Investigar sobre género desde múltiples disciplinas

Perfiles, compromisos e interrelaciones en un grupo interdisciplinario

10.7203/metode.7.8189

Una de las dificultades más grandes que se encuentran en el trabajo interdisciplinario es la de poder concentrarse alrededor de un proyecto común, cuando los esfuerzos y las jerarquías no van en una misma dirección. En este artículo se describe un grupo en particular, el Genre Egalité et Mixité, y su funcionamiento. Este grupo de investigación interdisciplinario sobre género en la educación, nacido en la Universidad de Lyon, trabaja la cuestión en tres ejes: la formación del profesorado, la investigación científica y la creación de una biblioteca especializada. Por proceder de varias disciplinas, las y los investigadores tienen perfiles diferentes y, en consecuencia, distintas concepciones del feminismo, hecho que dota de singularidad al grupo.

Palabras clave: género, investigador, feminismo, interdisciplinariedad, Francia.

En el año 2000 nació, en la Universidad Claude Bernard Lyon 1 – Instituto Universitario de Formación de Maestros (IUFM) de Lyon, el grupo de investigación interdisciplinario Genre Egalité et Mixité (GEM). Como explican en su propia página web (Genre Egalité et Mixité, 2012), su misión es la de «plantear propuestas de formación ambiciosas al profesorado y futuro profesorado […] en materia de educación en la igualdad entre niñas y niños». Además, sus trabajos de investigación se centran en «cuestiones de coeducación e igualdad de género en la escuela en diversas disciplinas». Partiendo de esta base, el GEM se propone intervenir en tres ejes principales: la formación de profesorado y futuro profesorado (de primaria y secundaria), la investigación científica y la creación de una biblioteca especializada en género y educación. Su carácter informal y educativo lo convierte en una especialidad única en Francia. A lo largo de este artículo se analiza esta singularidad, comenzando con algunas hipótesis sobre su funcionamiento y terminando con reflexiones sobre el futuro.

El interés de la autora por cómo los perfiles, los compromisos y las interrelaciones de los investigadores de disciplinas diversas estructuran el GEM nace a raíz de de la participación en este grupo en 2013. En el análisis que aquí se presenta, que parte de la observación y de las entrevistas a las personas integrantes del GEM, se siguen dos ejes principales: el primero se refiere a las socializaciones plurales y a los compromisos como factores determinantes de los perfiles y de las trayectorias de los investigadores; el segundo se centra directamente en la interdisciplinariedad del GEM.

Socialización, militancia general y sentimiento de adhesión al feminismo

Varios puntos de convergencia fueron identificados en las trayectorias o perfiles de los integrantes del GEM. Todos los miembros del grupo tuvieron una socialización escolar o universitaria similar, ya que todos ellos han llegado a obtener un doctorado. Además, todas estas personas transitaron relativamente bien la etapa de educación formal que, en paralelo, fue apoyada económicamente o moralmente por sus familias, lo que en ocasiones originó una presión importante para alcanzar un nivel de estudios superior.

«Algunas de las investigadoras del GEM reconocen el impacto de la influencia de sus madres en sus decisiones, en su compromiso político, académico y grupal»

Sucede algo similar con la transmisión del compromiso militante o feminista. Dos miembros del grupo crecieron en una familia cuya ideología política es la izquierda. Los otros cinco investigadores conocieron el ambiente de la militancia más tarde. Para Liane Henneron (2005, pp. 98–99), la «transmisión familiar» es importante, «aunque no hay correlación entre el hecho de tener una madre feminista y hacerse militante». Sin embargo, «a menudo se encuentra un modelo femenino significativo: la madre, la abuela, la tía o incluso la maestra». De acuerdo con esto, algunas de las investigadoras del GEM reconocen el impacto de la influencia de sus madres en sus decisiones, en su compromiso político, académico y grupal, y también en el hecho de haber ingresado en un grupo de estas características.

De todas formas, el feminismo no es un pasaje obligatorio para integrar un grupo de investigación de género. Cinco miembros se consideran feministas, pero los otros dos se definen más fácilmente como «humanistas», rechazando el calificativo de «feminista» tanto en el plano personal como profesional. La definición que cada uno de ellos da del feminismo (y de las feministas) se sitúa entre la militancia y el extremismo, variando considerablemente hasta hacer una distinción entre un «feminismo masculino» y un «feminismo femenino», considerando que el «feminismo femenino» es algo que se vive por el cuerpo y las experiencias. Así, dentro del grupo difieren tanto el sentimiento de feminismo como su definición. La perspectiva de género permite afinar el análisis. En términos generales los miembros más involucrados son las mujeres que se declaran feministas y que hacen de las problemáticas de género una cuestión de investigación omnipresente. Así, parece que el nivel de compromiso y participación es dependiente del grado de sensibilización al feminismo. Es decir, a mayor conciencia feminista, mayor implicación.

