El comportamiento homosexual humano: ¿qué nos muestran los estudios con primates?

Homosexual behaviour in humans: What do studies with primates show? Despite its wide diffusion, homosexual behaviour continues to be one of the most intriguing sexual manifestations in human kind. Within a reproductive context, it is easy to explain the attraction that the majority of human beings feel towards the opposite sex. How, then, do we explain the heterogeneity present in human sexual preference? At present, scientists have begun to pose the question of whether homosexual behaviour is a product of the evolutive process that can be explained in terms of “adaptive value”. This idea is supported principally by the actual extension of homosexual behaviour in primates rather than humans.

En casi todas las sociedades humanas, algunos individuos en algún momento de sus vidas han experimentado un orgasmo viendo o recibiendo estimulación por parte de algún miembro de su propio sexo. Sin embargo, la incidencia del comportamiento homosexual varía considerablemente de unas sociedades a otras. En un informe publicado en 1952 se indicaba que la homosexualidad era común y estaba socialmente aceptada en 47 de las 76 sociedades estudiadas. En algunos casos, como en el de los melanesios de ciertas islas del Pacífico, virtualmente todos los hombres se veían envueltos a lo largo de su vida en algún tipo de relación homosexual. En las 29 sociedades restantes, entre las que se incluían la mayor parte de las sociedades industrializadas occidentales, la actividad homosexual era poco frecuente y pesaba sobre ella algún tipo de tabú social.

A pesar de su amplia difusión, el comportamiento homosexual sigue siendo una de las manifestaciones más intrigantes de la sexualidad humana. Dentro de un contexto reproductivo, es fácil explicar la atracción que la mayoría de los seres humanos sienten por los hombres y las mujeres del otro sexo. En apariencia, este sería el orden “natural” de las cosas. ¿Cómo explicar entonces la heterogeneidad presente en la orientación sexual humana? ¿Se debe a una influencia genética, a un fenómeno de aprendizaje durante el desarrollo del individuo, a una modificación fisiológica o a una acción conjunta de todo ello?

«Con independencia de cuál sea el mecanismo responsable de la orientación sexual de un individuo en particular, los científicos han comenzado a plantearse la posibilidad de que el comportamiento homosexual sea un producto del proceso evolutivo explicable en términos de valor adaptativo»

En la actualidad, seguimos sin conocer con exactitud los factores que determinan el hecho de que las personas dirijan sus comportamientos sexuales hacia los individuos del sexo opuesto (orientación heterosexual), hacia los del mismo sexo (orientación homosexual) o hacia los de ambos sexos (orientación bisexual), ya sea de forma simultánea o alternativa. Sin embargo, tenemos claros indicios de que en la orientación sexual influyen ciertos fenómenos ocurridos durante el desarrollo prenatal de los individuos, cuando el cerebro se está diferenciando sexualmente bajo la influencia de los esteroides gonadales. De igual forma, sabemos que los genes desempeñan un importante papel en la orientación sexual humana, si bien todavía nos queda por descubrir si estos genes actúan influyendo sobre el nivel de esteroides sexuales antes del nacimiento, sobre la respuesta del cerebro a dichos esteroides o por otros mecanismos. También los factores medioambientales (interacciones con padres y hermanos durante la infancia, interacciones sociales y sexuales en la adolescencia y en la vida adulta, etc.) ejercen su influencia sobre la orientación sexual del individuo.

¿Puede ser la homosexualidad una adaptación?

Con independencia de cuál sea el mecanismo responsable de la orientación sexual de un individuo en particular, los científicos han comenzado a plantearse la posibilidad de que el comportamiento homosexual sea un producto del proceso evolutivo explicable en términos de “valor adaptativo”. A fin de cuentas, el fenotipo humano, como el de cualquier otra especie animal, está integrado por diversas pautas de comportamiento que tienden a maximizar el éxito reproductivo individual. Sin embargo, si aceptamos que la selección natural actúa sobre las poblaciones humanas, ¿cómo podemos explicar la aparición y el mantenimiento de comportamientos homosexuales que, al menos en apariencia, no contribuyen a la reproducción de los individuos que los exhiben? Son varias las hipótesis que se han propuesto para tratar de resolver este interesante dilema. Algunos autores han creído encontrar el valor adaptativo del comportamiento homosexual dentro de un contexto de selección por parentesco. Otros hablan de genes “gay” que sólo se expresan en condiciones de heterocigosis y que confieren ciertas ventajas que mejoran los resultados reproductivos de los individuos portadores. Se ha llegado incluso a plantear la posibilidad de que el comportamiento homosexual sea una forma de preparación para las cópulas heterosexuales y la competición espermática.

