«A ras de cielo» de David Galadí-Enríquez

Observar el cielo desde la trinchera


A ras de cielo

Dvid Galadí-Enríquez  
Akal. Tres Cantos, 2018. 
224 páginas.

Desde hace miles de años los humanos nos maravillamos ante el cielo estrellado y tratamos de entenderlo. A simple vista, incluso antes de la invención del telescopio, muchos astrónomos consiguieron grandes logros con la mera contemplación metódica del firmamento, observando el cielo con ojos curiosos.

La visión del cielo a simple vista, lejos de la contaminación lumínica de las ciudades, es asequible a cualquier observador habitual o esporádico interesado, y continúa aportando información y conocimiento. Sin embargo, ahora, a diferencia de la época de los astrónomos pretelescópicos, disponemos de un bagaje intelectual que permite interpretar correctamente los fenómenos observados. Fenómenos cotidianos como el arco iris, el azul del cielo, el movimiento de los objetos celestes, el brillo de las estrellas, la cara de la Luna, los eclipses, etc., son fuentes de preguntas, cuyas respuestas sugieren nuevas preguntas más profundas sobre el universo. Y si hay alguien que se haya detenido a intentar contestarlas, este ha sido David Galadí-Enríquez, que en su libro A ras de cielo nos muestra cómo mirar el cielo con los medios del pasado para interpretarlos a la luz de la ciencia moderna.

La aportación de David es singular. Sorprende cómo es capaz de explicar un fenómeno celeste complejo en pocas líneas y con rigor. Para ello va a la raíz del problema, lo trocea en sus partes constituyentes, analiza estas en detalle y, con todo despiezado, da su visión científica de manera clara, sin saltos al vacío. Además, extiende su explicación a otros escenarios más lejanos para ofrecernos finalmente una visión general del fenómeno estudiado. En definitiva, aplica perfectamente los métodos de la ciencia de manera sencilla, sin acudir al principio de autoridad tan usual en muchos libros de divulgación científica.

El autor no desaprovecha la ocasión para cargar contra el cáncer de las pseudociencias, tan incrustado en nuestra sociedad. La claridad y la rapidez con que son desmontadas estas falsedades permiten que su libro, A ras de cielo, también pueda aportarnos ideas para rebatir los argumentos de los amigos de las energías negativas, del agua con azúcar, de los planetas influencers y demás supercherías.

También cabe destacar la faceta de David como narrador de historias. Así, el capítulo dedicado a las auroras boreales puede leerse como un cuento científico en el que el capitán Pérez defiende la República Española desde las trincheras de Extremadura, mientras unas luces de colores brillan en la noche de una Europa ya en guerra.

Necesitamos volver a ver el cielo nocturno con ojos curiosos y, como hizo el capitán Pérez, aplicar la razón para explicarlo. Debemos volver a la astronomía próxima, al alcance de todos, popular, de primera línea; en definitiva, a una astronomía de trinchera.

Y para animarnos a ello, nada más sugerente que las imágenes que acompañan al texto. Espectaculares imágenes del cielo a simple vista obtenidas por el astrofotógrafo Juan Carlos Casado, que ha sabido estar en el lugar y en el momento adecuados para captar los fenómenos descritos en el texto y compartirlos con los lectores.

© Mètode 2019 - 100. Los retos de la ciencia -

Doctor en Física Solar. Técnico superior de investigación del Departamento de Astronomía y Astrofísica de la Universitat de València. Colaborador de los proyectos IMaX (Imaging Magnetograph eXperiment) y SO/PHI (Solar Orbiter Polarimetric and Helioseismic Imager).