerca de una cuarta parte de ellos mujeres) habían estado trabajando en el BVA, ya fuera sin remuneración o financiados casi exclusivamente por fuentes externas (Logan y Brauck­mann, 2015, p. 218).

«Przibram y Von Portheim, que habían dirigido el BVA durante más de 35 años y lo habían donado a la Academia, ya no podían entrar en su instituto»

El Instituto después del Anschluss

Con el Anschluss –la anexión de Austria por parte de Alemania en marzo de 1938– comenzó la tragedia para el Instituto de Biología Experimental, de 35 años de antigüedad, y para la ciencia austriaca en general. La vida académica se vio más afectada por el nacionalsocialismo en Viena que en cualquier otra ciudad de Alemania, debido a la gran cantidad de científicos de origen judío. En la Universidad de Viena, después del Anschluss dirigido por el rector nazi Fritz Knoll, 252 profesores (más del 30 % del personal científico) tuvieron que abandonar la institución el 22 de abril de 1938, menos de seis semanas después de la llegada al poder de los nacionalsocialistas el 12 de marzo de 1938. Esta limpieza antisemita es única: en ninguna otra universidad se ha despedido a tantos científicos en tan poco tiempo por motivos racistas y, en menor medida, por razones políticas.

Mientras que el Comité de Presidencia de la Academia, compuesto en su mayoría por profesores antisemitas de la Universidad de Viena, llevó a cabo su exclusión de miembros por razones políticas y «raciales» a partir de marzo de 1938 como un trámite burocrático, su actitud hacia el Instituto de Biología Experimental fue todo lo contrario. El primer acto de destrucción fue ejecutado con precisión militar. Los principales responsables fueron Franz Köck, contratado únicamente como técnico especialista, y el botánico y rector Fritz Knoll, que se había convertido en jefe del consejo asesor científico del BVA. El simpatizante nazi Köck se hizo con una posición de liderazgo bajo el nuevo régimen político, y ya el 17 de marzo declaró el cierre condicional del Instituto, así como los preparativos para su reorganización. De los 33 colaboradores que había en marzo de 1938, 18 eran de ascendencia judía. A todos se les exigió que abandonaran inmediatamente el Instituto de Biología Experimental; cinco de los investigadores abandonaron el Instituto «voluntariamente» en marzo de 1938. Para el Instituto, esto implicaba perder a todos sus jefes de departamento y a dos tercios de su personal en unas pocas semanas (Taschwer, Feichtinger, Sienell y Uhl, 2016, p. 52).

El 4 de abril de 1938, Fritz Knoll ordenó a un compañero del partido y profesor universitario, el Dr. Victor Junk, actuario de la Academia de las Ciencias, que firmara para tomar posesión del fondo económico del Instituto de Biología Experimental. «Los antiguos signatarios, los profesores universitarios Hans Przibram y Leopold von Portheim, quedan relevados de su autoridad como firmantes», indicaba Knoll. Al día siguiente, Köck fue confirmado oficialmente como agente subautorizado del Instituto de Biología Experimental. Y el 13 de abril de 1938, un mes y un día después del Anschluss, la dirección de la Academia emitió una orden firmada por Knoll y por el presidente designado de la Academia, Heinrich Srbik. Su cinismo es espantoso (como se cita en Reiter, 1999, p. 610):

El Instituto de Biología Experimental estará cerrado a partir de las 18:00 horas de este día por trabajos de limpieza que no pueden retrasarse y permanecerá cerrado hasta el 25 de abril. El 26 de abril, a las 8:00 horas, el Instituto reabrirá sus puertas para los funcionarios que hayan solicitado y obtenido su pase. Se expedirán pases temporales, que podrán ser revocados en cualquier momento, para trabajos que no puedan ser aplazados (cuidado de los animales, trabajo final, etc.).