Entre los machos de babuino es bastante frecuente la conducta de “saludo” en momentos de tensión o incertidumbre social; estas interacciones comprenden presentaciones de la grupa, tocamientos de los genitales e incluso montas de los machos entre sí. (Fotos de la una a la seis de arriba a abajo). / Fotos: F. Zaragoza

A pesar de la diversidad de hipótesis propuestas, de momento todavía carecemos de un marco teórico adecuado que permita una interpretación satisfactoria de la existencia del comportamiento homosexual. No debe extrañar, por tanto, que la cuestión de su valor adaptativo siga siendo objeto de debate. Una de las ideas más interesantes surgidas en los últimos años en relación a este debate toma como punto de referencia la función que desempeña el comportamiento homosexual en las sociedades humanas. La hipótesis básica sobre la que descansa esta idea es que la sexualidad humana puede tener otros propósitos aparte de los puramente reproductivos. De hecho, la historia escrita de la humanidad abunda en ejemplos que permiten apreciar con claridad el importante papel social reservado a la sexualidad, incluso en aquellas sociedades en las que se practicaba una prevención activa del embarazo por medio de los métodos anticonceptivos más diversos.

Con todo, el mayor apoyo a esta hipótesis proviene de la propia extensión que alcanza el comportamiento homosexual entre los primates no humanos. Al menos así parece indicarlo la información contenida en un artículo publicado en 1995 por el antropólogo Paul L. Vasey, de la Universidad de Montreal (Canadá). En este trabajo, en el que se revisan los datos procedentes de informes científicos y comunicaciones personales de diversos primatólogos, se demuestra que por lo menos 33 especies de primates, sin contar a la especie humana, exhiben comportamientos homosexuales.

Especies de primates no humanos que exhiben comportamientos homosexuales

Infraorden Superfamilia EspecieCondiciones
de vida
SexoEstructura
social
Platyrrhini Ceboidea Callithix jacchusCH?
Cebus capucinusLM10
Cebus olivaceusLM. H4
Leontopithecus rosaliaCM7?
Saimiri sciureusC, LM, H5
Saguinus fuscicollisCM, H7(9)
Saguinus midasCH?
Saguinus nigricollisCM, H?
Saguinus oedipusCM, H7?
Catarrhini Cercopithecoidea Cercocebus atysCM, H?
Cercopithecus aethiopsC, LM, H5(4)
Erythrocebus patasC, LM, H3
Macaca arctoidesCM, H5
Macaca fascicularisCM5
Macaca fuscataC, LM, H5
Macaca mulattaC, LM, H5
Macaca nemestrinaC, LM, H4
Macaca nigraCM, H?
Macaca radiataLM, H5
Macaca silenusCM, H5
Macaca tonkeanaLM, H?
Miopithecus talapoinC, LM, H5
Nasalis larvatusLM, H8(5)?
Papio cynocephalusC, LM, H5
Papio hamadryasC, LM, H8(2)
Presbytis entellusLM, H4
Theropithecus geladaC, LM, H8(2)
Hominoidea Gorilla gorillaC, LM, H9
Hylobates larLM6
Pan paniscusC, LM, H1
Pan troglodytesCM, H1
Pongo pygmaeusC, LM, H11
Symphalangus syndactylusCM6

Condiciones de vida: C = Cautividad; L = Libertat.
Sexo: M = Macho; H = Hembra.
Estructura social:
1 = Comunidad formada por individuos que se alimentan de forma parcialmente independiente. 2 = Comunidad formada por unidades reproductivas que se alimentan de forma parcialmente independiente. 3 = Grandes grupos con un macho adulto residente. 4 = Grandes grupos con un número variable de machos adultos residentes; 5 = Grandes grupos con más de un macho adulto residente. 6 = Parejas monógamas. 7 = Parejas monógamas y grupos poliándricos. 8 = Pequeños grupos con un macho adulto residente. 9 = Pequeños grupos con un número variable de machos adultos residentes. 10 = Pequeños grupos con más de un macho adulto residente.11 = Individuos solitarios. (Tabla modificada a partir de Vasey, 1995.)