El difícil equilibrio entre el compromiso feminista y la investigación más neutral

Tras reflexionar acerca de los perfiles, es conveniente analizar qué impacto tiene la participación política o militante de los investigadores e investigadoras en la objetividad de sus trabajos. Parece difícil separar la implicación personal o militante de la actividad puramente científica. ¿A qué hacemos referencia cuando hablamos de un sentimiento feminista para un científico o científica? ¿Podemos permanecer neutrales cuando abordamos las cuestiones de género y nos sentimos feministas? ¿Dónde termina la militancia y dónde empieza el trabajo científico? ¿Un científico puede intervenir en eventos organizados por asociaciones feministas?

Seis de los siete miembros del GEM tenían o tienen todavía una actividad militante (sea en ONG, partidos políticos, sindicatos…); de estos, dos personas practicaban solamente la militancia feminista. Pero para tres de los integrantes del grupo, la militancia –especialmente la feminista– representa un aspecto negativo que llega a deslegitimar la palabra del científico. Nos encontramos pues con una concepción diferente, casi opuesta, de la manera de abordar las problemáticas de género en un mismo grupo de investigación. Es posible destacar tres perfiles: el feminista y militante, fuertemente comprometido personal y profesionalmente con las problemáticas de género; el militante, feminista o no, más bien en posición neutral dentro del grupo; y por último el no militante, que rechaza la etiqueta «feminista» y cuyo compromiso es casi inexistente. Ahora bien, ¿podría haber estudios de género si no hubiese investigadores e investigadoras feministas?

«Dentro del GEM también se debe organizar el tiempo entre las responsabilidades propias del grupo, la militancia y la producción científica»

Carrera docente, administrativa y científica

El personal investigador tiene que hacer frente a tres tipos de carreras: la carrera docente, la carrera administrativa y la carrera científica. Debe entretejerlas, gestionarlas e integrarlas a un empleo de tiempo completo. Cada persona que se dedica a la investigación tiene que adaptar su calendario a estas tres actividades, cuatro si incluimos el hogar familiar. La carrera docente permite disponer de un sueldo para vivir. La administrativa, menos conocida, representa una importante carga de trabajo: cuantas más responsabilidades tiene el investigador, más aumenta ese cúmulo de tareas. Finalmente, la parte científica sigue siendo el corazón de la profesión. La investigación, especialmente cuando está relacionada con la actividad en un laboratorio, representa una presión importante para cada uno de los profesionales. La obligación de publicar es algo a tener en cuenta en esta triple actividad, ya que es lo que ofrece una legitimidad como investigador. Dentro del GEM también se debe organizar el tiempo entre las responsabilidades propias del grupo, la militancia y la producción científica. Esto se refleja en la tipología de perfiles establecida en el apartado anterior.

Diferentes socializaciones según las disciplinas

Emmeline Pankhurst (1858-1928), una de les fundadores del moviment sufragista britànic, arrestada davant del palau de Buckingham al maig de 1914 quan tractava de presentar una petició de llei davant el rei Jordi V. Mètode.

Emmeline Pankhurst (1858-1928), una de las fundadoras del movimiento sufragista británico, arrestada delante del palacio de Buckingham en mayo de 1914 cuando intentaba presentar una petición de ley delante del rey Jorge V. Mètode.

Cada disciplina se interesa por el género y sus problemáticas de manera diferente, con más o menos facilidad. Sin embargo, en términos de actividad, los investigadores están lejos de incorporar una perspectiva de género en todas sus actividades científicas. De todos los integrantes del GEM, una sola persona se comprometió a hacerlo. Esta catedrática es una militante feminista y la más comprometida en las actividades del grupo.

¿Pero qué aporta el género a las disciplinas? ¿Es diferente su impacto en función de la disciplina? Obviamente, la introducción de una perspectiva de género sistemática no está en la práctica de todos. Así, «las investigadoras (y más tarde los investigadores) implicadas están motivadas por cuestiones políticas como los derechos de las mujeres y por una búsqueda de igualdad (social, económica, política) entre los sexos, en parte, debido solo a la potenciación de los estudios de género y su arraigo en el campo académico, que genera necesariamente motivaciones profesionales relevantes en la carrera –pero el enfoque es claramente científico, sometiéndose a las mismas reglas epistemológicas que las demás áreas de investigación en ciencias sociales» (­Gothuey et al., 2012).

Perspectivas y realidades del GEM

Este grupo de investigación navega entre tres objetivos principales de trabajo, a saber: la enseñanza, la investigación y la biblioteca o centro de documentación, además de temas actuales institucionales y personales.