A partir de ese momento, Hans Przibram y Leopold von Portheim, que habían dirigido el BVA durante más de 35 años y lo habían donado a la Academia, ya no pudieron entrar en su instituto (Wilhelm Figdor lo había abandonado anteriormente y había muerto en enero de 1938). Przibram tuvo que abandonar también su biblioteca privada y otras pertenencias personales, como sus microscopios más valiosos. Eugen Steinach, jefe del Departamento de Fisiología, estaba en una gira de conferencias en el extranjero en marzo de 1938, cuando esto sucedió –y poco antes de que su residencia cerca del BVA fuera «arianizada»–. Steinach nunca regresó a Austria. Pasó sus últimos años en Suiza y murió en 1944. Antes de su muerte, su esposa se había suicidado en el exilio.

Egon Schweidler, secretario general de la Academia, describió la situación en términos algo menos dramáticos en su informe de 1938: «El Instituto de Biología Experimental del Prater se encuentra en proceso de reorganización, tanto en lo que se refiere al diseño del edificio y a la mejora de su acondicionamiento interior, como a la organización de sus actividades científicas» (Taschwer et al., 2016, p. 52). Köck lo formuló de manera más explícita el 4 de mayo de 1940 en una carta a un funcionario nazi:

Los judíos fueron despedidos después del cambio y el dinero del Instituto de Biología Experimental (privado y estatal) con el que se pagaba el trabajo personal de los judíos se utilizó para pagar a los arios; los arios a los que se pagaba con este dinero permanecieron en el Instituto de Biología Experimental. Esto se hizo para que no se perdiera la experiencia adquirida a lo largo de años de trabajo científico. (Köck, 1940)

El trágico destino de los investigadores

Si bien la «arianización» de los fondos fue un éxito, la continuación del trabajo de investigación fue desastrosa. El único investigador serio que continuó trabajando durante un corto tiempo en el Instituto de Biología Experimental después del Anschluss fue el botánico Josef Kisser. La propia investigación de Köck, que consistía principalmente en mezclar serrín con salvado y probar su utilidad como pienso para el ganado, resultó ser una insensatez. Entre otras cosas, sus contactos nazis también le habían permitido utilizar a los judíos que realizaban trabajos forzados en cuestiones relacionadas con el BVA. Tras numerosas quejas y acusaciones contra Köck, el propio Knoll fue nombrado como el nuevo responsable del Instituto de Biología Experimental el 8 de noviembre de 1939. Köck fue despedido en el otoño de 1940, no antes de que acabara con los estanques y terrarios, cerrara secciones enteras de la colección científica y varias vitrinas y realizara cambios en los jardines. En resumen, provocó «graves daños al valor del Instituto», como indica un informe interno.

Pero, ¿qué pasó con los antiguos empleados del Instituto? Leopold von Portheim y su esposa escaparon a Inglaterra en 1938. Hans Przibram, en cambio, tuvo que quedarse en Viena mientras los nazis trataban de obtener más dinero entre lo que quedaba de sus pertenencias. Parece que el director del Instituto de Biología Experimental también subestimó los peligros que suponían los nazis. Antes de que estallara la guerra, finalmente pudo huir a los Países Bajos con su esposa. Przibram había recibido una invitación para los Estados Unidos, probablemente de su antiguo alumno Paul Weiss, pero no quería irse sin su esposa. En primavera de 1940 los Países Bajos fueron ocupados por tropas alemanas: Przibram y su esposa estaban atrapados de nuevo. El 3 de marzo de 1941, el biólogo le pidió a Fritz Knoll una carta de apoyo para emigrar desde Ámsterdam a los Estados Unidos. La carta de Knoll recomendaba que se le concediera el permiso, pero para tomar la decisión final se envió todo el expediente al Ministerio de Ciencia, Educación y Cultura del Reich en Berlín, que invalidó de manera efectiva la carta de Viena.

