La selvicultura preventiva y el enigma de los cipreses

Cipreses del proyecto CypFire afectadas por el incendio de Andilla

Los datos recogidos por el Sistema europeo de información sobre incendios forestales (EFFIS) en cinco países de la región mediterránea del sur de Europa (Portugal, España, Francia, Italia y Grecia) muestran que durante el periodo 1980-2009 se produjeron más de un millón y medio de incendios forestales, que afectaron a una superficie de 14,367 millones de hectáreas. La preocupante situación resulta aún más paradójica al comprobar que ciertas regiones del norte de la península Ibérica, y también del centro y norte de Europa, con climas más húmedos muestran un número de incendios similar. Por el contrario, en la región mediterránea del norte de África tanto los datos en relación con el número de incendios como con la superficie quemada son inferiores. El clima influye, pero no es un factor determinante absoluto en cuanto al número, superficie y recurrencia de estos. El uso, la ordenación y la conservación de los recursos naturales así como la actividad humana ligada al territorio resultan factores a tener muy en cuenta.

La lucha contra los incendios forestales que se desarrolla en la actualidad se basa principalmente en métodos teóricos o tradicionales, por lo que requiere de una nueva revisión y orientación, como son el desarrollo de estrategias comunes entre países; el establecimiento de métodos de gestión del medio natural que integren prácticas agronómicas, ganaderas y forestales; garantizar la rentabilidad económica de los productos y servicios forestales y rurales, y con ello el futuro y la permanencia de las poblaciones de interior; la educación y sensibilización de la sociedad sobre los riesgos y consecuencias de los incendios forestales y la potenciación de nuevas líneas de investigación que mejoren la prevención y faciliten el control del fuego, entre otros. Todo ello permitiría crear y disponer de herramientas más eficaces en la lucha contra este riesgo ambiental que cada año causa la pérdida irreparable de vidas humanas, elevados costes económicos y graves daños al medio ambiente.

«La lucha contra los incendios forestales que se desarrolla en la actualidad se basa principalmente en métodos teóricos o tradicionales, por lo que requiere de una nueva revisión y orientación»

La empresa pública Impulso Económico Local (IMELSA), de la Diputación de Valencia, tiene entre sus objetivos realizar actividades relacionadas con el desarrollo sostenible y el medio ambiente como es la prevención y lucha contra los incendios forestales, la protección y conservación de los árboles monumentales, la promoción del turismo y la información territorial. Destaca el trabajo de las 101 brigadas forestales, que cumplen una función estratégica en la defensa y conservación del patrimonio forestal de la provincia de Valencia: lucha contra la amenaza de la desertización, reducción del número de incendios forestales y de la superficie afectada, mejora de la regulación hidrológica frente a las avenidas de agua, restauración de la cubierta vegetal, ordenación del uso cultural y recreativo de la montaña, preservación de la biodiversidad o el apoyo de emergencia en casos de fenómenos meteorológicos adversos.

Por su parte, el Departamento de Árboles Monumentales de IMELSA desarrolla sus actividades desde el año 1994. Está dedicado específicamente a la protección, conservación, restauración, fomento, acrecentamiento y difusión de los árboles monumentales; a la investigación en selvicultura de conservación y preventiva en relación con la lucha contra los incendios forestales y la desertización; y al fomento de iniciativas relacionadas con la puesta en valor y la dinamización de la economía rural. Entre las aportaciones se encuentra el impulso, redacción y negociación de la Ley 4/2006 de Patrimonio Arbóreo Monumental aprobada por unanimidad de las Corts Valencianes.

De los proyectos de investigación y desarrollo relacionados con la lucha contra los incendios forestales y la desertización cabe destacar el proyecto europeo «CypFire: Barrières vertes de cyprès contre l’incendie: une solutión faisable, écologique et économique pour sauvegarder les régions méditerranées» (2010-2013), cofinanciado con fondos FEDER del Programa de cooperación territorial MED de la Unión Europea, en el que participan trece centros de investigación, gestión forestal y desarrollo del arco mediterráneo.

El ciprés mediterráneo presenta una serie de características morfológicas y ecológicas que lo hacen especialmente interesante en la lucha contra los incendios forestales en forma de barreras cortafuegos. Una menor inflamabilidad y combustibilidad que otras especies, la baja emisión de partículas incendiarias, una disminución de la biomasa en superficie y su acción como cortavientos actúan retrasando el avance del fuego en línea con los principios de la selvicultura preventiva.

El incendio de Andilla de 2012, en el que se calcinaron unas 20.000 hectáreas, afectó a las parcelas experimentales del proyecto CypFire, situadas en el barranco de la Herbasana en Jérica. El fuego arrasó el bosque mixto mediterráneo (compuesto por vegetación de la clase Quercetea ilicis e introducción de la clase Pino-Juniperetea) situado en el entorno de la parcela, mientras que únicamente el 1,27% de los cipreses entraron en combustión, un hecho que causó un gran impacto en el ámbito científico y en los medios de comunicación. Los estudios de campo y las investigaciones en laboratorio llevadas a cabo muestran la potencialidad del ciprés para actuar como barrera en la lucha contra los incendios forestales. Pueden representar una función estratégica al reforzar la eficacia y mejorar el impacto paisajístico de los cortafuegos tradicionales, optimizar la protección en la interfaz urbano-rural-forestal y reforzar la seguridad en lugares de especial protección (elevado riesgo, difícil acceso, alto valor cultural o prioridad defensiva) fomentando estructuras forestales y agrícolas más resistentes al fuego, estableciendo discontinuidades y creando paisajes en mosaico y de heterogeneidad.

El futuro de las barreras de ciprés pasa por la creación de nuevas áreas piloto para la investigación, continuar con los estudios en laboratorio relacionados con la inflamabilidad, evaluar la adaptabilidad de las diferentes variedades y valorar el potencial de desarrollo económico en el sector viverístico, ambiental y forestal. Estos son algunos de los proyectos que está llevando a cabo el Departamento de Árboles Monumentales en colaboración con centros de referencia europeos en I+D+i, para continuar desentrañando el enigmático comportamiento de las barreras de ciprés.

© Mètode 2013 - 76. Mujeres y ciencia - Invierno 2012/13

Botánico. Director del Departamento de Árboles Monumen­tales, IMELSA – Diputación de Valencia.

RELATED ARTICLES
Filter by
Post Page
Artículo Libros Noticias Opinión
Sort by