Tal como se refleja en la tabla, todas las especies de primates en las que se ha descrito este tipo de comportamientos pertenecen al suborden Anthropoidea. Hasta la fecha, no se han descrito comportamientos homosexuales en ninguna especie de prosimios. En conjunto, el repertorio de comportamientos exhibidos por los primates en sus interacciones homosexuales es muy variado y flexible. Entre ellos se incluyen montas ventrodorsales y ventroventrales, manipulaciones mutuas de los genitales, contactos bucogenitales y anogenitales con intromisión del pene, etc. La frecuencia con la que se realizan los comportamientos homosexuales varía mucho de unas especies de antropoides a otras. En algunas especies, como en los bonobos (Pan paniscus), su frecuencia llega a sobrepasar incluso a la de los comportamientos heterosexuales. En otras, por el contrario, están ausentes por completo (AlouattaMacaca sylvanus).

Monta ritualizada entre hembras de babuino. Esta interacción es muy frecuente entre las hembras de esta especie como manifestación del rango de dominancia, en donde normalmente la hembra que monta es de mayor rango que la hembra montada (segunda por la derecha). En el babuino, al igual que en otras especies de primates, el bostezo es una conducta de amenaza ambivalente, pues aunque es un gesto de amenaza dirigido hacia un oponente, también indica la presencia de miedo en el individuo que la manifiesta. En algunos casos va acompañada de la erección del pene en los machos, signo indicativo de tensión interna (primera por la derecha). / Fotos: F. Zaragoza

La evidencia reunida por Vasey sugiere que el comportamiento homosexual de los primates refleja más una faceta normal de su repertorio sexual que una respuesta anormal frente a las condiciones de cautividad. De hecho, sabemos que al menos 20 especies de primates exhiben comportamientos sexuales en estado salvaje. Es más, en siete de ellas no se han podido encontrar comportamientos homosexuales en las observaciones realizadas en condiciones de cautividad. Ello nos induce a pensar que, en contra de lo comúnmente aceptado, la cautividad puede llevar a los primates a comportarse “anormalmente” al no exhibir los comportamientos homosexuales que realizan habitualmente cuando se encuentran en libertad. A excepción del chimpancé (Pan troglodytes), ninguna de las trece especies que mostraron comportamientos homosexuales únicamente en cautividad ha sido estudiada suficientemente en condiciones de libertad. Por ello, el número de especies que exhiben este tipo de comportamientos en estado salvaje puede ser todavía mayor.

«La sexualidad humana puede tener otros propósitos a parte de los puramente reproductivos» 

¿Qué conclusiones aportan los datos reunidos por Vasey acerca de si el comportamiento homosexual es adaptativo, neutro o maladaptativo? Existen algunas investigaciones muy convincentes que demuestran las importantes ventajas adaptativas derivadas de la realización de comportamientos homosexuales por parte de los miembros de algunas especies de primates. Un ejemplo paradigmático de ello lo encontramos entre los bonobos, quienes utilizan los contactos genitales homosexuales como un eficaz mecanismo de mantenimiento de la estabilidad social. Prueba de ello sería el drástico incremento que se produce en la frecuencia de este tipo de contactos al finalizar ciertas situaciones de gran tensión tales como las interacciones agonísticas o las exhibiciones de amenaza de los machos. Los contactos genitales homosexuales representan un papel igualmente importante en la estabilización de las relaciones sociales que se establecen entre los diversos grupos de bonobos. Dada la importancia que la cohesión de los grupos sociales tiene para la supervivencia individual de los bonobos, no resulta difícil imaginar el efecto beneficioso que puede tener la práctica de comportamientos homosexuales sobre el éxito reproductivo de los sujetos que los realizan. Pese al interés de este ejemplo, hasta la fecha son muy pocas las especies de primates en las que se han podido encontrar ventajas adaptativas derivadas de la realización de comportamientos homosexuales.

Tal como Vasey afirma en su trabajo, la expresión de comportamientos homosexuales no debe ser calificada como un carácter maladaptativo, ya que los sujetos que los realizan no suelen ver disminuido su éxito reproductivo. Y es que el comportamiento homosexual exclusivo parece estar ausente entre los primates no humanos. En realidad, los individuos que lo exhiben mantienen contactos tanto homosexuales como heterosexuales, ya sea de forma simultánea o alternativa. En este sentido, los seres humanos seguimos las mismas pautas de comportamiento que las restantes especies de primates. Incluso en las sociedades en las que casi todo el mundo es bisexual, es muy rara la existencia de personas que mantengan comportamientos homosexuales exclusivos a lo largo de toda su vida. Se calcula que su proporción no supera el 1% de los individuos adultos que exhiben comportamientos homosexuales. En cualquier caso, éste parece ser el motivo de que las personas que muestran una orientación bisexual no tengan, en conjunto, un menor éxito reproductivo que las heterosexuales.