Lista de investigadores y directores de departamento «no arios» del Instituto de Biología Experimental (marcados con el símbolo +) en marzo de 1938. La lista incluía a dos de los fundadores del Instituto, Leopold von Portheim y Hans Przibram, y a un jefe de departamento, Eugen Steinach. En total, 18 miembros del Instituto eran de ascendencia judía. A todos se les exigió que abandonaran inmediatamente el Instituto de Biología Experimental; cinco de los investigadores abandonaron el Instituto «voluntariamente» en marzo de 1938. El Instituto perdió a todos sus jefes de departamento y a dos tercios de su personal en unas pocas semanas. / Archive of the ÖAW

Lo último que se supo de Hans Przibram fue una postal desde Áms­terdam fechada el 21 de abril de 1943, en la que escribía un lacónico mensaje a su hermano: «Querido Karl! Hemos sido convocados para viajar a Theresienstadt […].» Poco más de un año después, el 20 de mayo de 1944, la vida de Hans Przibram llegó a un trágico final: el prestigioso zoólogo de renombre internacional y el científico más generoso de entre los mecenas de la investigación en Austria murió en el campo de concentración/gueto de Theresienstadt, probablemente de desnutrición y agotamiento. Su esposa Elisabeth, que también aparecía como empleada en las listas del Instituto de Biología Experimental en marzo de 1938, se suicidó al día siguiente. Una de las hijas de Przibram, Marguerite, y el hijo de Von Portheim, Eduard, también fueron asesinados por los nazis (Reiter, 1999, pp. 611–612).

Estos dos no fueron los únicos científicos del BVA que encontraron la muerte a través del terror nazi. En mayo de 1942, Helene Jacobi fue deportada al campo de exterminio bielorruso de Maly Trostinec, cerca de Minsk, y fue asesinada el mismo día de su llegada. La zoóloga Leonore Brecher fue otra víctima. Poco después del Anschluss, se fue de viaje de investigación no remunerado a Cardiff, pero tuvo que volver a Viena. El 14 de septiembre de 1942 fue deportada también a Maly Trostinec, y fue también asesinada el 18 de septiembre, el día de su llegada. Todo lo que se sabe de su colega Martha Geiringer, estudiante de doctorado de Przibram, es que fue deportada de Bélgica a Auschwitz el 15 de enero de 1943. El fisiólogo Heinrich Kun, el colega más cercano de Eugen Steinach, murió en un campo de concentración desconocido de Yugoslavia. Henriette Burchardt, también empleada durante varios años por Steinach, fue deportada el 24 de septiembre de 1942 de Viena a Theresienstadt y de allí a Auschwitz-Birkenau el 23 de octubre de 1944. Se desconoce la fecha exacta de su muerte. Con al menos siete investigadores asesinados durante el Holocausto, y en proporción a su tamaño, el Instituto de Biología Experimental fue el instituto de investigación de Austria y el Reich alemán con más víctimas del nacionalsocialismo (Taschwer et al., 2016, pp. 53–55).

¿Qué pasó mientras tanto con el edificio del Instituto? En junio de 1943, la Academia de las Ciencias de Viena cerró un acuerdo con la Sociedad Kaiser Wilhelm que permitiría al Instituto Kaiser Wilhelm para la Investigación de Plantas Cultivadas utilizar las instalaciones, invernaderos y jardines del Instituto para su investigación. La guerra impidió que estos planes llegaran a buen puerto. Y al final, el edificio del Prater volvió a lo que había sido justo al principio, después de 1873: un lugar de exposición de peces en tanques de vidrio.

rector fritz knoll

Retrato oficial de Fritz Knoll como rector de la Universidad de Viena entre 1938 y 1943, frente a una cortina decorada con esvásticas. En la Universidad de Viena, durante el mandato de Knoll como rector, 252 profesores (más del 30 % del personal científico) tuvieron que abandonar la institución en 1938. En ninguna otra universidad se ha despedido a tantos científicos en tan poco tiempo por motivos racistas y, en menor medida, por razones políticas. Fritz Knoll, junto con Franz Köck, fue responsable directo de la destrucción del Instituto de Biología Experimental. / Vienna University Archive, painting by Ekke Ozlberger (1942)

