El siglo de la biónica

La biónica ha revolucionado la sustitución de miembros del cuerpo humano mediante aparatos y artefactos técnicos capaces de suplir completamente o ayudar a sustituir ciertas partes anatómicas dañadas. El término es un acrónimo del prefijo bio- y el término electrónica, y hace referencia a una parte muy especializada de la ingeniería biotecnológica que tiene como objetivo construir artefactos capaces de restituir de forma mecánica y electrónica los componentes del organismo humano a medida que se deterioran o dejan de funcionar.

Durante las últimas décadas, la industria sanitaria ha experimentado una verdadera revolución tecnológica, que ha transformado radicalmente las técnicas diagnósticas y el tratamiento de muchas dolencias y situaciones invalidantes. Si ya durante la segunda mitad del siglo xx la producción industrial de medicamentos, vitaminas, hormonas y fármacos psicoactivos convirtió la industria farmacéutica en uno de los sectores más poderosos de la economía mundial, más recientemente la microelectrónica, la informática y la física de partículas aplicadas a la tecnología sanitaria han generado una serie de instrumentos y mecanismos de análisis, exploración y aplicación terapéutica sin precedentes.

Desde el descubrimiento de los rayos X en 1896 hasta la actualidad, en poco más de un siglo, la medicina, la cirugía y la farmacia han experimentado un cambio tecnológico muy intenso según las demandas de una población con una esperanza de vida que ha ido creciendo. El envejecimiento y la accidentalidad (laboral, de tráfico, tecnológica, las catástrofes ambientales, etc.) piden nuevas soluciones al deterioro físico accidental o derivado de la edad y el envejecimiento, o de las dolencias degenerativas. En el terreno diagnóstico, la visualización interna del organismo se ha revolucionado con nuevas técnicas como la tomografía axial computerizada (TAC), la resonancia magnética nuclear (RMN) y la tomografía por emisión de positrones (PET). También la suplantación de órganos y funciones ha desarrollado máquinas complementarias como fueron los marcapasos y el pulmón de acero, y más recientemente los respiradores artificiales, las máquinas de diálisis renal, o la compensación de funciones abolidas como en el tratamiento hormonal de la diabetes o los trastornos de la tiroides. La medicina regenerativa y el cultivo de células han permitido también el trasplante de órganos y tejidos.

«Desde hace una década hemos empezado a ver atletas, ciclistas y otras categorías de deportistas de élite que usan prótesis de pierna o de brazo»

En este contexto de revolución tecnológica sanitaria, el advenimiento de la biónica ha provocado una verdadera revolución en el dominio de la traumatología y la ortopedia. Los antiguos artefactos artesanales –muletas, sillas de ruedas, prótesis de madera…– que servían de apoyo para los miembros dañados, actualmente han dado paso a una verdadera explosión de la industria biónica, en la que se plantea la sustitución no solo mecánica de la parte anatómica dañada, sino también la restitución funcional, porque los aparatos biónicos aspiran a integrar los nuevos artefactos como una parte esencial del propio organismo.

Desde hace una década hemos empezado a ver atletas, ciclistas y otras categorías de deportistas de élite que usan prótesis de pierna o de brazo y que participan en competiciones deportivas de alto rendimiento. Se han desarrollado también prótesis de pies, manos y brazos. La extremidad artificial queda conectada directamente con el esqueleto y disfruta de una gran estabilidad. Son prótesis capaces de establecer una conexión entre el cerebro o la mente y la máquina mediante la implantación de electrodos neuromusculares en el sistema nervioso, los cuales interpretan señales eléctricas y los traducen en movimientos mecánicos. La robótica no solo es una amenaza por la sustitución del trabajo físico de muchos trabajadores manuales, también es una oportunidad excepcional para superar parálisis, atrofias, y situaciones de discapacidad que hasta ahora eran invalidantes y ahora abren la esperanza de una vida más autónoma.

© Mètode 2019 - 100. Los retos de la ciencia - Volumen 1 (2019)

Catedrático de Historia de la Ciencia de la Universitat de València.