Chimpancé macho chillando debido a un conflicto con el macho alfa. Obsévese la erección del pene, signo indicativo de miedo y tensión interna. / Fotos: F. Zaragoza.

A juzgar por lo dicho en los párrafos anteriores, cabría esperar que el comportamiento homosexual fuera una característica fenotípica adaptativamente neutra en la mayoría de las especies de primates. La evidencia acumulada hasta la fecha parece apoyar esta predicción. Existen numerosos ejemplos en los que se ha podido observar que la exhibición de comportamientos homosexuales no parece influir, ni de forma positiva ni negativa, sobre el éxito reproductivo de los individuos que los realizan. A la vista de estos datos, Vasey ha sugerido la posibilidad de que el comportamiento homosexual de los primates no sea el producto de un proceso de selección natural sino, más bien, un subproducto neutro derivado de la selección de otra u otras características todavía no definidas. Según esta noción, las interacciones homosexuales forman parte del rango normal de variabilidad fenotípica propia de animales con un comportamiento tan flexible como el de los primates. En algunas especies concretas, como en el caso ya descrito de los bonobos, el comportamiento homosexual ha adoptado nuevas funciones sociales capaces de incrementar el éxito reproductivo de los individuos que lo exhiben. La homosexualidad en estos casos excepcionales debería ser considerada como una “exaptación”, es decir, como una característica no diseñada por la selección natural para desempeñar la función que realiza en la actualidad. sp.,

Origen evolutivo de la homosexualidad

La amplia difusión que alcanza el comportamiento homosexual entre las especies actuales de primates antropoides y su total ausencia entre las de prosimios, nos induce a pensar que se trata de un comportamiento muy antiguo cuyo origen podría remontarse a la diversificación evolutiva del suborden Anthropoidea durante el Oligoceno, hace unos 30 millones de años. Según Vasey, un incremento de la flexibilidad comportamental en los simios del Oligoceno permitió una escisión entre el comportamiento sexual y la mera reproducción. En otras palabras, el comportamiento reproductivo se convirtió en el apropiado para desempeñar nuevos propósitos sociales no relacionados directamente con la fertilización.

Platyrrhini y Catarrhini, los dos grupos de primates que predominaron durante el Oligoceno, han permanecido aislados geográficamente a lo largo de toda su historia evolutiva. En concordancia con esta separación, las especies actuales de ambos grupos exhiben pautas de comportamiento homosexuales bien diferenciadas. Entre los Platyrrhini, también conocidos como monos del Nuevo Mundo, los comportamientos homosexuales son poco frecuentes y se suelen expresar en momentos de juego o durante las interacciones de dominación. El comportamiento homosexual entre los Catarrhini, o monos del Viejo Mundo (entre los que se incluye nuestra propia especie), parece ser una elaboración de las pautas más básicas de los Platyrrhini. Prueba de ello sería el incremento en la frecuencia y complejidad de las interacciones homosexuales establecidas, las cuales incluyen los emparejamientos de larga duración y la competición por individuos del mismo sexo. Además, los comportamientos homosexuales entre los Catarrhini se expresan en condiciones sociales mucho más diversas (reconciliación, formación de alianzas, etc.).

«Lo que sí parece ser una invención exclusiva de nuestra especie es la agresividad que algunos seres humanos expresan contra quienes practican la homosexualidad»

Aunque los primeros datos sobre la presencia de comportamientos homosexuales entre los primates se publicaron hace ya cerca de 80 años, su existencia ha sido sistemáticamente olvidada incluso en la mayor parte de los manuales de primatología. Ello ha generado la falsa impresión de que tales comportamientos son una “anormalidad” reciente exclusiva de los seres humanos. La realidad, sin embargo, es muy distinta. La evidencia acumulada hasta la fecha nos indica claramente que el comportamiento homosexual humano y, por extensión, otros comportamientos sexuales no reproductivos, son el producto de una larga historia evolutiva cuyo origen se remonta a varias decenas de millones de años. Al menos esto es lo que se deduce de la amplia difusión que el comportamiento homosexual tiene entre nuestros parientes primates. Lo que sí parece ser una invención exclusiva de nuestra especie es la agresividad que algunos seres humanos expresan contra quienes practican la homosexualidad.

REFERENCIAS
Vasey, P. L., 1995.  «Homosexual behavior in primats: a review of evidence and theory». International Journal of Primatology, 16: 173-204.

© Mètode 2013 - 30. Sexo para todos - Disponible solo en versión digital. Verano 2001

Unidad de Etología y Bienestar Animal. Universidad Cardenal Herrera-CEU.