«Cartas a un joven científico», de Edward O. Wilson

92-81esp

Cartas a un joven científico
Edward O. Wilson
Traducción de Joandomènec Ros. Debate (Penguin Random House). Barcelona, 2014. 256 páginas.

La mayor parte de la vida en la Tierra continúa siendo desconocida y a duras penas conocemos las especies que la habitan. En este libro, Cartas a un joven científico, el experto mundial de la biodiversidad y un referente de la divulgación de la ciencia Edward O. Wilson nos explicará qué quiere decir una vida dedicada a la ciencia.

Para empezar, nos muestra el método científico talmente como si fuera un juego. De hecho, si te gusta, lo es: cómo pasamos de una idea a formular una hipótesis, hacer un experimento o generalizar, formulando una teoría. Nos alienta en el esfuerzo constante a base de espíritu emprendedor y trabajo firme. ¿Y lo duro que es eso? Lo es, pero en el libro encontrarás esos ingredientes que inflaman la creatividad. Si eres naturalista innato, el capítulo ocho te cautivará. Describe cómo hizo su primera expedición en verano cuando tenía nueve años, y más tarde, con su amigo Ellis, acordaron que de mayores serían entomólogos. Te rebrotarán la emoción y los recuerdos de tu propia infancia. Y si sigues por este camino, profundizarás en el anhelo del viaje a una tierra inexplorada y verás que en todas las disciplinas hay una Piedra de Rosetta para descifrar. Wilson nos abre nuevas ideas y exploraciones que se convierten en nuevos descubrimientos dentro de su especialidad, la entomología y la mirmecología (el estudio de las hormigas), hasta que vierte nuevos conocimientos para la humanidad. Y, finalmente, menciona lo esencial en la profesionalidad, la ética del trabajo.

El autor te habla en primera persona empleando un género epistolar, donde un conjunto de cartas escritas te acercará a su propia experiencia, a sus conocimientos y a sus consejos. Es un estilo directo, te sientes interpelado, el mensaje es para ti, para que pienses. Y consigue crear un verdadero diálogo con el lector. Si el libro te ha motivado y quieres saber más, el propio relato te irá citando literatura concreta. Además, encontrarás una recopilación bibliográfica muy interesante justo después del prólogo. Te recomiendo leerlo a lo largo de un fin de semana tranquilo e inspirador en el que disfrutarás del amor por la aventura de la ciencia y del descubrimiento. En cuanto al prólogo del profesor Joandomènec Ros, ¡no te lo puedes perder!

Los consejos que brinda Wilson van dirigidos a los jóvenes de cualquier disciplina de las ciencias y de las humanidades así como a cualquier persona que sienta curiosidad por el conocimiento. El libro engancha, todos los lectores recordarán o imaginarán etapas de su propia vida como naturalista o como persona que investiga. Totalmente recomendado para alumnos de institutos con corazón de científicos, para universitarios que van hacia la investigación y para los que se dedican a la investigación como si fuera el primer día.

Estimado lector, siguiendo el estilo de esta obra, te digo: «¡Se una persona valiente, abre este libro, sumérgete en él, empápate de ideas y descubre tu vocación científica!» Tal como nos dice el autor: «Has hecho la elección correcta. Antes que nada, muy importante, te exhorto a perseverar en el camino que has escogido». Y yo añado: Sapere aude: ¡Atrévete a saber!

© Mètode 2014 - 81. Itinerancias - Primavera 2014

Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC), Barcelona.