Marie Curie, la primera mujer

Maria Sklodowska (1887-1934), más conocida por el apellido de su marido, Curie, nació en la Varsovia ocupada por la Rusia zarista en el seno de una familia culta. Su padre era profesor de física y matemáticas en el liceo; su madre, que era maestra, pianista y cantante, murió de tuberculosis cuando Maria contaba apenas once años. Amante de la lectura, la física y la naturaleza, como en Polonia no se permitía a las mujeres estudiar en la universidad, se trasladó a París, donde vivía su hermana. Inició los estudios de química y física en la Sorbona, donde se licenció en 1893 con el mejor expediente de su promoción. Un año después se licenciaba también en matemáticas y conocía a Pierre Curie, compañero de laboratorio, con quien se casó unos meses más tarde. Marie fue la primera mujer en enseñar en las aulas de la prestigiosa universidad parisiense. Su matrimonio duró once años, hasta la trágica muerte de Pierre. Era una etapa de esplendor para la física: Roentgen acababa de descubrir los rayos X y en 1896 se descubrió la radiactividad natural. Marie decidió hacer su doctorado y poner toda su energía en la investigación de esta materia.

La radiactividad, la fama y los premios

Marie y Pierre iniciaron así una larga etapa de investigaciones sobre la pechblenda, mineral que contenía uranio pero mostraba índices de radiactividad aún mayores, por lo que en una primera etapa se concentraron en aislar otros componentes radiactivos. Descubrieron el torio, más tarde el polonio (1898) –denominado así en homenaje a su país de origen– y el radio. La manipulación de los instrumentos y los materiales les provocaban grandes fatigas, riesgos para su salud física que aún eran poco conocidos, quemaduras y lesiones, que tendrían consecuencias fatales. Para obtener apenas un gramo de cloruro de radio, Marie tuvo que manipular ocho toneladas de pechblenda. Pierre le suministraba los materiales. En 1902 hicieron públicos sus resultados y obtuvieron un éxito espectacular, acompañado del prestigio científi co internacional y del reconocimiento moral, dado que no habían pensado en lucrarse de las previsibles aplicaciones industriales mediante patentes.

141-57

Marie Curie en 1913 en la Universidad de Birmingham, durante la ceremonia de nombramiento como doctora honoris causa. En aquellos años Marie Curie ya era profesora en la Sorbona de París.


Así, Henri Becquerel, Pierre y Marie Curie recibieron el premio Nobel de Física en 1903 «en reconocimiento de los extraordinarios servicios rendidos en sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de radiación descubiertos por Henri Becquerel». Fue la primera mujer que obtuvo este galardón. Pierre obtuvo inmediatamente una cátedra en la Sorbona, pero el 19 de abril de 1906 murió atropellado por un carruaje en una calle de París. Marie asumió la cátedra que ostentaba su marido y que seguramente merecía cuando menos tanto como él y fue la primera mujer que ocupó tal puesto en siete siglos de historia de la universidad francesa.

«Marie Curie fue la primera mujer en enseñar en las aulas de la universidad parisiense de la Sorbona y la primera mujer que obtuvo el premio Nobel»

Concentrada en su trabajo de investigación, en 1910 obtuvo un gramo de radio puro y al año siguiente se le concedió el premio Nobel de Química «en reconocimiento de sus servicios en el avance de la química por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y compuestos de este elemento». Maria Sklodowska se convirtió así, una vez más, en la primera mujer dedicada a la ciencia galardonada dos veces con el Nobel, en diferentes áreas. Solo Li nus Pauling consiguió emularla en dos áreas diferentes, como la física y la paz. Así Marie obtuvo la dirección del Institut du Radium de París, pero su relación sentimental con su discípulo Paul Langevin, que estaba casado, desencadenó un escándalo social que tuvo connotaciones xenófobas y machistas; se habló incluso de expulsarla del país, y eso provocó en Marie una gran crisis personal.

141b-57

Marie Curie se ganó una gran popularidad, no en vano fue la primera mujer que recibió el premio Nobel y se cuenta entre los pocos galardonados que han recibido dos premios Nobel en diferentes áreas.

Etapa final de su vida

Consciente del uso potencial de sus descubrimientos, Maria Sklodowska propuso la aplicación de la radiografía móvil para el tratamiento de soldados heridos durante la Primera Guerra Mundial. Su hija Irène Joliot- Curie empezó a ayudarla en las investigaciones cuando contaba con dieciocho años y en 1935 obtuvo también el premio Nobel de Química por el descubrimiento de la radiactividad artifi cial. Maria Sklodowska acababa de morir unos meses antes, el 4 de julio de 1934, a causa de una leucemia provocada seguramente por los efectos de la radiación. El 23 de abril de 1931 Marie Curie impartió una conferencia en la Residencia de Estudiantes de Madrid invitada por la Sociedad de Cursos y Conferencias, un espacio privilegiado en nuestro país para la ciencia, el arte y la cultura. No fue la única figura de relevancia histórica que pasó por aquel escenario en un período tan esplendoroso de la cultura científica española. También Albert Einstein, Arthur Eddington o R. Maynard Keynes visitaron aquellas aulas en los años de la Segunda República. Marie acudió acompañada de su hija y disertó sobre «La radiactividad y la evolución de la ciencia». Presentaba así una perspectiva de sus descubrimientos y de las expectativas que abrían. Muchas décadas más tarde, en 1995, sus restos mortales fueron trasladados al Panthéon de París, lugar que acoge la sepultura de las grandes figuras de la historia de Francia. Es el justo reconocimiento a la vida de una mujer cuya tenacidad e inteligencia rompió todas las barreras. Maria Sklodowska es la primera mujer.

© Mètode 2011 - 57. Radiaciones - Contenido disponible solo en versión digital. Primavera 2008

Catedrático de Historia de la Ciencia de la Universitat de València.