Hablar abiertamente del cáncer

La oncóloga Àngels Royo presenta el libro de divulgación Clar i ras. Parlem del càncer

Clar i ras: Hablar del cáncer

La palabra cáncer es una de las más temidas hoy en día. A partir de los primeros minutos de un diagnóstico, la vida del paciente y la de las personas de su alrededor se transforma para no volver a ser la misma. Un nuevo camino se inicia a partir de la salida de la consulta, y las dudas y la incertidumbre se convierten en compañeras de viaje. En este punto, el papel del personal sanitario es esencial para dar respuesta a las primeras preguntas. A pesar de ello, médicos y otros profesionales de la salud, a menudo acostumbran a mantener una «distancia de seguridad» a la hora de hablar sobre cuestiones de futuro que, a pesar de ser trascendentales, resultan totalmente inciertas. Sin embargo, afortunadamente, la educación emocional y la pedagogía empiezan a hacerse un lugar entre el personal sanitario, que se anima a hablar de vida, procesos de dolor y muerte, como el caso de la oncóloga Àngels Royo en Clar i ras. Parlem del càncer (Vincle editorial, 2020), un libro para hablar del cáncer y romper distancias.

El pasado miércoles 4 de marzo Àngels Royo presentó, en el Centre Cultural del Carme de Valencia, Clar i ras. Parlem del càncer, un libro de carácter divulgativo sobre la enfermedad dirigido al gran público. La oncóloga estuvo acompañada por Martí Domínguez, autor del prólogo y director de la revista Mètode; Daniel Almenar, jefe de Oncología del Hospital Doctor Peset, y Manolo Gil, en representación de la editorial Vincle. El libro ha sido ilustrado por Jaume Pallardó, premio Ciutat de València del Còmic 2012.

La divulgación y el relato se entrelazan a lo largo de noventa páginas para contar una historia de «oncología divulgativa» —como lo ha llamado la autora— que plantea debates presentes en el día a día de cualquier paciente oncológico. Uno de los más relevantes es el relacionado con la información: ¿Les molesta a los médicos que se pida una segunda opinión? ¿Conviene que los familiares escondan información a la persona enferma? ¿Qué preguntas se pueden hacer a los oncólogos? Según explica la autora, la información es algo vital a la hora de pasar por un tratamiento. Es muy importante que los médicos faciliten direcciones de referencia a los pacientes para evitar las respuestas poco fundamentadas del «Doctor Google». El proceso de la enfermedad requiere la toma de decisiones trascendentales y, para poder hacerlas de la manera más acertada, hay que hablar del cáncer abiertamente y disponer de la máxima información posible.

El cáncer no es una batalla

Clar i ras. Parlem del càncer, hace una llamada a romper las metáforas y los eufemismos que construyen una imagen de la enfermedad que se puede volver en contra de los pacientes, como explica Susan Sontag en su libro La enfermedad y sus metáforas. Según Royo, igualar el cáncer a una lucha puede resultar punitivo para el paciente porque la evolución del diagnóstico no depende directamente de la actitud del enfermo. De esto también habló Daniel Almenar, de la necesidad de dejar de hablar del cáncer como si fuera un conflicto bélico entre el paciente y su cuerpo. El cáncer es una enfermedad, no tiene ni buenas ni malas intenciones por lo tanto no se tiene que demonizar algo con lo que el paciente tiene que convivir, puesto que esto implica responsabilizarlo sobre un proceso que no está a su alcance. Además, la concepción del cáncer como una lucha también implica igualar la victoria con la supervivencia y la derrota con la muerte.

Por otro lado, hay que ser consciente que el cáncer no siempre es sinónimo de muerte. Àngels Royo explica que el descubrimiento de dianas terapéuticas y los adelantos en la investigación de la inmunoterapia permiten concretar los tratamientos y aumentar el beneficio para el paciente. Aun así, los tratamientos más conocidos como la quimioterapia o la radioterapia continúan dando resultados positivos, sobre todo si se combinan con las otras terapias.

Según indica un informe de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer es una de las primeras causas de mortalidad en el mundo, con mayor incidencia de los cánceres de pulmón, colorrectal, estómago y de hígado. El informe explica que en 2018 se produjeron aproximadamente 9,6 millones de muertes relacionadas con tumores en el ámbito global. Estas cifras indican que todavía hay mucho camino por recorrer. Según la SEOM, la incidencia del cáncer aumentará de los 18,1 millones de nuevos diagnósticos en 2018 a los 29,5 millones en 2040.

A pesar de ello, tal y como explica la autora en el libro, no podemos hablar del cáncer como la epidemia del siglo XXI, porque, en primer lugar no es una dolencia infecciosa, y además, hay que tener en cuenta otros factores importantes que determinan el aumento de las cifras de incidencia como son la mejora de las técnicas diagnósticas y el envejecimiento de la población.

Romper mitos

Los expertos destacaron durante la presentación que en el proceso del cáncer y en su tratamiento participan muchas personas: médicos, farmacéuticos, enfermeros, psicólogos, pacientes, familias… Es una situación muy dura, a veces agotadora, en la que se atraviesan estados emocionales muy diferentes e intensos que transforman la percepción y la forma de relacionarse con el entorno. Junto a la fuerza desmesurada necesaria para continuar adelante se sitúa también el miedo. El miedo al sufrimiento, a la muerte, al propio miedo… Esta emoción tan compleja no se va nunca, pero incluso en este proceso se puede disfrutar de la vida.

Pero para poder disfrutar de estos momentos hay que disuadir el miedo y comunicar aquello que sentimos. Por eso libros como Clar i ras. Parlem del càncer son esenciales para motivar que las relaciones entre los médicos y las familias se vuelvan más próximas y de mayor confianza. Con el libro, Àngels Royo da un paso adelante para generar mejores relaciones con la enfermedad, con nosotros mismos y con los encargados de gestionarla en el hospital y en casa. En definitiva, para construir, entre todos, una oncología más consciente y más humana.

© Mètode 2020
Estudiante de Periodismo de la Universitat de València.