Cinco cuestiones sobre el Ébola

20141009_ebola_carlosiii_madrid
20141009_ebola_carlosiii_madridHospital Carlos III

El primer contagio de Ébola entre humanos fuera de África detectado en una enfermera del Hospital Carlos III de Madrid, Teresa Romero, ha hecho saltar las alarmas en la población por el temor a un posible brote de la enfermedad en España. Pero los primeros casos de la epidemia se dieron en Guinea a principios de año. Desde entonces, el virus ha presentado una rápida expansión, convirtiéndose en el brote de Ébola más letal de la historia con más de 3.800 muertos y  8.000 infectados, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hasta el momento, los casos confirmados de contagio habían tenido lugar solo en Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria. Es en Liberia y Sierra Leona, respectivamente, donde se contagiaron los misioneros españoles Miguel Pajares y Manuel García. Ambos fueron trasladados a España para ser tratados en el Hospital Carlos III de Madrid el 7 de agosto y el 21 de septiembre, donde murieron a los pocos días por la gravedad de la infección. Es durante el último caso cuando se produce el contagio de una de las enfermeras del equipo que proporciona asistencia al enfermo.

En Mètode hemos hablado con dos profesores de la Universitat de València sobre las principales cuestions que se plantean en el caso de Ébola en España. Santiago Mas-Coma es catedrático de Parasitología y experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de presidente de la Federación Mundial de Medicina Tropical. Fernando González-Candelas es catedrático de Genética e investigador en epidemiología molecular y evolutiva de los virus.

Las causas del contagio

A pesar de que las causas exactas no se han determinado todavía, según las últimas informaciones que recogen los medios, el contagio se habría producido de manera accidental cuando la enfermera estaba quitándose el traje de seguridad con el que todo el personal trabajaba con el enfermo. En este sentido, el profesor Mas-Coma señala que parece que «no ha sido un fallo de protocolo, sino un error humano que hay que comprender dada la situación de estrés».

En una entrevista reciente en Mètode, el catedrático de Medicina Preventiva de la Universitat de València, José María Martín Moreno, aseguraba que no eran necesarios trajes de seguridad máxima para el tratamiento de enfermos de Ébola e incluso podrían ser contraproducentes por dificultar el movimiento y el acceso de los médicos a los enfermos. El catedrático aseguraba que era suficiente con «unos guantes adecuados, una bata impermeabilizada, una mascarilla sencilla y unas gafas». No obstante, diversos trabajadores sanitarios que han participado tanto en la atención a los dos misioneros como a la sanitaria infectada han denunciado falta de coordinación con las autoridades sanitarias, así como la poca formación recibida para hacer frente a la enfermedad y al uso de trajes no adecuados en la asistencia a los enfermos.

En este sentido, el profesor Mas-Coma señala que se puede «entender que personal sanitario que no esté acostumbrado a estas situaciones pueda incurrir en un error».

   «Hablamos con dos profesores de la Universitat de València, Santiago Mas-Coma y Fernando González-Candelas, sobre las principales cuestiones que se eanplant sobre el caso de Ébola en España»
20141009_ebola_personal_sanitari_africaAgencia SINC  

 

 

 

«El personal sanitario es muy vulnerable al contagio y representa alrededor de un 5% del total de infectados del actual brote»

El riesgo para el personal sanitario

Santiago Mas-Coma ve cierto paralelismo entre el caso del contagio en España y los contagios de sanitarios en países africanos afectados como Nigeria. De hecho, según la OMS, el personal sanitario que se ocupa de víctimas de Ébola es muy vulnerable al contagio y representaría alrededor de un 5% del total de infectados del actual brote.

El Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades aseguraba esta semana en su cuenta de twitter que «los protocolos de control de la infección en Europa son de alto nivel, pero el riesgo para el personal sanitario no puede ser completamente eliminado». Del total de mueros registrados hasta el 5 de octubre por la OMS, 232 serían personal médico.

La posibilidad de un brote en españa

«El virus no se transmite fácilmente si no se entra en contacto con fluidos de un enfermo: sangre, vómitos, etc.», explica el profesor Fernando González-Candelas, que recuerda que es necesario entrar en «contacto muy directo con la persona infectada con síntomas» para que se pueda producir el contagio. «El virus no es fácilmente transmisible, como puede ocurrir con el virus de la gripe», asegura el investigador del Instituto Cavanilles de Biodiversidad i Biología Evolutiva.

En este sentido, los dos profesores de la Universitat de València aseguran que es dificil que se pueda producir un brote en España a partir de este caso, ya que desde el momento en que se confirma el Ébola en la enfermera se activa un protocolo para dar un seguimiento a todo aquel que ha estado en contacto con ella, y en especial a su marido. «Todas las personas que tuvieron algún contacto sospechoso con la enfermera están ya en vigilancia» explica el experto Mas-Coma.

La mutación del virus

En un artículo publicado el 11 de septiembre en el periódico estadounidense The New York Times, el virólogo Michael T. Osterholm lanzaba la posibilidad de que el virus mutara y pasara a ser posible su transmisión por el aire.

«Un virus no puede cambiar su vía de transmisión de esta manera tan drástica», asegura Fernando González-Candelas, que califica la carta de «terrorismo pseudocientífico». El catedrático de Genética pone como ejemple el virus del sida o la hepatitis C, que no pueden transmitirse por el aire. «Cada virus está adaptado a un receptor celular –explica–  de forma que un virus que se transmite por la sangre, por ejemplo, no se puede transmitir por el aire.»

La polÉmica por el perro

Durante los últimos días, una de las polémicas ha girado en torno a la necesidad de sacrificar o no el perro de la enfermera infectada. Desde grupos animalistas hasta científicos que aseguraban que el estudio del animal hubiera sido beneficioso para la investigación de la enfermedad han pedido que se tomaran medidas alternativas al sacrificio del perro, que finalmente se produjo el pasado miércoles.

En 2005, en un artículo publicado en Emerging Infectious Diseases, una revista del CDC (Centro de Control de Enfermedades de EEUU), los investigadores habían encontrado que algunos perros expuestos a un brote de Ébola en Gabón presentaban anticuerpos anti-virus de Ébola. «Esto quiere decir –explica el profesor Mas-Coma– que se puede pensar que es posible la transmisión por contacto de perro a humano. Y un perro no es controlable.»

En opinión del catedrático de Parasitología, el sacrificio del perro es una medida adecuada en este caso. «Es evidente que nos duele a todos, y más aún a los propietarios, pero el peligro que un perro infectado puede representar para los humanos no puede pasarse por alto», concluye el experto de la OMS.

Anna Mateu. Redactora jefe de la revista Mètode.
© Mètode 2014.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fernando González-Candelas: «Un virus no puede cambiar su vía de transmisión de una manera drástica»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santiago Mas-Coma: «Es evidente que nos duele a todos, pero el peligro que un perro infectado puede representar para los humanos no puede pasarse por alto»

© Mètode 2014
POST TAGS:

Jefa de redacción de Mètode.