La fuerza del mundo

Muchas personas están convencidas de que la aportación de las llamadas energías renovables a la generación eléctrica no pasa de anécdota; la realidad es que en 2011 han aportado el 33% del total de la electricidad consumida en el Estado español. Pocos saben que la potencia eólica instalada en España casi triplica a la nuclear. No muchos son conscientes de que el petróleo de calidad y fácilmente extraíble ya hace tiempo que se ha acabado. Que cada milisegundo hay que ajustar la producción eléctrica a la demanda instantánea, porque la electricidad se fabrica en el mismo momento en que se consume, es una realidad desconocida por casi todo el mundo. La mayoría se sorprendería de saber que las importaciones energéticas de la Unión Europea cuestan anualmente 700 euros a cada europeo (350.000 millones de euros en total), que son transferidos básicamente a Rusia, Arabia Saudí, Irán y Libia (y también a Noruega, que no pertenece a la Unión Europea). Es obvio que existe una gran desproporción entre la importancia de la cuestión energética y el nivel de conocimiento y de conciencia general. Por eso hemos pedido a varios expertos que lo expliquen. El énfasis ha sido puesto en la problemática de la obtención de la energía primaria, en la generación eléctrica y en las directrices políticas de consumo. Son las caras de la energía que afectan directamente a los usuarios. Es decir, a todo el mundo.

Ramon Folch. Doctor en Biología y socioecólogo. Presidente de ERF (Estudio Ramon Folch & Asociados), expresidente del Consejo Social de la Universidad Politécnica de Cataluña y miembro del Institut d’Estudis Catalans.

   
© Mètode 2012 - 73. La fuerza del mundo - Primavera 2012
Doctor en Biología, socioecólogo y presidente de ERF (Barcelona).