«En sus comienzos el GEM estableció un programa de formación para el profesorado o futuro profesorado»

En cuanto a la faceta docente, en sus comienzos el GEM estableció un programa de formación para el profesorado o futuro profesorado. Esta iniciativa se llevó a cabo durante los primeros diez años del grupo, pero después fue diezmada por la «masterización» de la formación y la vinculación directa del IUFM a la universidad. Así pues, dicha «masterización» supuso el cierre de los IUFM y el descenso de las actividades en las que participaba el GEM.

En lo que concierne al segundo eje, la investigación, no aparece como una prioridad. En términos de producción, solo un libro fue publicado por el GEM, A l’école des stéréotypes (L’Harmattan, 2013). Dirigido por Christine Morin-Messabel y Muriel Salle, es el resultado de una colaboración entre varios investigadores, donde cada uno redactó un capítulo. Esto no corresponde exactamente a un trabajo interdisciplinario, sino que lo más ajustado sería hablar de pluridisciplinariedad. Mientras que la interdisciplinariedad apunta a la confrontación y al intercambio de puntos de vista entre disciplinas sobre un tema de investigación en común, la pluridisciplinariedad se correspondería con el estudio de un objeto de una sola y misma disciplina por varias disciplinas al mismo tiempo (Nicolescu, 2002). Además del libro A l’école des stéréotypes, se organizaron dos coloquios. Esto representa poca actividad para los dieciséis años que tiene el grupo, lo que cuestiona su existencia y el interés de participación de sus miembros.

Respecto al objetivo de crear una biblioteca «feminista», dio por resultado la conformación del fondo Aspasie, una colección de documentos relacionados con la historia de las mujeres y las cuestiones de género en humanidades y ciencias sociales, principalmente en el ámbito de la educación. Este fondo representa la matriz del grupo GEM y constituye una biblioteca única en Francia por su magnitud (más de 43.000 libros y revistas especializados en francés, inglés, alemán, español, italiano y portugués). Ubicada en la Escuela Superior del Profesorado y de la Educación (ESPE) de Lyon, esta biblioteca sufre hoy falta de reconocimiento por parte de la universidad y de otras entidades, hecho que dificulta la obtención de fondos y una estrategia clara de funcionamiento.

«Los movimientos dentro del grupo, y especialmente la marcha de la profesora fundadora en 2010, han tenido un fuerte impacto sobre su dinámica»

A pesar de que los tres objetivos de acción del grupo no han evolucionado mucho en sus dieciséis años de existencia, el GEM sí que fue cambiando en función del contexto, así como sus miembros. Los movimientos dentro del grupo, y especialmente la marcha de la profesora fundadora en 2010, han tenido un fuerte impacto sobre su dinámica. Hoy parece que no todos los miembros del grupo tienen la misma concepción del futuro, y pocos de ellos se imaginan continuar a largo plazo.

El efecto de las jerarquías

Antes de comprobar los diferentes objetivos y compromisos, quise entender el papel que pueden desempeñar las jerarquías o liderazgos entre los diferentes investigadores. Así, podríamos hablar de:

Jerarquía disciplinaria: relacionada con el conocimiento de las cuestiones de género, la facilidad de integrarlas a su disciplina y la comprensión de su disciplina por los otros miembros del grupo.

Jerarquía por la antigüedad: en función de la fecha de entrada al grupo, se les otorga más legitimidad, prioridad en tomar la palabra y hacer escuchar su voz.

Jerarquía por la generación: aunque la edad no aparece como un determinante particularmente visible, la generación permite explicar algunos comportamientos. Esta variable tiene sobre todo un impacto sobre la definición del feminismo y la manera de vivirlo. Los miembros que eran jóvenes en los años setenta están más politizados y a la izquierda, son más radicales e impulsan a sus adeptos a la acción, a tomar la palabra y a posicionarse, lo que no siempre es entendido por el resto. La edad tiene un impacto también en el uso de las nuevas tecnologías y, en consecuencia, en la publicidad que se hace del GEM.

Jerarquía por el estatus: no solo por la diferencia de estatus universitario que existe entre los catedráticos y los ATER, sino también en función de la forma de entrar al grupo (apoyados o no por la fundadora) y la evolución de su posición dentro de este.

Jerarquía por la actitud intra e intergrupal: es sin lugar a duda lo que más influye en las posiciones que se ocupan dentro del grupo. Entendemos por actitud el grado de compromiso pero también la manera de trabajar en equipo y de representar al GEM afuera. De hecho, cuanto más se involucra el investigador más se refuerza su posición dentro del grupo, de manera que se siente legitimado para tomar la palabra en nombre del equipo. Al mismo tiempo, una excesiva militancia y un feminismo radical pueden causar un aislamiento del grupo, así como falta de legitimidad.