La destrucción total

Durante los últimos días de la guerra, en Viena se produjo la destrucción física del propio edificio, mucho después de que el personal se viera obligado a marcharse y se abandonaran las actividades de investigación. Según el relato del testigo ocular Albert Weiser, antiguo empleado del Instituto, las unidades de combate alemanas (SS y Wehrmacht) se acuartelaron en el Instituto de Biología Experimental con vehículos blindados de combate del 6 al 9 de abril de 1945 y fueron responsables de la destrucción inicial. El 11 de abril de 1945 se declaró un incendio en varios lugares del edificio al mismo tiempo que ardió durante dos días, probablemente como resultado de un proyectil incendiario. Fue imposible combatir el fuego debido a la escasez de agua y al fuerte bombardeo, dado que el Instituto estaba justo en la zona de combate (Reiter, 1999, p. 613). Lo que sucedió después fue descrito en 1947 por el posterior presidente de la Academia de las Ciencias austríaca, Richard Meister: «El edificio del Instituto Prater de Biología Experimental, II., Hauptallee 1, fue destruido por el fuego en los últimos días de la guerra hasta tal punto que no era posible restaurarlo con los recursos de la Academia» (Meister, 1947, p. 190).

También hay un párrafo sobre el trabajo del Instituto de Biología Experimental, pero no se menciona el hecho de que ningún otro instituto de la Academia se vio tan afectado por los acontecimientos de entre 1938 y 1945. Y, por supuesto, ni una palabra sobre el destino de Elisabeth y Hans Przibram, Leopold von Portheim, Eugen Steinach, Helene Jacobi, Leonore Brecher, Henriette Burchard, Martha Geiringer o Heinrich Kun. Al menos en los medios de comunicación hubo protestas por el abandono de las ruinas quemadas. El 20 de octubre de 1948, el periódico Neues Österreich (Deutsch, 1948) informó por última vez sobre «la venta de la biología»: «[…] en el corazón del mundo académico, en el hogar tradicional de la biología, las fuerzas materiales e incluso morales parecen haber fracasado. ¡Adiós, Vivero! […] La Academia de las Ciencias ha vendido el edificio que recibió como regalo».

Olvidados, oprimidos, y finalmente recordados de nuevo

Una de las personas que recortaron y conservaron este y otros artículos periodísticos sobre el Instituto de Biología Experimental, y que también recopiló material adicional sobre este instituto de investigación antes de 1938 y después de 1945, fue Fritz Knoll, que tuvo una sorprendente carrera en la Academia de las Ciencias después de la guerra, a pesar de su pasado nazi. Es posible que el botánico y exrector nazi de la Universidad de Viena se sintiera culpable de la destrucción total del instituto de investigación que se le había confiado. Cuando editó dos grandes volúmenes sobre los «científicos naturales, ingenieros y médicos austriacos», publicados en 1950 y 1957 en nombre de la Academia, tuvo dos oportunidades para recordar la gran historia del instituto de investigación y para homenajear a sus investigadores más importantes. Pero el principio de la represión era más fuerte: Knoll no escribió una sola palabra sobre ninguno de ellos. En su lugar, Knoll pidió la ayuda de varios excompañeros nazis. Y algunos de aquellos importantes «científicos austriacos» retratados en los dos volúmenes eran nazis de renombre como Othenio Abel o el anatomista Eduard Pernkopf, infame por su atlas anatómico y por el posible uso de cuerpos de personas ejecutadas por los nazis (Taschwer, 2015, p. 233).

Por el contrario, la memoria de Hans Przibram, Leopold von Portheim, Wilhelm Figdor, Paul Kammerer, Eugen Steinach y todo el BVA fue borrada casi por completo después de 1945, al menos por parte de la Academia. Esto también resulta evidente en la historia del busto de Hans Przibram, creado por el escultor académico André Roder en 1933. En 1947, su hermano Karl Przibram y la hija de Hans Przibram, Doris Baumann, se lo entregaron a la Academia de las Ciencias para conmemorar el trágico destino del fundador del BVA. El Comité de Presidencia de la Academia decidió «erigir el busto en la Academia (con toda probabilidad en una hornacina del aula magna)». Pero durante 68 años no se realizó ninguna acción al respecto.

