Ramon Folch

Doctor en Biología, socioecólogo y presidente de ERF (Barcelona).

Con un planeta Tierra completamente colonizado, se debería mirar por el medio ambiente y ser pioneros de un nuevo statu quo basado en la neutralidad climática.

0

El mundo es una obra coral de autor desconocido. Desconocemos la autoría de muchas obras. Lo importante no es firmar, sino hacer bien las cosas relevantes.
0

La Coast Guards International Ice Patrol controla los icebergs atlánticos e incluso los desvía al servicio de las plaraformas petrolíferas. ¿Debe estar una instancia pública al servicio de estas plataformas extractoras?
0
Folch Futur

El motor de explosión es una complicada mala idea pero la industria del automóvil está en manos de viejos expertos con dificultades para imaginar el futuro.
0

La ciencia ciudadana tiene que ser un punto de encuentro con las mujeres que a lo largo de la historia se han ocupado de las tareas cotidianas mientras los hombres hacían los progresos científicos.
0

En los océanos, las algas bentónicas proliferan al por mayor. Los anglosajones denominan a estas macroalgas 'kelp' o 'varec'.
0
ilustración anna sanchis umami

Los receptores de las papilas gustativas de la lengua humana distinguen cinco gustos básicos diferentes, cuatro de ellos conocidos desde siempre y uno identificado hace poco más de un siglo: el umami.
0
aprender folch

El concepto de ciudad educadora parte de la evidencia de que el espacio no es neutro, sino que genera, difunde y refuerza imágenes y valores de manera explícita e implícita. Este carácter comunicativo es más intenso cuanto más complejo, diverso y rico es el espacio de referencia.
0
oasis

Los oasis son lo que son, pero el desierto que los rodea nos hace percibirlos como fastuosos. Vivimos en un universo de oasis mentales y otorgamos a las cosas no el valor que tienen, sino el valor que querríamos que tuvieran.

0
miasma ilustración grande

Los miasmas –un nombre espantoso que escondía un desconocimiento sólido– eran los supuestos vapores portadores de partículas de «materia corrompida» que causaban las dolencias infecciosas. Lo creía todo el mundo hasta que se reconoció el papel de los microbios.
0