El reto de conservar la biodiversidad agraria valenciana

El plan de diversidad agraria quiere conservar las variedades hortícolas valencianas

«El Plan de la diversidad agraria valenciana tiene como objetivo principal garantizar la conservación de las variedades locales»

El pasado jueves 1 de junio, la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural presentó el Plan de la diversidad agraria valenciana, que tiene como objetivo principal garantizar la conservación de variedades locales valencianas y su divulgación. En este sentido, Elena Cebrián, consellera de esta área, afirma que el reto consiste en crear una nueva demanda para nuestras variedades locales. «Esto lo haremos transmitiendo las cualidades de estas variedades: el sabor, sus beneficios para la salud y la vinculación al territorio», explica la consellera. Con este plan se quiere apostar firmemente por la conservación de nuestras variedades tradicionales, «tanto en el campo con los agricultores, como en la mesa de los consumidores, para que tengan un futuro esperanzador», sentencia Cebrián.

Elena Cebrián. / Fotografía de María Marín

El plan, presentado por Josep Roselló, jefe de la Sección de Tecnología, Proyectos y Recursos del Servicio de Producción Ecológica, Innovación y tecnología, tiene diversas líneas de actuación: la más potente es el fomento de la conservación y el cultivo de variedades locales. Para lograr este objetivo, se creará un catálogo de variedades locales de interés agrario: un listado de recursos hortícolas con información agronómica y cultural para promover su uso y ayudar a conservar la biodiversidad. Esta pieza clave del proyecto pone de relieve el conocimiento de las personas mayores respecto a las variedades locales, así como la necesidad de mantenerlo para que estas no se pierdan. «Necesitamos saber los usos, las virtudes, los problemas, los defectos y las ventajas de nuestras hortalizas», comenta Roselló. Estas fichas serán públicas y esperarán colgadas en la página web de la Conselleria para dar a conocer al consumidor el gran número de variedades que existen en nuestra agricultura.

Otras herramientas de este plan serán, por una parte, la creación de una colección de semillas locales, y, por otra, la de una comisión formada por todos los actores implicados en la recuperación y la conservación de las variedades tradicionales, y encargada de coordinar el plan. Además, la Conselleria desea colaborar y coordinarse con otras entidades que realizan tareas en este campo. Por último, la conservación y el uso de variedades por parte de los agricultores se fomentará con un Acuerdo de Transferencia de Materiales: la Conselleria cederá semillas a los agricultores para que las utilicen libremente a cambio de que estos mantengan el contacto con la institución para realizar un seguimiento.

«Se creará un catálogo de recursos hortícolas con información agronómica y cultural para promover su uso»

Otro de los ejes del Plan de la diversidad agraria valenciana es el fomento del uso y cultivo de la agricultura ecológica, a causa de la poca disponibilidad que hay para obtener semillas ecológicas certificadas. En este aspecto, se pretende conseguir una ayuda específica para conservar variedades locales ecológicas y establecer así una relación con este sector para conocer su situación actual y sus necesidades. También está el objetivo de crear una red de agricultores colaboradores para llevar a término una investigación participativa sobre la problemática de las variedades tradicionales en el contexto de la producción ecológica. No obstante, las ciudadanas y los ciudadanos también somos parte de este plan, ya que sobre todo se quiere fomentar la promoción, divulgación y consumo de las variedades locales. «Sin que los ciudadanos conozcan los potenciales de las variedades y su diversidad, no tenemos garantizada la salvación de semillas que ahora se encuentran en riesgo de erosión genérica», explica Josep Roselló. Esta divulgación se centrará sobre todo en los mercados de proximidad y en el mundo de la gastronomía de calidad. Además, se elaborará material divulgativo adaptado a cada público: escolares, turistas, gente mayor… «Si la gente conoce las variedades locales, las pedirá y los agricultores las cultivarán», afirma Josep Roselló.

Josep Roselló. / Fotografía de María Marín

El último eje de este plan se centra en el fomento de la investigación, la innovación y la transferencia de las variedades locales. El objetivo es potenciar la investigación y el desarrollo en los centros públicos que están investigando y experimentando sobre esta materia. También se pretende mejorar la fluidez de las relaciones con otras instituciones que trabajen con variedades locales y favorecer la formación de los agricultores para aumentar la profesionalización del sector.

En la presentación intervino también Gabriel Ballester, coordinador del Centro para la Investigación e Investigación Forestal (CIEF), quién explicó la participación de este blanco de semillas en el plan. Una participación que justo empezó hace un año y que consiste en la conservación y ampliación de la colección base, una reducida cantidad de semillas que se guardan a largo plazo para ser utilizadas en caso de catástrofes, y la colección activa, compuesta de semillas que se usan continuamente. El jefe de Sección de Protección de Recursos Naturales, Emilio Laguna, hizo un recorrido por la importancia de la biodiversidad de nuestro territorio, tanto de flora silvestre como de recursos cultivados, y la estrecha relación entre ambos. Además, expresó su preocupación por la desaparición continuada de especies vegetales, «El número de especies en nuestro territorio es reducido, entorno a 50 o 60, pero a lo largo de la historia se han llegado a cultivar más de 250. Esto nos hace ver todo lo que hemos perdido», nos explica Emili Laguna.

© Mètode 2017

Estudiant de periodisme de la Universitat de València.