«La memoria de todo el Instituto fue borrada casi por completo después de 1945, al menos por parte de la Academia»

Ya en 2015, la Academia de las Ciencias de Austria cumplió el deseo de Doris Baumann y Karl Przibram de que el biólogo experimental y mecenas científico Hans Przibram fuera recordado con una obra. El presidente de la Academia de las Ciencias, Anton Zeilinger, y Mathias Baumann, nieto de Hans Przibram, presentaron el busto en el aula magna en una ceremonia celebrada el 12 de junio de 2015. El mismo día, Zeilinger, Baumann y el concejal de Cultura, Andreas Mailath-Pokorny, también inauguraron una placa para conmemorar el Instituto de Biología Experimental en su ubicación original en el Prater Hauptallee, a la que asistieron treinta descendientes de Hans Przibram, Wilhelm Figdor y Leopold von Portheim, reunidos en la localización del antiguo BVA procedentes de todo el mundo.

Referencias
Deutsch, P. (1948, 20 de octubre). Die verkaufte Biologie. Neues Österreich, p. 5.
Gliboff, S. (2006). The case of Paul Kammerer: Evolution and experimentation in the early 20th century. Journal of the History of Biology, 39, 525–563. doi: 10.1007/s10739-005-3051-5
Hirschmüller, A. (1991). Paul Kammerer und die Vererbung erworbener Eigenschaften. Medizinhistorisches Journal, 26, 26–77.
Köck, F. (1940, 4 de maig). Carta (Caja 1, archivo 2). Archive of the Austrian Academy of Sciences (AÖAW).
Koestler, A. (1971). The case of the midwife toad. Londres: Hutchinson.
Logan, Ch. A. (2013). Hormones, heredity, and race: Spectacular failure in interwar Vienna. Nuevo Brunswick: Rutgers University Press.
Logan, Ch. A., & Brauckmann, S. (2015). Controlling and culturing diversity: Experimental zoology before World War II and Vienna’s Biologische Versuchsanstalt. Journal of Experimental Zoology Part A: Ecological Genetics and Physiology, 323(4), 211–226. doi: 10.1002/jez.1915
Meister, R. (1947). Geschichte der Akademie der Wissenschaften in Wien 1847–1947. Viena: Verlag Adolf Holzhausen.
Müller, G. B. (Ed.). (2017). Vivarium. Experimental, Quantitative, and Theoretical Biology at Vienna’s Biologische Versuchsanstalt. Cambridge/Londres: MIT Press.
Reiter, W. L. (1999). Zerstört und vergessen: Die Biologische Versuchsanstalt und ihre Wissenschaftler/innen. Österreichische Zeitschrift für Geschichtswissenschaften, 10(4), 104–133.
Södersten, P., Crews, D., Logan, Ch., & Soukup, R. W. (2013). Eugen Steinach: The first neuroendocrinologist. Endocrinology, 155(3), 688–695. doi: 10.1210/en.2013-1816
Taschwer, K. (2015). Hochburg des Antisemitismus. Der Niedergang der Universität Wien im 20. Jahrhundert. Viena: Czernin.
Taschwer, K. (2016). Der Fall Paul Kammerer. Das abenteuerliche Leben des umstrittensten Biologen seiner Zeit. Munic: Hanser.
Taschwer, K., Feichtinger, J., Sienell, S., & Uhl, H. (Eds.). (2016). Experimental biology in the Vienna prater. On the history of the Institute for Experimental Biology 1902 to 1945. Viena: Verlag der ÖAW.
Walch, S. (2016). Triebe, Reize und Signale. Eugen Steinachs Physiologie der Sexualhormone. Vom biologischen Konzept zum Pharmapräparat, 1894–1938. Viena: Böhlau.

© Mètode 2019 - 102. Ciencia y nazismo - Volumen 3 (2019)
Editor científico del periódico Der Standard (Austria). Estudió sociología (especializada en ciencia) y ciencias políticas en la Universidad de Viena, fundó la revista Heureka y es el coorganizador de un curso de posgrado en comunicación científica. Es autor de numerosos artículos y libros, en su mayoría dedicados a la historia de la ciencia en Austria en el siglo XX. Klaus.Taschwer@DerStandard.at