Comunicación, armonía y ambición

Científica. Jesús Císcar.

Científica. Jesús Císcar.

Entonces, ¿por qué pertenecer este grupo si su actividad científica no es significativa y existe mucha competencia «negativa» entre sus miembros?

En primer lugar, es importante saber que las personas que eligen seguir la profesión de investigador tienen pocas oportunidades de trabajo en la universidad; entrar en el GEM es una.

En cada una de las entrevistas realizadas a las personas integrantes del GEM destaca el sentimiento de bienestar. El aspecto «pluridisciplinario» trae su cuota de beneficios: es apasionante y tranquilizador a la vez, lo que evita toda forma de competitividad negativa dentro de la misma disciplina.

«El grupo Genre Egalité et Mixité representa un trampolín profesional gracias a la participación en coloquios y conferencias y al encuentro con nuevos profesionales»

Por otra parte, la formación de género es también uno de los leitmotiv de algunos miembros del grupo y por esa razón buscan pertenecer al GEM. Y más allá de esto, el GEM ofrece la posibilidad de formarse en las problemáticas de género en la educación gracias a los miembros ya presentes. En algunos casos representa un trampolín profesional gracias a la participación en coloquios y conferencias y al encuentro con nuevos profesionales. Además, impartir cursos en la universidad trae aparejado un beneficio económico y curricular.

La naturaleza de las relaciones entre los miembros (estrictamente profesional y amistosa) puede ser vista de manera heterogénea desde afuera. Las reuniones son poco frecuentes (menos de una vez al mes). Cada integrante está ocupado en su triple carrera, por lo que organizar sesiones productivas es difícil. Los miembros confiesan sin reparo que se conocen de manera superficial y también reconocen que tienen visiones muy diferentes en materia de género, y que esto tiene como consecuencia conflictos interpersonales entre las personas más involucradas, sobre todo en relación a las jerarquías que hemos mencionado anteriormente. Es importante remarcar que existe libertad para integrar el grupo y que solo se requiere participar regularmente en algunas jornadas o reuniones del GEM. Esta libertad facilita la inversión e involucramiento en el grupo, pero puede ser un freno para las relaciones sociales, las aportaciones teóricas y los valores que difieren en función de las personas.

En conclusión

Para resumir este trabajo exploratorio podemos destacar que las debilidades del GEM son demasiada libertad de implicación, poca exigencia de participación o producción, poca visibilidad del grupo y de su trabajo, la debilidad de la institución IUFM y las trayectorias de los miembros, y la salida de la profesora fundadora. Además, la falta de un proyecto común constituye una amenaza para el GEM. No obstante, la libertad de implicación y la variedad de perfiles también podrían representar una fortaleza del grupo, así como los valores compartidos. Las oportunidades que se presentan son las de investigar, unirse a otras entidades similares, implicar a jóvenes investigadores e investigadoras, unir la biblioteca Aspasie a otras y convertir la militancia e implicación actual en una mayor actividad. Sin embargo, sin una estructura clara en su actividad pluridisciplinaria, el futuro del grupo parece complicado, sobre todo al ver el efecto del contexto institucional. El GEM, que dependió durante mucho tiempo de su profesora fundadora, aparece hoy huérfano e incapaz de crear un proyecto común que reúna a investigadores con valores e intereses compartidos.

Referencias

Genre Egalité et Mixité. (2012). L’équipe. Consultado el 24 de mayo, 2013, en http://gem.hypotheses.org/sample-page/lequipe-3

Gothuey, J., Morales, Q., Oudin, F., Pierre, T., Sinigaglia, J., & Sinigaglia-Amadio, S. (2012). Enquêter sur le genre. Terrains et pratiques. Nancy: Presses universitaires de Nancy.

Henneron, L. (2005). Être jeune féministe aujourd’hui: Les rapports de génération dans le monde féministe contemporain. L’Homme et la Société, 158, 93–111. doi: 10.3917/lhs.158.0093

Nicolescu, B. (2002). Multi, inter et transdisciplinarité. Science et Cons­cience, 4.

© Mètode 2018 - 91. SheScience - Otoño 2016

Máster en Evaluación y Seguimiento de Políticas Públicas en el Instituto de Estudios Políticos de Lyon (Francia). Ha trabajado como consultora especializada en la evaluación de políticas sociales y médicas, sobre todo en relación a discapacidades, gerontología y protección de la infancia. Tiene un interés particular por las problemáticas de género y es autora de un libro sobre la interdisciplinariedad en un grupo de investigadores en el género, Interdisciplinarité au sein d’un groupe de recherche sur le genre, publicado en agosto de 2016.